Unbenanntes Dokument
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 3 días antes #1

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Justamente en esta oportunidad les quiero mostrar una navaja del “U.S. Marine Corps” fabricada por Kingston y distribuida para ese cuerpo en 1944.
En estas fechas en que se recuerdan los 76 años del día “D” – el desembarco en Normandía – hay un acontecimiento que se produjo en un día como hoy – o sea nueve días después – en el Océano Pacífico durante el desembarco en las Marianas, con el consecuente combate del mar de las Filipinas – que no suele ser recordado.
Veamos la pieza:
Navaja de 4 útiles fabricada por la compañía Kingston Cutlery Co. (un conglomerado formado por las firmas Imperial y Ulster) denominada “General purpose pocket knife” (navaja de propósito general) para las fuerzas armadas norteamericanas durante la 2da G.M.
Esta en particular, fue realizada para el “U.S. Marine Corps” o sea el Cuerpo de Infantería de Marina de Usa. Tiene el cuerpo conformado por dos gruesas placas de acero inoxidable de 95 mm con un dibujo estampado o gofrado tipo puntas de diamante para darle cierto agarre, con la inscripción “U.S. Marine Corps”.
Todos los útiles son en acero al carbono, tanto la hoja principal – de 65 mm – como el abrelatas, el destapador/destornillador y el punzón.
Los separadores son de bronce/latón y los pines de acero inox. Lleva también una larga anilla de 35 mm en acero al carbono niquelado, sitio donde se ha estampado la marca del fabricante Kingston, empresa que fue conformada en 1943 exclusivamente para fabricar cuchillos y navajas para el esfuerzo de guerra norteamericano, y esta pieza en particular, debe corresponder –por materiales componentes y conformación - a la primera mitad del año 1944.
La calidad de ejecución de esta navaja es inobjetable en todos los sentidos, y para los 76 años que acaba de cumplir se encuentra en total uso de sus facultades.
Van las fotos:














Algo de información sobre Kingston

En 1943, Albert Baer (propietario de Ulster Knife Company, que compró en 1941) organizó Kingston Cutlery Company ( antigua marca registrada de Ulster), una empresa conjunta con Imperial Knife Company (fundada en 1916 por Felix y Michael Mirando inmigrantes italianos con experiencia cuchillera en Frosolone), para fabricar cuchillos contratados por el gobierno. El principal entre los cuchillos fabricados bajo la marca Kingston fue la navaja para electricista TL-29 (K-29, K-29-W) y para uso general MIL-K-818-D (K-4611). Tanto Ulster como Imperial recibieron premios a la excelencia como proveedores de estos cuchillos.

Sobre Ulster

En 1870 se formó una asociación cooperativa organizada con el propósito de dedicarse a la fabricación de cuchillos de bolsillo en Naugatuck, Connecticut. Consistía en cincuenta miembros, todos los cuales eran trabajadores calificados, y la mayoría de los cuales habían sido entrenados en el centro de cuchillería de Sheffield, Inglaterra. El capital social era de $ 25,000, con acciones de $ 25 cada una.
En 1871 escucharon que en Ellenville, Condado de Ulster, Nueva York, estaban interesados en tener un negocio así ubicado allí. Un comité local encabezado por Eli D. Terwilliger y William H. Otis habían trabajado en un esfuerzo por asegurar esa industria para Ellenville. Se hicieron arreglos con el grupo Naugatuck para venir a Ellenville para una conferencia. Las negociaciones finalmente llevaron a la formación de Ellenville Knife Building Company, que compró la propiedad de fundición de John L. Bloomer & Sons en Beer Kill en agosto de 1871.
La compañía logró hacer una buena categoría de cuchilleria, pero sus finanzas no fueron lo suficientemente fuertes como para permitirle continuar por mucho tiempo como una compañía cooperativa. No podía cumplir con sus obligaciones, y en 1875 estaba prácticamente en bancarrota. En este momento, "The Ulster Knife Company" fue incorporada por Jacob Hermance, John Lyon, Alfred Neafie, R. Harvey Brodhead y Dwight Divine. Este grupo asumió todas las obligaciones de la empresa y procedió a la fabricación de cuchillos. El nombre Ulster fue adoptado como la marca registrada de sus cubiertos, y desde entonces se ha utilizado para designar una de las líneas de cubiertos más populares y confiables jamás fabricadas en este país.






