Unbenanntes Dokument
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance"

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #1

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Antes que nada quiero hacer llegar mis deseos de un Feliz y Próspero Año 2019 a todos los compañeros del foro.

La razón del título tiene que ver con una navaja para electricistas y guardalíneas TL-29 (Tool for Lineman-29) del US Army que encontré hace unos años bastante abusada y su relación con la operación mencionada (que tuvo como final la muerte del almirante japonés Isoroku Yamamoto durante la II GM ) donde las antenas de escucha y comunicaciones tuvieron una importancia de primer orden.
Esta navaja fue distribuida ampliamente en el ejército americano durante la segunda guerra mundial y posteriormente, suministrada en un estuche de cuero conjuntamente con una pinza. El estuche iba marcado "Pouch Type CS-34 - Signal Corps US Army, o sea dirigido a los electricistas del cuerpo de señales del ejército. Esta navaja es descendiente de la navaja del cuerpo de señales suministrada en la primera guerra mundial que era algo mas pequeña, y hay quienes afirman que la adopción del nuevo modelo corresponde a 1929 (por el nro. 29) siendo que en los años 20 y 30 habían fabricadas navajas muy similares.
Yendo a la navaja en si, se trata de una pieza de dos hojas de acero al carbono, la hoja principal tipo "spearpoint" y la secundaria es un destornillador que incluye una muesca corta/pelacables con bloqueo linerlock. En esta pieza precisamente algún iluminado se le ocurrió eliminar la punta del destornillador - haciendo filo a la hoja - por lo que cuenta con dos hojas de corte. El largo es de 95 mm cerrada, cachas de madera, separadores, liner y pines en bronce (que más avanzada la guerra se sustituyeron por acero al carbono) anilla y bolsters de acero al carbono.
Lleva el cuño de Kutmaster - Utica N.Y. Made in USA, pero fué realizada por infinidad de fabricantes - entre ellos Camillus, Pal, Ka-bar, Remington, Schrade, Robeson, Union cutco. Generalmente llevaba marcada la inscripción TL-29 estampada en la madera, pero también la llevaba pintada - como en este caso, en que se ha borrado con los años y el uso.

Sin más palabras, van las fotos:










Dos Kutmaster con la inscripción original TL-29 pintada



Una navaja TL-29 junto con el estuche y la pinza original de suministro



Espero que les haya gustado, después la seguimos..
Un saludo
Última Edición: 2 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: CLASIFICADOR 1, Yojaimaferrum

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #2

  • CLASIFICADOR 1
  • Avatar de CLASIFICADOR 1
  • Fuera de línea
  • Administrador
  • EL QUE PONE LAS COSAS EN SU SITIO
  • Mensajes: 1536
  • Gracias recibidas 440
Antes de nada feliz 2.019 compañero.

Menudo post Juan... y menuda navaja. Ese mismo modelo lo he visto en este foro de Camillus. No recuerdo qué compañero la posteó.
Por favor, continua con el relato.
"Bendito sea el Señor, mi Roca, que adiestra mis manos para la guerra, mis dedos para la batalla"
Salmo 144:1-15
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #3

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
CLASIFICADOR 1 escribió:
Antes de nada feliz 2.019 compañero.

Menudo post Juan... y menuda navaja. Ese mismo modelo lo he visto en este foro de Camillus. No recuerdo qué compañero la posteó.
Por favor, continua con el relato.

Gracias por pasar y comentar Carlos!!! Estas viejas damas siempre tienen historias para contarnos.
Algo más sobre el fabricante de la navaja:

El nombre comercial "Kutmaster" se usó por primera vez en 1937. La empresa matriz, Utica Cutlery of Utica, New york, ha estado produciendo cuchillos, máquinas de afeitar rectas y otros cubiertos desde 1910. (Antes de eso, la empresa había producido ataúdes y bóvedas bajo el nombre de Utica Burial Case Company.) La sede de la compañía todavía se encuentra en la ubicación original de 820 Noyes Street hasta el día de hoy. Durante la Segunda Guerra Mundial, la empresa produjo cuchillos, bayonetas y kits para el ejército de los EE. UU. Bajo las marcas Utica y Kutmaster.
La herramienta MultiMaster se desarrolló a finales de los años 80 y fue una de las primeras herramientas de alicates multiusos para competir con los nuevos productos de Leatherman.
Además de Kutmaster, Utica Cutlery pudo obtener los derechos para comercializar sus multiherramientas con otras marcas famosas como Caterpillar, Browning, Klein y Proto Tools. Los cuchillos y herramientas de estilo económico se importan y comercializan con el logotipo de Mountain Quest.

Utica Cutlery Company fue fundada en 1910 por un grupo de destacados empresarios de Utica. Se consideró que una industria metalúrgica crearía empleo y traería un equilibrio económico al área. La industria primaria en Utica en ese momento era la fabricación de textiles.

La ubicación original de la empresa fue 820 Noyes Street. A lo largo de los años, se hicieron varias adiciones importantes al edificio, pero la dirección sigue siendo la misma. El tamaño actual de la fábrica y la oficina es de aproximadamente 100,000 pies cuadrados.

La compañía ha fabricado continuamente cuchillos de bolsillo desde 1910. En 1918, se agregaron cubiertos de cocina de hoja fija. Durante la Segunda Guerra Mundial, la compañía fabricó bayonetas y piezas de carabina y ganó UTICA el codiciado Ejército-Marina E., así como varios otros premios.

La línea de acero inoxidable se agregó a la línea en 1952 y ha sido fabricada y comercializada continuamente por la compañía desde entonces. El programa de cubiertos se mejoró sustancialmente durante los "mediados de los setenta" con la adición de cubiertos importados. Esto amplió la línea agregando una cantidad de nuevas calidades y puntos de venta.
En 1970, la compañía adquirió la división Walco Stainless de Voos Industries. WALCO es un jugador importante en la industria de hoteles / restaurantes y proporciona una gama completa para el mercado institucional. WALCO es una división independiente de Utica Cutlery Company que atiende el mercado institucional.
Hoy en día, la división KUTMASTER de Utica fabrica e importa una amplia gama de cuchillos de bloqueo de bolsillo, de bloqueo, de hoja fija y de forro. KUTMASTER posee patentes sobre varias herramientas multipropósito que se fabrican en Utica, Nueva York. Además de los cuchillos plegables, se ofrece una amplia variedad de juegos de cuchillería y picnic en las configuraciones de juego y kit. La división KUTMASTER presta servicios al mercado de artículos deportivos, así como a la industria de hardware y especialidades publicitarias. Un número de productos se fabrican en Upstate NY bajo acuerdos de etiqueta privada para una amplia gama de clientes.



La planta de Utica


Sede original de la planta en Noyes Street - Utica NY


La navaja de la historia junto a un viejo compañero de correrias


Comenzamos con la historia - para lo cual me voy a guiar por el relato que hace el capitán Luis de la Sierra, seguramente conocido por muchos de los compañeros foristas - aunque hay varias versiones dando vueltas por ahí.

Nos encontramos en Guadalcanal, y es la tarde del 17 de abril de 1943, mientras algunos aviones japoneses atacan el aeródromo de Henderson y cae un fuerte chubasco sobre las cabañas donde se aloja el Cuartel General norteamericano, el mayor John Mitchell – comandante del escuadrón de caza N° 339 – está terminando de leer el siguiente mensaje:

“Washington.
Máximo secreto.
Del Secretario de Marina al Jefe de control Caza Henderson:
Almirante Yamamoto acompañado Jefe Estado Mayor y siete oficiales Armada Imperial salió de Truk esta mañana en visita inspección bases Bougainville a bordo de dos “Betty” escoltados por seis “Zeros”. Probable escolta honor Kahili. Llegada Rabaul 1630 horas, donde pasará noche. Saldrá alba para Kahili donde llegará 0945. Almirante embarcará allí destructor para revistar unidades contaalmirante Tanaka.
Escuadrón 339° de P-38 debe a toda costa alcanzar y destruir Yamamoto y Estado Mayor en mañana 18 abril. Dieciocho depósitos adicionales llegarán de Port Moresby anochecida diecisiete. Inteligencia subraya extremada puntualidad almirante. Presidente concede máxima importancia esta operación.
Comunique inmediatamente resultados a Washington
Frank Knox
Secretario Estado Marina
Documento ultrasecreto para destruir después ejecución sin copia ni archivo.”