En 1878, Dwight Divine asumió toda la responsabilidad y continuó el negocio como una empresa individual, aunque retuvo la organización de la Ulster Knife Company. William Booth, uno del grupo original, fue contratado como capataz, y así continuó hasta su muerte muchos años después. El Sr. Divine demostró ser un hombre de negocios muy eficiente, y gradualmente enderezó la situación financiera enredada y colocó el negocio como pago, a pesar de un incendio, que destruyó la planta en 1880. Los edificios pronto fueron reemplazados. Alrededor de cuatrocientos trabajadores fueron finalmente empleados.
En 1926, el Sr. Divine se organizó como Dwight Divine & Sons, Inc., y se asoció con sus dos hijos, C. Dwight y John H. Divine, quienes continuaron el negocio después de la muerte de su padre en 1932. John H. Divine murió en noviembre de 1943. En 1941, el control de la Ulster Knife Company fue transferido de la familia Divine a un grupo de capitalistas, con el presidente Albert M. Baer.
Es importante tener en cuenta que Dwight Divine realmente convirtió a Ulster en la potencia de los cubiertos que era. Puso la empresa algo inestable de una base financiera sólida.

Los cuchillos con el sello Dwight Divine & Son en el tang son bastante raros. Los Dwight Divine & Sons son lo que más vemos de la era Divina en Ulster, y son bastante raros.

En enero de 1941, Albert Baer, en sociedad con su hermano Henry (tío Henry), compró Ulster Knife Co.


Los marcajes de Ulster





Sobre Imperial:

En 1916, los hermanos Michael y Felix Mirando llegaron a Providence, Rhode Island desde Winsted, Connecticut, donde había trabajado para la Compañía Empire Knife. La familia Mirando había hecho cuchillos en Italia durante varias generaciones, y la mudanza de Empire fue con la intención de comenzar su propio negocio de cubiertos. Sus piezas fueron fabricados durante 1917 en una pequeña herrería alquilada y se formó la Imperial Knife Company. Al principio, la compañía solo fabricó esqueletos de cuchillos que fueron utilizados por el comercio de joyas del área para hacer navajas de bolsillo y, en menos de un año desde la fundación de la compañía, Imperial estaba produciendo más de mil piezas por semana.



El negocio creció y, en 1919, Domenic Fazzano, un amigo de la infancia del Centro Cuchillero de Frosolone en Italia, se unió a los Mirando en el negocio. A principios de la década de 1920, los relojes de pulsera comenzaron a reemplazar los relojes de bolsillo y la necesidad se convirtió en la madre de la invención de Imperial. Su innovación del cuchillo de sombra (esqueletos con escamas de plástico montadas) fue responsable de su éxito continuo. De hecho, la aplicación práctica continua de ideas innovadoras no solo ayudó a Imperial a capear la tormenta de la Gran Depresión, sino que también ayudó a convertir a la compañía en el gigante que es hoy. Durante un tiempo en que los cuchillos se manejaban con hueso, ciervo, cocobolo y cuerno, Imperial fue pionero en cuchillos con mangos de plástico de colores. Cuando el público comprador era excepcionalmente consciente de los costos, Las ventas de cuchillos reforzados con punta golpeada por Imperial y las de construcción con mango envuelto en "concha" ofrecían alternativas razonables. Si bien estos cuchillos de bajo costo nunca han atraído un gran interés de coleccionistas, algunas almas con visión de futuro están buscando los ejemplos más atractivos en perfectas condiciones y construyendo interesantes colecciones a bajo precio.



Para 1940, Imperial era el mayor fabricante de cubiertos del mundo, produciendo hasta 100,000 cuchillos por día. Durante la Segunda Guerra Mundial, la producción de cuchillos para uso civil se restringió e Imperial se convirtió en producción de tiempo de guerra. La compañía produjo más de la mitad de los cuchillos de trinchera utilizados por las diversas ramas de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Después de jugar el papel clave en el diseño de la bayoneta M-4, Imperil produjo la mayor calidad de todas las bayonetas compradas por el gobierno. Con las prioridades de producción en tiempos de guerra, Imperial comenzó a trabajar cooperativamente con la Ulster Knife Company, propiedad de Albert y Henry Baer.