Al terminar la lectura de este insólito documento, el mayor Mitchell notó que le temblaban las manos. Porque aquel despacho era la sentencia de muerte del Almirante Yamamoto, firmada por Frank Knox, y con el visto bueno del presidente Roosevelt. Y él iba a ser su verdugo.


Continuará...
Un gran abrazo
Última Edición: 2 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #4

  • lafiloalegria
  • Avatar de lafiloalegria
  • Fuera de línea
  • Veterano
  • Simple disfruta tu vida
  • Mensajes: 297
  • Gracias recibidas 129
La tl 29 es una navaja mítica donde las haya. Poseo una marcada Camillus NY y siempre que la muestro no deja indiferente .
Mis más tremendos saludos al maestro del enlace y desenlace navajero. Y feliz año
"Caminante no hay camino se hace camino al andar"
Antonio Machado
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #5

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
lafiloalegria escribió:
La tl 29 es una navaja mítica donde las haya. Poseo una marcada Camillus NY y siempre que la muestro no deja indiferente .
Mis más tremendos saludos al maestro del enlace y desenlace navajero. Y feliz año

Agradezco muy sinceramente tus comentarios y saludos Amigo!! y te digo que puedes mostrar aqui tu TL-29.
Sigo con otro tramo de la historia

Retrocedamos un poco en el tiempo y cambiemos el calor de Guadalcanal por el frio de Unalaska, una de las mas de 70 islas que forman el cinturón de la Aleutianas.
Allí, sobre los desnudos y nevados acantilados que cierran Duch Harbor, el mejor puerto natural de las Aleutianas, se alzan siete antenas radiotelegráficas de treinta metros de altura conectadas con el puesto de interceptación norteamericano mas próximo al archipiélago japonés, para lo que habían estado trabajando los técnicos de la brigada de comunicaciones seguramente utilizando sus TL-29.



Esta estación sorprendió, a las 0636 de la mañana del 14 de abril un mensaje cifrado procedente de Truk que llevaba el indicativo secreto del buque insignia del Almirante Yamamoto: el flamante acorazado de 68000 toneladas Musashi.
Dutch Harbor lo retransmitió a Washington como de costumbre, donde fue descifrado (americanos e ingleses habían descifrado casi todo el código JN-25 ya desde diciembre de 1941) traducido y entregado a eso de las once de la mañana, a Frank Knox – Secretario de Estado de la US Navy. El mensaje informaba a varios mandos afectados sobre la visita de inspección de Yamamoto a las bases avanzadas japonesas en las Bismarck y las Salomón y había sido captado también por varias antenas de escucha instaladas por los americanos en el Pacífico.
El mensaje una vez traducido decía más o menos lo siguiente:

Para: Comandante de la Base de la 1.ª Flotilla Aérea Comandante de la Base de la 11.ª Flotilla Aérea Comandante de la Base de la 26.ª Flotilla Aérea Comandante del 958.º Destacamento Aéreo Comandante de la Unidad de Defensa de Ballalae
De: Comandante en Jefe de la 8.ª Flota, Área de la Flota del Sureste.
Información: Comandante en Jefe de la Flota Combinada
El Comandante en Jefe de la Flota Combinada, inspeccionará RXZ, RXE y RXP en "SETSUA" como sigue:
Para Comandante de la Base de la 1ra Flotilla Aérea (Kalhiki), Comandante de la Base de la 11.ª Flotilla Aérea, Comandante de la Base de la 26ª Flotilla Aérea, Comandante del 958.º Destacamento Aéreo y Comandante de la Unidad de Defensa de Ballalae,
De: Comandante en Jefe de la 8ª Flota, Área de la Flota del Sureste.
Motivo: Comandante en jefe de la Flota Combinada.
A las 06:00 (hora japonesa) sale de RR en "CHUKO"( Bombardero Mitsubishi G4M Betty para los estadounidenses), con escolta de seis cazas. A las 08:00 arribará a RXZ A las 08:40 arribará a RXE en cazasubmarinos (el comandante de la 1.ª Base hará los arreglos para aprestar el cazasubmarino). A las 09:45 partirá de RXE en el mismo Cazasubmarinos. A las 10:30 arribará a RXZ (En RXZ habrá un "Daihatsu" disponible y en RXE una lancha motora para el transporte.) A las 11:00 partirá de RXZ en "Chuko". A las 11:10 arribará a RXP
Almuerzo en el Cuartel general de la 1ª Base Aérea, ofrecido por el Comandante del 26º Escuadrón Aéreo y por Oficiales Superiores.
A las 14:00 partirá de RXP en "Chuko" A las 15:40 arribará a RR
2. Cada unidad presentará el esbozo del plan general después del informe verbal sobre las condiciones actuales, los miembros de la unidad serán inspeccionados (será visitado el 1er Hospital de Campo).
3. El oficial comandante de cada unidad deberá vestir el uniforme de desembarco con condecoraciones.
4. En caso de mal tiempo, será pospuesto un día.

Fin del mensaje.



Frank Knox pensó que tal vez el destino había querido poner en sus manos la vida de aquel almirante japonés - precisamente el hombre mas aborrecido de los Estados Unidos, el responsable del desastre y la humillación de Pearl Harbor. Llamó al general Arnolds, jefe de la Fuerza Aérea del Ejército y ambos estudiaron las posibilidades de derribar el avión de Yamamoto. La distancia entre el aeródromo de Henderson, y el de Buin, donde Yamamoto aterrizaría era de unas 435 millas marinas – haciendo una derrota conveniente para evitar detección enemiga -. Los cazas de la Armada no podrían llegar hasta allí y regresar partiendo de Guadalcanal, pero los bimotores Lightning (P-38) del ejército si – con tal que llevasen depósitos adicionales de gasolina.
Arnold llamó en consulta a Charles Lindbergh, el ya legendario conquistador del Atlántico Norte a bordo del “Spirit of St. Louis”, que por ese entonces era consejero de vuelos a larga distancia y a Franck Meyer de la Lockheed – casa constructora de los aviones.
Por su lado Knox consultó con el almirante Chester Nimitz y con el almirante William Halsey a cargo de la flota del Pacifico, quienes dieron su visto bueno.
Poco después de estas conversaciones, la Operación Venganza tomó forma y fue puesta en práctica.

Continuará,
Un gran abrazo

La pista del aeródromo de Henderson, en Guadalcanal, año 1942.


El almirante Yamamoto saluda poco antes de iniciar su último viaje
Última Edición: 2 meses 1 semana antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #6

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Continuando con la historia:

Tres B-17 salieron de Australia para llevar a Henderson dieciocho depósitos lanzables y otros tantos auxiliares destinados a los P-38 que tomarían parte en el ataque a los aviones de Yamamoto , llegaron a Henderson a las 21 horas de ese mismo dia.
En este aeródromo se trabajó toda la noche en la preparación de los cazas designados para la operación – cuatro de los cuales atacarían a los dos “Betty” japoneses y los otros catorce les darían protección contra los Zeros de la escolta. Para poder llegar a las cercanías del aeródromo de Kahili dos horas y quince minutos después de la salida, tendrían que despegar de Henderson a las 0720 del 18 de abril.
Durante el despegue, a uno de los P-38 se le reventó un neumático y otro tuvo que regresar poco después debido al mal funcionamiento del depósito auxiliar de combustible. Los 16 cazas restantes al mando del mayor Mitchell remontaron sin novedad y desaparecieron sobre el “Iron Bottom”. Exactamente ochenta minutos antes había despegado de Rabaul la formación que trasladaba a Yamamoto, su conocida puntualidad iba a resultarle fatal.
Tras un vuelo sin incidencias efectuado a diez metros de altura sobre las olas, los aparatos norteamericanos se aproximaron a la costa de Bougainville hacia las nueve y media de la mañana. Ya se disponían a tomar altura cuando descubrieron una formación en V de aviones japoneses. Arrojaron al mar los dispositivos auxiliares trincados bajo el fuselaje y no dudando sobre la identidad de aquellos aparatos tomaron altura y poco después se lanzaron al ataque.
Cuando fueron descubiertos por los Zeros, ya estaban a una milla de los bombarderos nipones, en uno de los cuales viajaba efectivamente el almirante Isoroku Yamamoto, en el otro, su jefe de estado mayor vicealmirante Matome Ugaki.
Cedamos ahora la palabra a Ugaki, que después, al final de la guerra se convertiría en el último kamikaze.
“Alcanzamos la costa occidental de Bougainville y sobrevolamos la selva a unos 600 metros de altura. Nos quedaban quince minutos de vuelo. De pronto los motores rugieron con mas fuerza y nuestro bombardero picó en seguimiento del que le precedía. Estábamos ya sobre las islas y bajamos a escasos sesenta metros de altura. No sabíamos lo que pasaba, y escudriñamos el cielo para ver si la maniobra se debía a la aparición de cazas enemigos.
Nuestros Zeros habían avistado un grupo de unos 20 aviones enemigos que se aproximaban desde el sur y picaron hacia los bombarderos para advertirnos. Fue entonces que los pilotos descubrieron a los aviones americanos y se dirigieron hacia el mar. Tan pronto nivelamos, los tripulantes ocuparon sus puestos de combate y en aquel momento nuestra escolta atacó al grupo enemigo, compuesto por aparatos P-38, perfectamente reconocibles. Pero éstos numéricamente superiores pasaron por encima de nuestros cazas y continuaron su picado hacia los bonbarderos. El nuestro viró bruscamente 90° y observé que el navegante tocaba el hombro del piloto para advertirle que los enemigos se aproximaban.

Durante un momento perdí de vista al avión de Yamamoto, luego lo divisé a la derecha, bastante lejos. Vi con horror que volaba a ras de los árboles de la selva, arrumbado hacia el sur y que grandes llamaradas de color naranja envolvían las alas y el fuselaje. Se alejaba de nosotros dejando tras de sí una gran estela de humo negro y perdía altura rápidamente. Sobrecogido, quise señalárselo al capitán de fragata Muroi, que se sentaba detrás de mí, pero no pude articular palabra y hube de agarrarle por el hombro para acercarle a la ventanilla. Vimos que el avión del almirante ardía ya como una tea. Después, nuestro aparato se inclinó bruscamente. Las balas trazadoras nos silueteaban y el piloto hacía esfuerzos desesperados por evitarlas. Traté de volver a ver el avión del almirante, pero lo único que pude distinguir fue una columna de humo negro que ascendía de la selva. Ya no me quedó esperanza alguna sobre la suerte corrida por nuestro querido jefe.
Mientras observaba, sobrecogido aquella pila funeraria, nuestro piloto arrumbó hacia punta Moila. Pronto volvimos al mar y observamos los combates aéreos que se desarrollaban sobre el lugar donde había caído el avión de Yamamoto. Pero varios cazas se destacaron para perseguirnos y vi a un plateado P-38 en forma de H acercarse rápidamente hacia nosotros.
Nuestras ametralladoras dispararon, pero no pudieron alcanzarle. Brillaron los fogonazos del P-38 y nuestro bombardero se estremeció al impacto de los proyectiles.
Varios miembros de la dotación murieron entonces, y el capitán de fragata Muroi cayó de bruces con los brazos extendidos. Delante de mí, el piloto trataba de mover la palanca para amerizar, pero los mandos no respondían, entones corto el encendido de los motores y nos estrellamos en el mar. Salí proyectado de mi asiento, aturdido pero indemne y sentí la presión del agua que entraba por el fuselaje pues el avión se hundía rápidamente.
Creí que había llegado el fin y murmuré una plegaria….”


La seguimos...
Un abrazo

Yamamoto conocía muy bien la capacidad de EEUU (había pasado un par de años estudiando en Harvard a principios de los años 20). En esta foto aparece con el secretario de Marina Curtis Wilbur entre los años 1924-29



Uno de los aviones P-38 acaba de asestar el golpe de gracia al bombardero donde viajaba Yamamoto
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #7

  • Dai-Katana
  • Avatar de Dai-Katana
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 1915
  • Gracias recibidas 370
Otro fantástico relato Juan .

El último cuadro es de lo más realista !
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 2 semanas antes #8

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Muy agradecido por tu presencia y comentarios como siempre Manuel!! Verdaderamente la imagen es espectacular, y la elegí precisamente por eso, aunque hay unos cuantos grabados sobre esa intervención aérea. Me alegra que la historia vaya resultando agradable.

Antes de seguir, algo más sobre la TL-29
Un diseño de la actualización de la navaja en 1942 donde se indican algunas modificaciones al diseño, resulta muy esclarecedor, pues indica todas las modificaciones que se han realizado, se puede ver que:
Issue A, o sea la primera edición fue en 1919
Issue B, una revisión general en 1930
Issue C, modificación del largo de la hoja principal, de la hoja del destornillador y los bolsters, en 1938
Issue D, se elimina el escudo con la denominación TL-29, año 1942


La navaja de la época de la guerra junto con otra fabricada por Camillus, que lleva el cuño utilizado entre los años 60 y mediados de los 70.




Un gran abrazo y después la seguimos
Última Edición: 2 meses 1 semana antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #9

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Retomando el desarrollo de la historia....


Hasta aquí lo que nos contaba el vicealmirante Ugaki, que pudo salvarse del fulminante ataque de los P-38, junto con el comandante Kitamura y el piloto del aparato, todos los demás perecieron. Además de los dos bombarderos los japoneses perdieron un Zero. Por parte americana, un P-38 fue derribado y dos resultaron con averias y tuvieron que regresar con un solo motor, realizando aterrizajes de emergencia.
Una patrulla militar japonesa guiada por nativos halló en la espesura de la selva el abrasado avión de Yamamoto. El cadáver del almirante se encontraba a cierta distancia de los calcinados restos del aparato y todavía conservaba entre sus crispadas manos su espada samurái. El suyo y el del contraalmirante Takata eran los únicos cadáveres reconocibles, todos los demás estaban carbonizados. El jefe de la Escuadra Combinada había recibido un disparo en la cabeza y tres en la espalda – muriendo instantáneamente con toda seguridad, antes que el bombardero se estrellara.
Los once cadáveres recogidos fueron llevados en parihuelas de bambú hasta Buin desde donde una corbeta los trasladó a Bougainville, donde fueron incinerados. El acorazado Musashi (el mayor del mundo junto con el Yamato) y que habias sido su buque insignia trasladó posteriormente las cenizas de Yamamoto al Japón donde la noticia de su muerte causó una impresión inmensa. Dichas cenizas fueron repartidas en dos urnas, una de las cuales quedó depositada tras un gran funeral en el que participó casi toda la población de Tokio, en el cementerio de Tamabuchi, cerca de la tumba del almirante Togo. La segunda marchó a Nagaoka, la ciudad natal de Yamamoto, y colocada sobre un plinto junto con su espada y su uniforme blanco – aquel que por consejo de sus subordinados había dejado en Rabaul para no llamar la atención del enemigo durante la gira.
La “Operación Venganza” fue un grave error de los americanos, porque aunque se guardó en la mas absoluta reserva, levantó en los japoneses la horrible sospecha de que las claves de la Teikoku Kaigun habían sido rotas por el enemigo y efectuaron modificaciones que complicaron futuras detecciones.
Los americanos para dar cobertura a la operación lanzaron la idea de que observadores civiles en las islas Salomón habían observado la formación japonesa informando por radio a la USS Navy.
De todas maneras la operación no estuvo excenta de discrepancias entre los pilotos que se disputaron la primacía del derribo de Yamamoto, ya lo veremos...
Un abrazo

Yamamoto y Ugaki poco antes de iniciar la gira de inspección

Los restos del bombardero que transportaba a Yamamoto en la jungla

Hoy día


Unos americanos en 1980 en el fuselaje del avión


Las cenizas de Yamamoto regresan a Japón a bordo del superacorazado Musashi



Un video sobre Yamamoto
https://www.documaniatv.com/historia/la-misteriosa-muerte-del-almirante-yamamoto-video_15605bb94.html
Última Edición: 2 meses 1 semana antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #10

  • Rommel
  • Avatar de Rommel
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • El Zorro del Desierto
  • Mensajes: 2966
  • Gracias recibidas 1718
He estado unos días un poco alejado de todo, y cuando me vuelvo a conectar al mundo virtual voy y me encuentro con esto... ABRUMADOR Juan, absolutamente abrumador el post.