Cuchillo bayoneta US M4 de Imperial



En 1947, los tres nombres de compañías establecidas de Imperial, Schrade y Ulster se unieron bajo el liderazgo de los Mirando, los Fazanno y los Baer en una compañía llamada Imperial Knife Associated Companies. Los hermanos Baer compraron a sus socios en 1984 y el nombre de la compañía fue cambiado a Imperial Schrade Corporation.

Imperial-Schrade cerró repentinamente sus puertas en 2004 y los activos de la compañía se dispersaron. Entre los artículos vendidos se encontraba una extensa "colección de fábrica" de cuchillos que incluía muchos ejemplos hermosos y prístinos y prototipos inusuales que nunca se produjeron para la venta pública. Taylor Cutlery de Kindsport, Tennessee, ahora posee el nombre y las marcas registradas de la compañía.

Espero que les haya gustado, y luego arranco a tirar cañonazos en el "bautismo de fuego"

Saludos
Última Edición: 2 semanas 3 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, rojocaecae, Dai-Katana, 7Igni, elmora76, JEFUERZAXXIX

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 3 días antes #2

  • Dai-Katana
  • Avatar de Dai-Katana
  • Conectado
  • Maestro
  • Mensajes: 2236
  • Gracias recibidas 565
Post "completo" como todos los tuyos, y una navaja muy interesante, práctica y robusta para el soldado.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 2 días antes #3

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Dai-Katana escribió:
Post "completo" como todos los tuyos, y una navaja muy interesante, práctica y robusta para el soldado.

Muchas gracias por pasarte y comentar Manuel!! Sin lugar a dudas una navaja muy bien lograda para ese cometido y que continuaron utilizandose por años.
Un gran abrazo.

Aprovecho la oportunidad para dar comienzo al "bautismo de fuego", pueden ir abordando la nave insignia del almirante Raymond Spruance - comandante de la flota del Pacífico - el crucero pesado USS Indianápolis. Como de costumbre aclaro que no me hago responsable si alguno resulta malherido - porque se trata de una misión de alto riesgo.:

La operación anfibia más importante de la segunda guerra mundial fue, sin duda, el desembarco aliado del 6 de junio de 1944 en Normandía – la Operación Overlord –
Casi simultáneamente y en el otro extremo del mundo, la Armada de los EEUU llevaba a cabo el salto anfibio más largo de toda la contienda. Aunque un poco mayor que el que había puesto en Marruecos el 8 de noviembre de 1942 a 35000 soldados norteamericanos, los desembarcos de Saipán en las islas Marianas el 15 de junio de 1944, y en Guam el 21 de julio, llevaron allí, desde Pearl Harbor y Guadalcanal a 3500 y 2400 millas marinas de las antiguas islas “de los ladrones” a un ejército de 127600 hombres, dos tercios de los cuales pertenecían a la Infantería de Marina, que acababan de ser dotados con las navajas de esta historia y que iban a recibir su bautismo de fuego.

Cuando esa importante operación exclusivamente norteamericana tuvo lugar, las escuadras de los Estados Unidos y del Japón, que el 19 y el 20 de junio chocarían en la batalla del mar de las Filipinas, habían sido reorganizadas de la forma que veremos.

La estrategia del sucesor de Yamamoto, vicealmirante Mineichi Koga, adecuada a la nueva potencia y probables intenciones del enemigo y al cambio de situación en Europa, fue puramente defensiva y se basaba en aniquilar – de un solo golpe – a la escuadra norteamericana, en una batalla decisiva en la que intervendrían los portaaviones japoneses y las fuerzas aéreas de la Marina Imperial basadas en tierra, es decir, que se libraría en una zona comprendida entre las Marianas, las Carolinas y Nueva Guinea, pues sólo la colaboración de ambas fuerzas permitiría compensar la inferioridad nipona en número de portaaviones y en calidad de pilotos y aparatos.