Mi pequeña aportación:







Abrazos virtuales Juan, desde el otro lado del Atlántico.
"No me saques sin razón, ni me envaines sin honor"
CAFE
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #11

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Una vez mas debo agradecer tu presencia y tus comentarios siempre estimulantes Paco!!! Verdaderamente la TL-29 además de ser una navaja icónica, nos trajo una historia muy interesante y hasta se podría decir poco conocida. La que tu muestras, en estado impecable, lleva el cuño utilizado por Camillus a partir de 1989.
Un gran abrazo, y ya sigo

Como comentaba más arriba, después de la guerra, cuando se comenzó a saber sobre la Operación Venganza, se produjo un agrio enfrentamiento entre dos de los pilotos del escuadrón de los cuatro P-38 que tenían asignada la misión de derribar a Yamamoto. Thomas Lanphier y Rex Barber afirmaron haber sido los que efectuaron los disparos que derribó al bombardero del almirante. Inclusive Lanphier llegó a escribir un artículo que fue publicado en Selecciones:

YO DERRIBE A YAMAMOTO

Thomas Lanphier


Era un día inquieto y lluvioso en el cementerio de Arlington, en los alrededores de Washington, y el viento frío jugaba con la bandera que envolvía el féretro de mi hermano. Ante la tumba nos habíamos congregado, mis padres, mi otro hermano, Jim, y yo. Cuatro años hacia que había terminado la segunda Guerra Mundial, pero acababan de traer de la zona del pacifico sur el cadáver de mi valeroso hermano menor, Charles. Mientras escuchaba las palabras del capellán, pensé en la extraña manera en que la vida de mi hermano y la mía se enlazaron en una remota isla del archipiélago de las Salomón (la siniestra Boungaville de forma de violín) y con un hombre a quien ni el ni yo vimos jamás: el Almirante Isoroku Yamamoto, comandante en jefe de la Marina Imperial Japonesa.

Cuando el ataque a Pearl Harbor comprometió a los Estados Unidos en la guerra, fue casi inevitable que Charlie y yo nos hiciéramos aviadores, pues nuestro padre había sido uno de los primeros oficiales de la Fuerza Aérea en la Primera Guerra Mundial. Charlie estaba haciendo los cursos de piloto de caza con la Infantería de Marina cuando a mi me mandaron a Guadalcanal con una escuadrilla de cazas P-38 del ejercito. Un día de marzo de 1943, al regresar de una patrulla de combate, oí en la radio una voz conocida. ¡Era Charlie¡ Estaba también en el aire sobre Guadalcanal, de regreso de una misión.

En las semanas siguientes nuestros caminos se cruzaron con frecuencia. Una vez hasta combatimos contra la misma formación de zeros; en otra ocasión ayude a salvarlo porque tuvo que saltar en paracaídas sobre la isla de Santa Isabel, también de las Salomón. Pero esa es otra historia.


Por la tarde del 17 de abril de 1943 recibí ordenes de presentarme en el refugio de operaciones de Henderson Field. Llegue con el mayor John Mitchell, jefe de la escuadrilla de combate 339 y primer as de la aviación en Guadalcanal. Apenas entramos en el guardado refugio comprendimos que ocurriría algo muy importante, pues allí estaban todos los mas importantes jefes de la isla.
Un comandante de la Infantería de Marina, con expresión grave, nos paso un cable marcado con la palabra "secreto".
"Yamamoto y su estado mayor llegarán a Boungaville por aire abril 18" decía el despacho. "La escuadrilla 339 debe hacer máximo esfuerzo interceptar y destruir. El Presidente atribuye suma importancia a esta operación". El mensaje explicaba enseguida que Yamamoto y los suyos irían escoltados por seis zeros, y daba el itinerario detallado del vuelo. Estaba firmado "Frank Knox" (el secretario de marina de los Estados Unidos).

¡Con razón estaba tenso el ambiente¡ Yamamoto no solo era el jefe de la marina japonesa sino el forjador del alevoso ataque contra Pearl Harbor, que inutilizó la flota norteamericana del Pacifico y mató a unas dos mil personas. Mitchell y yo nos miramos. Boungaville quedaba a 500 kilómetros de distancia, y en Guadalcanal los únicos aviones que tenían suficiente autonomía de vuelo para poder interceptar a Yamamoto eran nuestros Lockheed Lightning.

Yamamoto tenía entonces 59 años. Era un hombre fornido, de rostro de piedra, artífice de la moderna Marina Japonesa. Perfeccionó las técnicas de combate nocturno y los torpedos, que tantos buques costaron a nuestras fuerzas. Como precursor de la aviación, ayudo a perfeccionar el mortífero avión de caza zero, y su confianza en el portaaviones favoreció la revolución de la guerra naval.

Por ironía del destino, Yamamoto era un gran admirador de los Estados Unidos. Había sido un brillante alumno de la Universidad de Harvard, y muy querido cuando fue agregado naval en Washington; hablaba el ingles correctamente, le gustaban el poker y el béisbol; en fin, los círculos ultra militaristas japoneses lo consideraban tan amigo de los Estados Unidos que alguna vez amenazaron con asesinarlo. A pesar de todo, cuando el Ejército obligó al Japón a entrar en guerra con los Estados Unidos, Yamamoto dirigió la Marina con su peculiar habilidad y devoción.

El acuerdo de atacar el avión en que viajaba, no se tomó a la ligera. Se había presentado aquella oportunidad gracias a una circunstancia que se guardó como uno de los mayores secretos de guerra: los criptógrafos norteamericanos habían logrado descifrar la clave japonesa lo que nos permitía enterarnos de los mensajes cifrados del enemigo. Cuando se supo que Yamamoto se pondría al alcance de nuestros aviones, se consultó con el presidente Roosevelt, lo mismo que con el jefe de la marina, Almirante Ernest King. Derribar al almirante japonés ¿seria una acción de guerra o un asesinato? El quid de la cuestión estaba en la pregunta que hizo el almirante Chester Nimitz: -¿Tiene el Japón con quien reemplazarlo?
Todos estuvieron de acuerdo que no tenia sustituto, puesto que Yamamoto era un elemento vital para el esfuerzo bélico del enemigo, había que eliminarlo.


En el refugio de Guadalcanal se discutió vivamente cual seria la mejor manera de llevar a cabo este cometido. Yamamoto debía llegar a la gran pista de aterrizaje de Boungaville, a las 09:45 de la mañana siguiente. Resolvimos finalmente interceptarlo en su vuelo diez minutos antes, en un punto situado a 55 kilómetros al Norte. Aquello era correr un albur muy grande, pues solo contábamos con 18 aviones para la operación, mientras que los japoneses tenían más de 100 en Kahili. Además, aun con depósitos adicionales de gasolina, no podríamos llevar suficiente combustible para permanecer mucho tiempo sobre la zona del objetivo. Para contar con una remotísima probabilidad de buen éxito, era necesario ejecutar la misión con precisión cronométrica.

Poco después en una colina cubierta de hierba, cerca del aeródromo, el mayor Mitchell nos dio instrucciones:
- Despegaremos a las 07:25 -nos dijo- . Mi escuadrilla, con 14 aviones, permanecerá a 6.000 metros para hacer frente a los cazas de Kahili. La escuadrilla Lanphier, con cuatro aviones, volara a 3.000 metros para interceptar la formación de Yamamoto.

Un oficial de inteligencia del ejercito recalco que Yamamoto era muy importante para la marina japonesa, y que su perdida seria un golpe gravísimo para el espiritu de combate del enemigo - Es un amante de la perfección -agrego el oficial- nuestro servicio secreto insiste en la puntualidad del almirante. Es preciso que ustedes también sean puntuales.

El domingo 18 amaneció un día claro, pero húmedo en Guadalcanal. Al rodar sobre la embarrada parrilla de acero de la pista alcance a ver a mi compañero de ala, teniente Rex Barber, que me hacia un ademán de saludo y me sonreía. Exactamente a las 07:25, Mitchell rodó por la pista y despego. Barber y yo lo seguimos
pero a uno de los otros dos aviones de mi grupo se le reventó un neumático en la pista; y en el segundo, los depósitos del fuselaje no estaban alimentando debidamente el combustible. Se acababa de iniciar la misión y ya habíamos perdido dos aviones.

Mitchell ordenó a su segundo elemento -los tenientes Besby Holmes y Raymond Hine que pasaran a mi grupo. Así todos pusimos proa al norte, volando a ras de las olas para evitar ser descubiertos por el radar del enemigo. Describíamos un arco en zigzag en dirección de Kahili.


Volando bajo el ardiente sol de la mañana, nuestra apretada formación de 16 Lightnings mantenía la radio en absoluto silencio. Durante casi dos horas no vimos tierra. Yo sentía el miedo que se siente siempre antes de entrar en combate. En casi cien misiones de guerra había aprendido que hay diversos grados de valor; unos días un piloto esta más dispuesto que otros a arriesgar la vida. Esta vez yo sentía que todos estábamos dispuestos a arriesgarlo todo.
Al fin divisamos las Islas del Tesoro en el horizonte, al noroeste, y en seguida, Boungaville, gran isla cuya enmarañada selva llegaba hasta el borde del agua. Cuando cruzamos la línea de la costa, Mitchell empino la proa de su avión para encabezar el ascenso de su escuadrilla hasta 6.000 metros de altura, y yo seguí con mi grupo hacia el nivel de 3.000 metros. Mire el reloj de mi tablero de instrumentos: eran las 09:33 de la mañana.
Las 09:34...un minuto para llegar al objetivo. Mientras subíamos tendí la mirada por la inmensidad del cielo, pero no se veía nada, fuera de unas pocas nubes cúmulos. Seguramente los aviones japoneses que llegaban o salían de Kahili nos descubrirían en cualquier momento. ¿Dónde estaba el puntual almirante?

Instantes después un piloto de la escuadrilla de Mitchell rompió el silencio. -avión enemigo Altura a las diez (esto es, que el avión descubierto va mas alto con relación al descubridor, y en esa posición de las agujas del reloj).
En efecto, en la lejanía apareció una formación de puntos en V. Cuando se fueron acercando pude identificarlos: eran dos bombarderos bimotores enemigos escoltados por seis zeros. Mi reloj señalaba las 09:35. El almirante cumplía su horario con toda precisión y nosotros también. El esfuerzo concentrado de incontables personas nos había llevado a este punto preciso del vasto Pacifico. Ahora todo correría por nuestra cuenta.


Dejé caer los voluminosos depósitos del fuselaje y me prepare para atacar. Delante y arriba de nosotros, la formación japonesa venia a nuestro encuentro todavía sin habernos visto. Súbitamente nos fallo la buena estrella: Holmes, guía de mi segundo elemento, no podía soltar los depósitos del fuselaje. Haciendo dar al avión fuertes sacudidas para ver si así se desprendían, se alejó siguiendo la línea de la costa, y su compañero de ala, Hine, no tuvo mas remedio que retirarse con él. Nos quedamos solos Barber y yo para dar la batalla.
Estábamos como a un kilómetro y medio de la formación japonesa y acercándonos velozmente, cuando nos descubrieron los zeros. Soltando sus depósitos de fuselaje, picaron para interceptarnos. El bombardero guía trataba de escapar lanzándose en picado hacia la selva, mientras el segundo se lanzo directamente hacia nosotros. Al arrojarme tras el primero de los bombarderos, tres zeros se me vinieron encima. Tiré de la palanca de mandos para encañonar con mis ametralladoras al primero de los zeros, y estuvimos a punto de chocar antes de que mi ráfaga de balas le cercenara una de sus alas. Giró en el aire debajo de mi, envuelto en humo y llamas. En ese instante, en un ascenso casi vertical di una vuelta, de campana para buscar al bombardero guía que había perdido de vista durante el combate.

El pánico tiene efectos maravillosos en la agilidad de la visión. De un sólo vistazo me di cuenta que Barber peleaba con unos zeros mientras que otros dos cazas enemigos me atacaban a mi. Enseguida vi una sombra verdosa que pasaba sobre las copas de los árboles: era el bombardero que casi las rozaba. Lo seguí, bajando también al nivel de los árboles y empecé a dispararle una larga y continua lluvia de balas. Se le empezaron a incendiar el motor y el ala derecha; en seguida se desprendió ésta y el bombardero se estrelló en la selva.
Mientras tanto, Barber había derribado al otro bombardero sobre el mar . Era hora de alejarnos de allí lo mas pronto posible.

Deslizándome sobre la selva y haciendo zigzags trataba de escapar de los zeros que me perseguían. De pronto me cegó el polvo, sin querer había volado sobre una esquina del aeródromo de Kahili, donde se levantaba la polvareda de un enjambre de cazas japoneses que se apresuraban a elevarse. Volé derecho, atravesé la bahía y Salí al mar abierto; una vez allí, puse al Lightning en ascenso veloz (para eso había sido construido) y poco a poco dejé atrás los zeros.


El vuelo de regreso fue emocionante. A algunos nos había alcanzado el fuego enemigo y a todos nos escaseaba el combustible. Yo aterricé el último en nuestra escuadrilla y tenía vacío el depósito de combustible cuando paré. Una muchedumbre de aviadores, mecánicos y soldados corrieron al avión, me sacaron y me deban palmadas en la espalda, me sentí como un futbolista que acababa de meter un gol.
Barber también había tenido éxito. Además del otro bombardero derribo dos zeros. También perdimos un hombre. Ray Hine , buen amigo y gran aviador.
Esa noche cenamos carne asada, retoños de bambú y cerveza helada, como obsequio del general Collins y recibimos un mensaje del almirante Halsey, jefe de las fuerzas navales norteamericanas en el Pacifico Sur. "Felicitaciones comandante Mitchell y sus cazadores" decía: "parece que uno de los patos que han cazado era un pavo real".

IRONIA DE LA GUERRA.

Solo después de la guerra vinimos a conocer en detalle los resultados de nuestra misión. El bombardero derribado por Barber cayo al mar y los almirantes Ugaki y Kitamura fueron rescatados gravemente heridos. El otro bombardero se halló en la selva, y en su interior, el cadáver del almirante Yamamoto, todavía apretando en su puño su espada ceremonial. Llevaron sus cenizas a Tokio donde millones de japoneses asistieron al entierro oficial: fue la mayor manifestación de duelo nacional desde el funeral en Londres, del Almirante Nelson.