Mineichi Koga



Koga y parte de su estado mayor desaparecieron el 31 de marzo durante un vuelo de Palaos a las Filipinas. Una fuerte borrasca abatió a los dos grandes cuatrimotores Kawanichi que llevaban al almirante y su estado mayor, y sólo en el segundo aparato se salvaron el contraalmirante Fukudome y parte de sus oficiales, aunque los americanos pudieron hacerse a través de naturales de las islas, con una cartera que detallaba toda la información de la "Operación Z" de los japoneses.
Casualmente Yamamoto había muerto casi un año antes al ser derribado su avión por pilotos norteamericanos en una acción específica, como ya habíamos visto en un post anterior (sobre la navaja TL-29: La TL-29 interviene en la "Operation Vengeance"). AQUI

Pero del primer aparato no se encontró el menor rastro y un mes después fue nombrado comandante en jefe de la Escuadra Combinada el almirante Soemu Toyoda, que izó su insignia a bordo el crucero ligero Oyodo, fondeado en la bahía de Hiroshima.

El almirante Toyoda



Toyoda actualizó el plan ya esbozado por su predecesor, y las herramientas para la batalla decisiva a librar en el mar de las Filipinas serían:
La 1ª Escuadra Móvil al mando del vicealmirante Jisaburo Ozawa, uno de los jefes más competentes de la Armada Imperial y la 1ª Flota Aérea a las órdenes del vicealmirante Kakuji Kakuta, y que estableció su Cuartel General en Tinian.

El vicealmirante Ozawa


Aquella, que comprendía las unidades más veloces de la Escuadra Combinada, contaba ya con tres divisiones de “kokubokan” (portaaviones), el mayor número de tales buques de que dispondría alguna escuadra japonesa en toda la guerra.
En la 1ª División – al mando de Ozawa – figuraban los veteranos Shokaku y Zuikaku y el nuevo Taiho, de 30000 toneladas estándar (36800 a plena carga). Este poderoso buque, entrado en servicio el 7 de marzo de 1944 y ya sellado por la mala suerte, tenía una cubierta de vuelo acorazada de 85 mm de espesor y una potencia de máquinas de 160000 HP, que le permitían un andar de 33,3 nudos. Con capacidad para 53 aviones, iba artillado con 51 ametralladoras de 25 mm y 12 piezas antiaéreas de 99 mm. Fue el primero y único de una serie proyectada de 8 unidades, en cuya construcción se habían recogido la experiencia de las cuatro batallas anteriores.
Componían la 2ª División – al mando del contralmirante Joshima – los portaaviones pesados Hiyo y Junyo de 24000 toneladas y 25,5 nudos, con 50 aviones y el ligero Ryujo de 13300 toneladas, 26,5 nudos y 24 aviones.