Un mes después de su muerte, Tokio confesó por fin que Yamamoto había perecido; pero mientras duró la guerra, los Estados Unidos no revelaron ningún detalle de lo sucedido. Había para ello dos razones. Por una parte se temía que si se divulgaba el meticuloso cuidado con que se planeó la operación, el enemigo comprendería que su clave había sido descifrada. La segunda razón del silencio oficial me tocaba a mi más de cerca.
Justamente dos meses después del episodio, mi hermano Charlie, que ya se había apuntado cuatro zeros derribados en combate, encabezó un grupo de ocho Corsairs en una incursión para barrer con fuego rasante ese mismo aeródromo de Kahili en Boungaville. Fue derribado casi en el mismo punto donde yo derribé a Yamamoto. Sin embargo, Charlie sobrevivió, y lo mandaron a un campo de prisioneros en Rabaul. Nuestro gobierno no revelo que yo había matado a Yamamoto por temor de que los japoneses tomaran represalias contra Charlie. Mi hermano murió de gangrena, precisamente dos semanas después de que la infantería de marina liberara a los prisioneros.

Mientras permanecía con mi familia bajo la lluvia en el cementerio de Arlington, durante el servicio fúnebre en el entierro de Charlie, sentí más profundamente que nunca la tragedia y la inutilidad de la guerra. ¡Que ironía -pensé- que yo hubiera derribado al almirante Yamamoto sobre Kahili y que Charlie hubiese sido derribado casi en el mismo punto! Me preguntaba, entristecido, si esta humanidad que con su razón se ha abierto hasta la energía atómica, llegaría algún día a la paz genuina.

La seguimos..


Antes de que la disputa sobre el derribo de Yamamoto agriara la relación entre ambos aqui aparece Lanphier a la izquierda, Barber a la derecha , al centro el piloto Holmes que compartió con Barber el crédito por el derribo del avión de Ugaki. Otros tiempos....


Todo el grupo a cargo del mayor Mitchell


Lanphier es condecorado


Con sus padres. (su padre también piloto y con el mismo nombre - Thomas Lanphier Sr - era coronel y llegó a ser oficial de inteligencia del general Marshall) Lanphier Jr habia nacido en Panamá cuando su padre estaba estacionado en la Zona.



El mayor (luego coronel) Mitchell


Un corto video sobre el derribo de Yamamoto con una pequeña entrevista a Lanphier en los años 80
Última Edición: 2 meses 6 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #12

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Continuando con el tema, vamos a escuchar la otra campana:

Una entrevista al Coronel Rex Barber por Blaine Taylor

A principios de abril de 1943, el almirante de Flota Isoroku Yamamoto fue interceptado en el aire por cazas americanos sobre mar abierto y ultimado en un arriesgado ataque. Uno de los hombres que participaron en esta misión fue el Coronel (R) de la US Air Force, Rex T. Barber.

Barber :

En la mañana del 14 de abril de 1943, la inteligencia naval en Hawai interceptó, decodificó y tradujo un mensaje relativo a los movimientos del Almirante Yamamoto y de su plan de inspeccionar las avanzadas de sus tropas estacionadas en Bougainville y las islas Shortlands. El mensaje decía: "A las 06:00 salida desde Rabaul en un bombardero mediano acompañado de seis cazas. A las 08:00 llegada a Ballale saliendo inmediatamente para las Shortlands en un caza-submarinos llegando a las Shortlands a las 08:40...." El resto del mensaje daba detalles menores acerca del viaje, pero lo importante era que sabíamos exactamente cuando llegaría, adónde, y con qué escolta contaba.

El Almirante Nimitz ordenó el ataque decisión que fue respaldada por el Secretario Naval Frank Knox y por el Presidente Franklin D. Roosevelt.



Taylor:

¿Por qué fue seleccionada su unidad por sobre las otras de Guadalcanal para esta misión?


Barber:
Nosotros éramos los únicos que teníamos aviones con el rango suficiente para alcanzar Bougainville, donde Yamamoto había programado aterrizar. La ruta que nuestro comandante, el Mayor John Mitchell había planificado, era de 425 millas mar abierto y al límite de nuestras posibilidades

La marina quería acabar con Yamamoto mientras navegara en el caza-submarinos, después que hubiese aterrizado y mientras estuviera en camino a las Shortlands. El Mayor Mitchell insistió que debía ser abatido en el aire, lo que garantizaría su muerte. Si era atacado en el mar, el podría saltar al agua y sobrevivir al ataque. El Almirante Marc Mitscher aprobó el plan de Mitchell considerando que era lo más apropiado.

El Mayor Mitchell seleccionó al Teniente Tom Lanphier para liderar el grupo de cuatro P38s designados como "Sección de exterminio" . Además de Lanphier, este grupo me incluía (Rex Barber) y a los tenientes Joe Moore y Jim Mclanahan. En total éramos 16 P38s. Cuatro de la sección de exterminio y doce de escolta.

Se esperaba que los japoneses enviaran una Escolta de Honor para el Almirante desde la base de Kahili, pero no lo hicieron.

Al grupo le tomó 2 horas y 25 minutos llegar al punto de intercepción. Casi inmediatamente, Doug Canning, quien era el ala de Mitchell en nuestra cobertura, rompió el silencio de radio para anunciar "bandidos a las 11". Ya estaban aquí, exactamente como estaba programado y a unos 3.500 pies por encima de nosotros en curso directo a la isla Ballale. Nosotros podíamos verlos perfectamente silueteados contra el cielo pero ellos no podían vernos porque nuestros aviones se camuflaban perfectamente contra el agua.

El ataque comenzó cuando Mitchell ordenó a Lanphier y a la sección de exterminio, interceptar a los japoneses mientras él y el grupo de escolta ganaban altura para protegerlos. Comenzamos nuestro ascenso para atacar los dos bombarderos "Betty" y los cazas "Zero" los cuales estaban arriba y detrás de nosotros. La línea de intercepción de Lanphier era de 90 grados a la línea de vuelo de los "Betty" En ese momento, el teniente Besby Holmes, avisa que no puede desprender los estanques adicionales por lo que él y su ala, el teniente Ray Hine nos dejan y giran alrededor de la línea costera mientras Holmes intenta desprender los estanques.

Mientras tanto, los "Betty" comienzan a descender conforme se acercaban a su destino. Hacia la derecha de Lanphier, los "Betty" incrementan repentinamente su nivel de descenso, al igual que los zeros de escolta quienes se deshacen de sus estanques externos. Evidentemente, nos habían visto. Lanphier y yo nos aproximamos a los ""Betty" en un ángulo de 90 grados trepando furiosamente para alcanzar la altitud de los bombarderos. Los tres zeros más cercanos a los "Betty" los cubrirían perfectamente en el momento en que nos aprestásemos a disparar. Seríamos unos blancos perfectos.

Justo antes de girar a la derecha y caer por detrás de los "Betty" para abrir fuego, Lanphier giró en 90 grados a la izquierda y enfrentó a los Zeros. Esta fue una sabia maniobra de su parte ya que me permitió atacar a los "Betty" sin la momentánea preocupación de los Zeros en mi cola. Me invertí abruptamente hacia la derecha para caer tras de los "Betty". Por un segundo tuve ambos "Betty" frente a mí. Así como giré, sólo uno de ellos quedó frente a mí. En ese momento estábamos a no más de 1.000 pies sobre el suelo y el "Betty" incrementaba su picado en un intento de alcanzar el nivel de las copas de los árboles. Mi giro me había dejado levemente a la izquierda del "Betty" y un poco por encima de él y a unas 100 yardas atrás. Abrí fuego apuntando sobre el fuselaje y el motor derecho. Pude ver saltar trozos de la cobertura del motor. Me deslicé directamente detrás del "Betty". Mi línea de fuego pasaba a través de la aleta vertical del bombardero. Un trozo de timón voló por los aires. Me moví a la derecha y continué disparando al motor el cual comenzó a emitir un grueso humo negro. Comencé a alternar mi fuego entre el fuselaje y el motor. Repentinamente, el "Betty se estremeció y casi estrelló su ala derecha. Había disminuido notoriamente su velocidad. Miré a través de mi hombro izquierdo y el "Betty" parecía haber girado en 90 grados y abundante humo negro brotaba de su motor derecho. Yo creo que se estrelló en la jungla. Aunque no lo vi caer, el humo negro indicaba fuego, sin duda.

Taylor:

¿Este era, en su opinión el bombardero que transportaba al Almirante Yamamoto?
En una detallada investigación, que respalda su historia, el autor George Chandler declara: "Una de estas balas mató a Yamamoto, entrando por su mandíbula izquierda
Y saliendo por la sien derecha "... ¿Dónde estaban los cazas japoneses en ese momento?

Barber:

Yo tenía tres Zeros en mi cola en ese momento. Uno de ellos había subido conmigo y estábamos combatiendo. Afortunadamente dos P38s vinieron en mi ayuda y me libraron de ellos. Miré hacia tierra y vi una gran columna de humo negro elevándose desde la jungla. Pensé que éste era el "Betty" que había derribado.

Taylor:

¿Qué pasó con el otro bombardero?

Barber:

Cuando enfilé hacia la costa, vi al Teniente Holmes y al Teniente Hine volando en círculos sobre el agua a unos 1.500 pies y también vi un "Betty" volando muy bajo sobre el agua rumbo al sur. ¡Volaba tan bajo, que sus propulsores iban haciendo olas sobre el agua...! Holmes vio también al "Betty" y junto a Hine, enfilaron hacia él. Holmes comenzó a disparar pero sus tiros dieron en el agua detrás del "Betty". Luego, apuntó mejor y dio en el motor derecho el cual comenzó a emitir vapor blanco. El Teniente Hine también disparó pero sus balas dieron muy por delante del "Betty".

Me lancé también tras el bombardero disparando al motor derecho. Casi inmediatamente el "Betty" explotó y mientras atravesaba el negro humo, un trozo de chatarra golpeó mi ala cortando el turbo-compresor. Otro trozo golpeó la base de la góndola justo bajo mis pies, dejando una gran abolladura.

Taylor:

¿En qué difiere la historia de Lanphier de la suya?

Lanphier dice que cuando enfiló contra los zeros, derribó a uno, luego dice que giró su caza y vio al bombardero volando sobre las copas de los árboles. El no sabe cuál, pero se lanzó contra él.

Taylor:

¿Es posible que ambos hayan tiroteado al mismo tiempo al bombardero?

Barber:

No. Su pasada sobre el Zero fue a 180 grados con respecto al rumbo de los bombarderos. El dice que ascendió y giró pero nosotros ya estábamos varias millas bajo él. No había un camino posible que él pudiera agenciarse para llegar al "Betty" antes que este se estrellase. ¡El iba en camino contrario! Sesenta millas por hora equivale a 88 pies por segundo. Los bombarderos iban a unas 375 MPH en su intento de evadirse. En su historia dice que hizo un giro exterior de 90 grados lo que significa que sobrepasó al bombardero por lo que no podría haber hecho fuego. El debía estar parejo con el bombardero para poder hacer fuego. No era así. El estaba fuera de alcance.

Como el Mayor Mitchell dijo y Lanphier más tarde corroboró, yo, sin duda derribé un bombardero, pero nadie nunca confirmó que Lanphier haya derribado otro.
Alguna vez, y a causa de lo conflictivo de la historia, llegamos a pensar que hubiese tres bombarderos de los cuales dos fueron derribados en la jungla y el tercero en el agua. Pero esta teoría fue desechada cuando en una entrevista, Kenji Yanijiya, el único piloto conocido sobreviviente de los cazas Zero confirmó que sólo había dos bombarderos. Lo mismo confirmaron los sobrevivientes del bombardero que cayó al mar.

De regreso en Guadalcanal, aterricé casi sin combustible. El Teniente Holmes lo hizo en las islas Russell. El Teniente Hine, no logró regresar. Cuando bajé de mi P38, mi jefe de mecánicos encontró 104 orificios de bala en mi avión, en su gran mayoría impactos traseros de Zeros.

Taylor:

¿Qué ocurrió cuando se encontró con Lanphier?

Barber

En Guadalcanal, el venía por la pista de aterrizaje, en la parte trasera de un Jeep vociferando que había derribado a Yamamoto. Yo le cuestioné esto y él me llamó maldito mentiroso. Cuando volvimos a nuestras operaciones normales, todo el mundo nos felicitaba a ambos. Nunca hubo una investigación. Si se nos hubiese interrogado debidamente luego de nuestra misión, estoy seguro que todas estas contradicciones que ha habido por tantos años, no existirían.

Taylor

¿Qué dijo el equipo que encontró el avión en la jungla?

Barber:

El líder del equipo de rescate en una entrevista en 1984 declaró: "Cuando entramos al fuselaje, nos sorprendimos al encontrarlo vacío. No había asientos, no había armas" lo que significa que no había un artillero de cola disparándole como él afirma. Al menos no desde este avión.

Taylor:

¿Qué hay de la aparente contradicción, del ala derecha del "Betty" separándose en el aire como ha declarado Lanphier que ocurrió?

Barber:

El 15 de diciembre de 1985, Ross Channon dio el sgte. Testimonio luego de haber
visitado los restos del "Betty" "El ala izquierda está a unos 150 pies de los restos del fuselaje, directamente por detrás. Aún a baja altitud, si el ala se hubiese desprendido en el aire, estaría a mucho mayor distancia. Todo indica que este ala se desprendió al entrar en contacto, el bombardero, con los árboles" El ala derecha está al lado del fuselaje.



Fuente: Revista Oficial del 50 aniversario de Pearl Harbor

Rex Barber


Aqui, ya retirado muestra sus condecoraciones


Un corto video sobre Barber y la Operacion Venganza


La polémica continuó hasta después de la muerte. Lanphier falleció en 1987 y Barber en 2001 y después recién el Usaf reconoció el crédito total de Barber.

En 1972 y 1988, Charles Darby realizó un "análisis forense" en el lugar del accidente en dos ocasiones. Su primera visita fue en 1972 y volvió a realizar una investigación más exhaustiva en agosto de 1988 para la "Segunda Asociación de la Misión Yamamoto (SYMA)", un grupo de investigadores que intentaban estudiar el tiroteo. Sus hallazgos de investigación incluyeron documentación fotográfica y que todas las metralla y los agujeros de bala en los restos fueron causados por balas que avanzaban, lo que indica que el bombardero fue atacado por la retaguardia como lo describe Rex Barber. Las fotografías de su visita aparecen en su libro Pacific Aircraft Wrecks ... Y dónde encontrarlas. Además, proporcionó pruebas a la Fuerza Aérea de los EE. UU. (USAF) como parte del testimonio de la Junta de la Fuerza Aérea para la Corrección de los Registros Militares del Dr. Charles Darby, del 17 al 18 de octubre de 1991 (AFBMR Docket: 91-02347). Su conclusión fue "No hubo pruebas de que quedaran restos de un ataque del lado de estribor del bombardero, como se relata en todas las cuentas de Lanphier".



El obituario de Rex Barber en el New York Times

Rex T. Barber, un piloto de caza de la Segunda Guerra Mundial que fue una figura central en la misión de 1943 que resultó en la muerte del almirante Isoroku Yamamoto, el arquitecto del ataque japonés a Pearl Harbor, murió el jueves 26 de julio de 2001 en su casa en Terrebonne. , Ore. Tenía 84 años.

El derribo del bombardero que transportaba a Yamamoto, el comandante de la flota japonesa, fue un triunfo de la inteligencia militar y las habilidades de vuelo. También generó una larga controversia. El tema en cuestión fue qué piloto derribó a Yamamoto.

La inteligencia estadounidense, tras haber roto el código naval japonés, leyó un mensaje que decía que Yamamoto dejaría Rabaul, Nueva Bretaña, en la mañana del 18 de abril de 1943, para una inspección de tropas estacionadas frente a Bougainville en las Islas Salomón.

Dieciséis aviones de combate de las Fuerzas Aéreas del Ejército fueron enviados desde Guadalcanal en un vuelo de más de 400 millas a Bougainville con la esperanza de derribar al bombardero de Yamamoto mientras se preparaba para aterrizar. Matar al almirante no solo vengaría el ataque sorpresa de Pearl Harbor del 7 de diciembre de 1941, sino que también privaría a Japón de su principal estratega naval y un héroe nacional.