El portaaviones Taiho



En la 3ª División – al mando del contraalmirante Obayashi – los portaaviones ligeros Zuiho de 11250 toneladas a 28 nudos, con 27 aviones, el Chitose y el Chiyoda, éstos nuevos, de 11200 toneladas y 29 nudos de andar, con 30 aviones. Estos últimos armados con 8 cañones de 127 mm y 30 ametralladoras de 25 mm c/u.
Además de los nueve portaaviones reseñados, en la 1ª Escuadra Móvil habían quedado integrados los acorazados Yamato, Musashi y Nagato – el más rápido de los antiguos - , los cruceros de batalla Haruna y Kongo, 8 cruceros pesados, 2 ligeros y 36 destructores.
Para librarse de los ataque aéreos norteamericanos y al mismo tiempo poder reorganizar y adiestrar sin restricciones de combustible, disponible en Palembang, a los nuevos escuadrones aéreos, la 1ª División marchó al archipiélago de Lingga – Sumatra Oriental – en febrero, mientras la 2ª y 3ª División se dirigían al Japón.
Poco después de los bombardeos llevados a cabo a finales de abril por los portaaviones del almirante Mitscher contra Nueva Guinea y Truk, el almirante Toyoda hizo llegar a sus subordinados la orden de operaciones del plan denominado “A-GO”, que preveía que la 1ª Flota aérea, fuerte en 540 aviones pudiese destruir la tercera parte de los portaaviones enemigos, antes de que Ozawa iniciase la batalla decisiva contra la Escuadra norteamericana.
Conforme a lo previsto en dicho plan, la 1ª Escuadra móvil aparejó de Sumatra el 11 de mayo a través de esa zona que el escritor – y marino – Joseph Conrad denomina “de los estrechos” en sus novelas, llegando a fondear en la isla de Tawi-Tawi, en el archipiélago de Sulú, a sólo 180 millas de Borneo, donde en Tarakan se obtiene un petróleo de alta calidad que no necesita casi refinación. Ese mismo día zarparon de Japón la 2ª y 3ª Divisiónes de portaaviones y el acorazado Musashi , echando ancla en Tawi Tawi el 16 de mayo.
Esta era una buena posición de espera para la escuadra de Ozawa, pues no solo reducía la pesada servidumbre de los barcos petroleros – a aquellas alturas más que diezmados por los submarinos norteamericanos, sino que casi equidistaba de Nueva Guinea y de las Carolinas.
Entre el 23 y el 26 de mayo se efectuó el despliegue de la 1ª Flota Aérea – en la que el Japón había puesto tantas infundadas esperanzas!! - , y que quedó repartida desde Chichi Jima hasta las Molucas, incluídos Davao y los arhipiélagos de las Marianas, Carolinas y Palaos. Pero el general Tojo (primer ministro japonés) no quiso que los aviones del Ejército Imperial colaborasen en aquellos que él consideraba “histéricos” preparativos de la “Teikoku Kaigun”(Marina Imperial) , lo que pronto le costaría el cargo.
Las tropas de Mc Arthur desembarcaron en Biak el 27 de mayo. En esta isla, próxima al noroeste de Nueva Guinea, había tres aeródromos nipones que podrían jugar un importante papel en la Operación A_GO, de manera que la Marina del Mikado concentró aviones en las Molucas y lanzó fuertes aunque inefectivos ataques contra la escuadra anfibia del mítico general, al mismo tiempo que enviaba un batallón de refuerzo a bordo de seis destructores – tres de los cuales llevaban barcazas de desembarco en la toldilla – escoltados por dos cruceros del contaalmirante Sakonju. Esta agrupación fue rechazada en la noche del 8 al 9 de junio, tras un infructuoso intercambio de torpedos y cañonazos, por una agrupación australo-norteamericana compuesta por 4 cruceros y 14 destructores del contraalmirante Crutchley.
Pero la mitad de los soldados nipones, ya en las barcazas y remolques, aprovecharon la escaramuza para alcanzar Biak sin dificultades.
En vista de lo cual, el 10 del mismo mes el Alto mando nipón envió a Batjan, en las Molucas una agrupación compuesta por los leviatanes Yamato y Musashi, 3 cruceros y 5 destructores, a las órdenes del contraalmirante Matome Ugaki, para que diera cobertura a otra unidad de transporte destinada a Biak.

El contraalmirante Ugaki, quien increiblemente se salvara cuando el derribo de su avión junto con el de Yamamoto, fue llamado el "último kamikaze" por la acción final de su vida. Aqui a la izquierda en la foto junto con su admirado comandante Isoroku Yamamoto.



El Yamato y el Musashi en las islas Truk



Pero, el día 11 un avión japonés de reconocimiento descubrió a 15 portaaviones nortamericanos que se aproximaban a las Marianas, y poco después, esa misma tarde comenzaron los ataques aéreos de Mitscher contra dicho archipiélago, situado en el nuevo perímetro defensivo japonés. De manera que el almirante Toyoda canceló inmediatamente aquella operación – denominada “KON” - y puso en marcha la “A-GO”, pues el próximo objetivo de Nimitz ya parecía estar claro y además ordenó a Ugaki que se incorporase rápidamente a la 1ª escuadra – que saldría de Tawi Tawi el 13 de junio, en un punto de “rendezvous” en el mar de las Filipinas.

Continuará,
Saludos
Última Edición: 2 semanas 2 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, rojocaecae, 7Igni

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 1 día antes #4

  • rojocaecae
  • Avatar de rojocaecae
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 2198
  • Gracias recibidas 951
Me va gustando mucho el post, amigo Juan. Muy logrado. Tengo ganas de conseguir una navaja de estas multi-purpose, pero estoy con temor porque hay muchas falsificaciones. ¿ es común en estas navajas que tengan los separadores en latón? no recuerdo haber visto este detalle. Leí hace tiempo que la anilla tan larga está pensada por si hay que esterilizarla para hacer alguna cura de urgencia y no se dispone de bisturíes.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 1 día antes #5

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
rojocaecae escribió:
Me va gustando mucho el post, amigo Juan. Muy logrado. Tengo ganas de conseguir una navaja de estas multi-purpose, pero estoy con temor porque hay muchas falsificaciones. ¿ es común en estas navajas que tengan los separadores en latón? no recuerdo haber visto este detalle. Leí hace tiempo que la anilla tan larga está pensada por si hay que esterilizarla para hacer alguna cura de urgencia y no se dispone de bisturíes.