Los cazas P-38 Lightning volaron durante unas dos horas y media, rozando las olas para evitar a los observadores costeros y al radar enemigo. Los pilotos llegaron a Bougainville poco después de las 9:30 am y, tal como se esperaba, divisaron aviones japoneses en alto. Pero se sorprendieron al ver no uno, sino dos bombarderos Mitsubishi, o Bettys. Los bombarderos fueron acompañados por seis aviones de combate Cero.

El capitán Thomas G. Lanphier Jr. dirigió a otros tres pilotos: el Sr. Barber, entonces teniente; El teniente Besby F. Holmes y el teniente Raymond K. Hine, en busca de los bombarderos, mientras que los otros 12 combatientes estadounidenses se concentraron en los ceros.

El bombardero principal, que llevaba a Yamamoto, fue derribado y se estrelló en una jungla, matando a todos a bordo. El otro bombardero, que llevaba al jefe de personal de Yamamoto, el vicealmirante Matome Ugaki, fue enviado al mar, pero Ugaki se apresuró y llegó a la costa.

El avión del Sr. Barber estaba lleno de más de 100 balazos, pero el teniente volvió a Guadalcanal. El único piloto estadounidense perdido fue el teniente Hine, cuyo avión desapareció durante la batalla.

Al relatar su papel mucho después, el Sr. Barber recordó cómo "vimos cómo bajaban los Ceros".
"Tom dio un giro de 90 grados y fue tras ellos", dijo, refiriéndose al capitán Lanphier. '' Guardé un poco y perdí de vista a los Bettys. Cuando salí de allí, estaba justo detrás de Betty ''.

El Sr. Barber continuó: "Comencé a disparar a través de la cola al motor derecho. Piezas de la capota volaron y me golpearon. La Betty se ralentizó tanto que casi la golpeo. Después de haberlo pasado, miré hacia atrás y vi un poco de humo negro. Pensé que podría ser la Betty que disparé ''.

Los japoneses anunciaron la muerte de Yamamoto en mayo de 1943 y le dieron un funeral de estado. Las autoridades estadounidenses no informaron de la redada hasta que terminó la guerra, para evitar informar a los japoneses de que su código había sido violado.

En septiembre de 1945, el Departamento de Guerra otorgó al Sr. Lanphier, para entonces un teniente coronel, único crédito por derribar a Yamamoto, basándose en que había golpeado al atacante principal con una explosión de fuego que cortó un ala. Escribió sobre su hazaña en artículos periodísticos en primera persona y se convirtió en un héroe.


Pero en 1973, la Fuerza Aérea decidió que el Sr. Barber no había sido debidamente acreditado en el derribo de Yamamoto. Le quitó el crédito exclusivo al Sr. Lanphier y le dio a cada hombre medio crédito, lo que determinó que ambos pilotos habían disparado el avión del almirante. Ninguno de los peleadores tenía una cámara en la mira, lo que excluía la certeza de quién hizo qué.

Esa decisión tardía recibió poca publicidad, y cuando el Sr. Lanphier murió en 1987, fue recordado como el piloto que derribó a Yamamoto. El Sr. Barber, que también obtuvo medio crédito, junto con el teniente Holmes, por derribar el avión de Ugaki, finalmente buscó obtener el crédito exclusivo por el derribo de Yamamoto. Pero la Fuerza Aérea mantuvo su tardío reconocimiento compartido entre Lanphier y Barber, y en 1996 un tribunal federal de apelaciones rechazó la solicitud de intervención del Sr. Barber.
Rex Barber, un nativo de Culver, Oregon, se unió a las Fuerzas Aéreas del Ejército después de asistir a la Universidad Estatal de Oregón. Él voló misiones de combate en Guadalcanal y en China, donde fue derribado en 1944, luego eludió a las tropas japonesas. Tuvo cinco '' muertes '' en la Segunda Guerra Mundial, lo que lo convirtió en un as, y luego voló en la Guerra de Corea. Recibió la Cruz de la Marina por la misión Yamamoto y también recibió dos Estrellas de Plata. Se retiró de la Fuerza Aérea en 1961 como coronel.

Le sobreviven su esposa, Margaret, dos hijos, dos hermanas y tres nietos.

En cuanto a la larga controversia, Julius Jacobson, otro de los pilotos en la misión de Yamamoto, comentó en 1997: "Quienes sobrevivimos fuimos 15, y en cuanto a quién hizo el disparo efectivo, ¿a quién le importa?"
Donald B. Rice, entonces secretario de la Fuerza Aérea, dijo en 1993: "Los historiadores, los pilotos de combate y todos los que hemos estudiado el registro de esta extraordinaria misión especularemos para siempre sobre los eventos exactos de ese día en 1943. Hay gloria para todo el equipo ''.


Y hasta aquí llega la historia..
Un abrazo a todos
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #13

  • Carre
  • Avatar de Carre
  • Fuera de línea
  • Veterano
  • Mensajes: 465
  • Gracias recibidas 141
Tan interesante como siempre, un gran trabajo.
Un abrazo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #14

  • 2Gknives
  • Avatar de 2Gknives
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 2080
  • Gracias recibidas 919
Muchas gracias Juan por el buen rato,disfrute como un niño la mañana de reyes.
Saludos.
http://www.2Gknives.com
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #15

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Carre escribió:
Tan interesante como siempre, un gran trabajo.

Gracias Luis por estar siempre presente!!! me alegra que te haya gustado!!
Un gran abrazo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 1 semana antes #16

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
2Gknives escribió:
Muchas gracias Juan por el buen rato,disfrute como un niño la mañana de reyes.
Saludos.

Me alegra enormemente Rodrigo!! que bueno que te haya llegado como un regalo de Reyes, espero haber colmado tus expectativas, aunque no tengo forma de compensar tus siempre generosas atenciones.
Un gran abrazo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 4 días antes #17

  • 7Igni
  • Avatar de 7Igni
  • Fuera de línea
  • Veterano
  • Mensajes: 473
  • Gracias recibidas 257
Ando un tanto liado, pero no me permito dejar pasar tus trabajos.

En esta ocasión nos traes un clásico en navajas militares, envuelta en una gran historia.

Muchas gracias, Juan.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 4 días antes #18

  • Rommel
  • Avatar de Rommel
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • El Zorro del Desierto
  • Mensajes: 2966
  • Gracias recibidas 1718
Siempre que me conecto, reviso a ver si nos has obsequiado con un post Juan. Te has convertido en uno de los posteadores fundamentales de esta casa; pues tus relatos son de un interés absolutamente fuera de lo común.

Enhorabuena y gracias.
"No me saques sin razón, ni me envaines sin honor"
CAFE
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 3 días antes #19

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
7Igni escribió:
Ando un tanto liado, pero no me permito dejar pasar tus trabajos.

En esta ocasión nos traes un clásico en navajas militares, envuelta en una gran historia.

Muchas gracias, Juan.
Me alegra que te haya gustado Nacho, y agradezco que te hayas hecho un tiempo para compartirlo!!
Un gran abrazo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance" 2 meses 3 días antes #20

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 727
  • Gracias recibidas 319
Rommel escribió:
Siempre que me conecto, reviso a ver si nos has obsequiado con un post Juan. Te has convertido en uno de los posteadores fundamentales de esta casa; pues tus relatos son de un interés absolutamente fuera de lo común.

Enhorabuena y gracias.

Gracias Paco por tus comentarios tan estimulantes!! Por suerte el Foro cuenta con una gran cantidad de compañeros posteadores de alta calidad y que con una amplia diversidad temática cubren fácilmente el amplio espectro de las armas blancas, haciendo que este Foro sea grande y amigable.
Aprovecho para comentarte que por un golpe de suerte pude hacerme con una pieza que me ha dado pié para relacionar con tu "Alter Ego" y sus anécdotas - que bien podrán faltar las navajas, pero las historias del "Zorro del Desierto" parecen no tener fin!!... ya lo verás
Un gran abrazo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Volver