Muy agradecido por tu presencia y comentarios César!! Celebro que vaya resultando de tu agrado.Exactamente como tu dices, hay unas cuantas leyendas circulando por ahí acerca de estas navajas, y una de ellas es precisamente la de que la larga anilla estaba destinada a facilitar la esterilización - lo cual no es nada imposible dada la circunstancia de combates en la jungla. Los separadores de latón se utilizaron por un corto período y prontamente - quizá ya despues de 1945 fueron sustituídos por inox. Todavía siguen siendo vistas a menudo y no son difíciles de encontrar. Para asegurar que hayan sido de dotación militar, te diría que las que llevan la Inscripción US y US Marine Corps, siendo fabricadas por Camillus, Imperial, Kingston o Stevenson son las mas seguramente auténticas. Después de la guerra, Camillus marcaba también con el año de fabricación. Muchas de estas piezas fueron fabricadas por firmas que no suministraban a las fuerzas armadas, y fueron vendidas comercialmente llevando los marcajes : U.S.M.C. , U.S.N y U.S.A.F. no siendo auténticamente suministros militares según Michael Silvey.

Aqui la Kingston acompañada de una del Ejército americano, marcada US, con el cuño de Camillus 1961 -época de la guerra de Vietnam.




Un gran abrazo

Continuando con el relato del bautismo de fuego, ahora veamos el estado de situación en las fuerzas norteamericanas:

Una vez terminada la ofensiva de la Armada de los Estados Unidos en las Salomón, el almirante Halsey – hasta entonces teóricamente subordinado al general Mc Arthur – pasó a depender del almirante Chester W. Nimitz como comandante en jefe de la 3ª Escuadra del Pacífico. Esta no era otra que la 5ª Escuadra que ya mandaba el almirante Raymond Spruance; de tal manera que ambos almirantes de cuatro estrellas mandarían alternativamente, con objeto de tenerla siempre operando constantemente y ganar tiempo. De esta manera, cuando la fuerza de portaaviones de Mitscher dependiese de Spruance se denominaría TF-58 y cuando quedase a las órdenes de Halsey TF-38.
Las Fuerzas Anfibias Norte (TF-52) y Sur (TF-53), mandadas respectivamente por los vicealmirantes Turner y Conolly, destinadas a la conquista de Saipán y de Guam, que habían salido de Pearl Harbor y Guadalcanal, Kwajalein el 8 de junio. Disponían de siete portaaviones de escolta con 170 aviones destinados a dar apoyo a las tropas de asalto.
La TF-58 que había aparejado de Majuro dos días antes con destino a las Marianas, se componía de cuatro divisiones o grupos de ataque:
TG-58-1 contraalmirante Clark
TG-58-2 contraalmirante Montgomery
TG-58-3 contraalmirante Reeves
TG-58-4 contraalmirante Harril
Con un total de 15 portaaviones pesados y ligeros y unos 900 aviones, esta poderosa agrupación atacó intensamente, a partir de la tarde del 11 de junio las instalaciones militares en Guam, Tinian y Saipán, donde toda oposición aérea quedó prácticamente eliminada.
Veintiocho submarinos norteamericanos – al mando del vicealmirante Lockwood – que tomarían parte en la “Operación Forager” habían ocupado diferentes posiciones en el Pacífico occidental, y uno de ellos – el Redfin – descubrió a las 11 de la mañana del día 13, la salida de Tawi Tawi de la escuadra de Ozawa.
A bordo del crucero pesado Indianápolis – buque insignia de la 5ª Escuadra – el almirante Spruance supo entonces que los nueve portaaviones enemigos señalados por el Redfin se hallaban a casi dos mil millas de distancia, lo cual, teniendo en cuenta que tendrían que hacer combustible en el mar, les impediría llegar a las Marianas hasta cuatro días después.

Debajo de los cañones del Indianápolis, una congregación de almirantes - de izquierda a derecha: el Almirantísimo Chester W. Nimitz, el Almirante King y el Almirante Raymond Spruance , nuestro anfitrión.





Sobraba tiempo, de manera que ordenó a Mitscher que enviase contra Iwo Jima y Chichi Jima, a 635 y 755 millas al norte de Saipán – a dos de sus divisiones. Así que los TG-58-1 y TG-58-4, al mando del contraalmirante Clark, atacaron dichas islas, destruyendo allí a 38 aparatos nipones.
Mientras tanto y siguiendo la pauta y el orden establecido en operaciones similares anteriores, los siete modernos acorazados de la 5ª escuadra (que estaban al mando del vicealmirante Lee): Washington, North Carolina, South Dakota, Indiana, Iowa, New Jersey y Alabama, arrojaban en la mañana del 13 de junio, 2432 proyectiles de gran capacidad y 406 mm de calibe, y 12544 de 127 mm contra las posiciones defensivas japonesas en las costas de Saipán y Tinian.
A partir del día siguiente fueron relevados por el grupo de apoyo de fuego del contraalmirante Oldendorf, los acorazados California, Tennessee, Maryland, Colorado, Pennsylvania, Idaho y New México, más 6 cruceros pesados , 5 ligeros y 26 destructores.
Y mientras centenares de cañones de todos los calibres ponen miles de toneladas de explosivos en aquellas islas que otrora pertenecieron a España, los silenciosos equipos de zapadores submarinos de la US Navy reconocían las playas designadas para los desembarcos y levantaban portulanos con los pasos existentes a través de los arrecifes de coral.
Y por fin, tras un último y terrorífico bombardeo naval y aéreo, a las 8.44 de la mañana del día D: el 15 de junio de 1944, setecientas barcazas de desembarco llevaban a las playas de Saipán los primeros 8000 infantes de Marina, del total de 67451 GI que allí serían desembarcados .

En esta foto se pueden observar las barcazas de desembarco dirigiéndose a la costa, y en segundo plano, al fondo el USS Indianápolis intercambiando cañonazos con las baterías de la isla.







Alejémonos ahora, mar adentro, de aquél verdadero infierno donde dentro de muy poco sucumbirían 3426 infantes norteamericanos y 23811 japoneses, para seguir los movimientos de las dos escuadras adversarias que pronto van a enfrentarse sobre la piel azul e inmensa del mar de las Filipinas.

Continuará,
Saludos
Última Edición: 2 semanas 23 horas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, rojocaecae

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 22 horas antes #6

  • NARANJERO
  • Avatar de NARANJERO
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 1050
  • Gracias recibidas 238
Que nivel de hilo compañero,solo me sale una palabra para elojiarlo.GRACIAS.
Recuerdos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 2 semanas 17 horas antes #7

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
NARANJERO escribió:
Que nivel de hilo compañero,solo me sale una palabra para elojiarlo.GRACIAS.
Recuerdos.

Gracias a tí Alvaro, por pasar y dejar tus comentarios!! Me alegra que haya resultado de tu agrado el post.
Un abrazo!!

Antes de continuar con el desarrollo de estos acontecimientos, quisiera hacer referencia a una información que generalmente pasa desapercibida y no es comentada aún en foros internacionales que tratan los hechos de la 2da. guerra mundial.
Tan pronto como el imperio japonés destruyó a la escuadra rusa en una espectacular batalla naval en el estrecho de Tsushima en 1905, muchos analistas militares empezaron a pronosticar que algún día el Imperio del Sol Naciente se extendería hacia el este, sobre el Pacífico y que llevaría al choque de frente con los Estados Unidos.
En 1925 se publicó en Londres un libro del escritor y periodista naval Hector Bywater titulado "La gran guerra del Pacífico", donde profetiza los hechos que llevarían a la guerra entre el Japón y los EEUU con gran precisión y exactitud. Comenzando por la expansión japonesa y la conquista de puntos estratégicos como Manchuria, Formosa y Corea, para desarrollar una política de dominación de China y luego extendiendo sus brazos para conquistar Filipinas, donde Bywater anuncia la destrucción de la flota asiática de Usa por los japoneses, atacando por sorpresa, en forma muy similar a lo que acontecería 16 años después un poco mas al noreste, en Pearl Harbor.
Los japoneses tomaron buena nota de este libro, que fue traducido posteriormente a su idioma y leído por varios de los estrategas japoneses - entre ellos Yamamoto, que estuvo unos años en Harvard, según se supo en las investigaciones posteriores a la guerra.
Bywater había sido corresponsal naval del Daily Telegraph en Londres, y también de otras publicaciones navales como: Naval and Military Record y Pall Mall Gazette. Durante la IGM trabajó para el servicio secreto naval británico.
Increíblemente, falleció en 1940, unos pocos meses antes de que se comenzaran a cumplir sus profecías.

Héctor Charles Bywater



Continuará,
Un saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 6 días antes #8

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Continuamos con las hostilidades, luego de una breve tregua:

El 12 de junio de 1944, los portaaviones estadounidenses realizaron ataques aéreos contra las Marianas, convenciendo al almirante Toyoda de que Estados Unidos se estaba preparando para invadirlas.
Este movimiento fue una sorpresa; los japoneses esperaban que el próximo objetivo de EE. UU. estuviera más al sur, ya sea las Carolinas o las Palaos, y habían protegido a las Marianas con solo 50 aviones terrestres. Del 13 al 15 de junio, los buques estadounidenses realizaron ataques aéreos adicionales mientras las fuerzas de superficie bombardeaban las Marianas. El 15 de junio, las primeras tropas estadounidenses desembarcaron en Saipan.

Como el control de las Marianas llevaría a los bombarderos estratégicos estadounidenses al alcance de las islas de origen japonesas, el IJN decidió que era hora de la tan esperada Kantai Kessen (batalla decisiva). Toyoda inmediatamente ordenó un contraataque basado en la flota, cometiendo casi todos los barcos reparables de la marina japonesa.

Las partes principales de la flota se reunieron el 16 de junio en la parte occidental del mar de Filipinas y completaron el reabastecimiento de combustible el 17 de junio. El almirante Jisaburō Ozawa comandó esta fuerza desde su buque insignia recién comisionado, el Taihō . Además de las amplias instalaciones de comando, las ampollas de torpedos reforzadas y un gran grupo aéreo, el Taihō fue el primer portaaviones japonés con una cubierta de vuelo blindada, diseñada para resistir impactos de bombas con un daño mínimo.

A las 18:35 el 15 de junio, el submarino USS Flying Fish divisó un portaaviones japonés y una fuerza de acorazado que salía del estrecho de San Bernardino . Una hora después, el USS Seahorse vio un buque de guerra y una fuerza de crucero que se elevaba desde el sur, a 200 millas al este de Mindanao . Los submarinos tenían órdenes de informar avistamientos antes de intentar atacar, por lo que Flying Fish esperó hasta el anochecer y luego apareció en la radio en su informe.
El comandante de la Quinta Flota Spruance estaba convencido de que se avecinaba una gran batalla. Después de consultar con el almirante Chester Nimitz, en el cuartel general de la flota del Pacífico en Hawai, ordenó a la Fuerza de Tarea 58, que había enviado dos grupos de tareas de portaaviones al norte para interceptar refuerzos de aviones desde Japón, para reformar y moverse al oeste de Saipan hacia el Mar de Filipinas.

Se ordenó a los antiguos acorazados, cruceros y grupos de escolta de TF 52 que permanecieran cerca de Saipan para proteger la flota de invasión y proporcionar apoyo aéreo para los desembarcos.

Poco antes de la medianoche del 18 de junio, Nimitz comunicó por radio a Spruance que un barco japonés había roto el silencio de la radio. El mensaje interceptado fue un aparente envío de Ozawa a sus fuerzas aéreas terrestres en Guam. El hallazgo de la dirección de radio colocó al remitente aproximadamente a 355 millas (560 km) al oeste-suroeste de TF 58.
Mitscher consideró si los mensajes de radio eran un engaño japonés, ya que se sabía que los japoneses enviaban un solo barco para romper el silencio de radio , engañar a sus adversarios sobre la ubicación real de la fuerza principal.

Mitscher se dio cuenta de que había una posibilidad de un encuentro nocturno en la superficie con las fuerzas de Ozawa. Arleigh Burke , Jefe de Estado Mayor de Mitscher (un ex comandante del escuadrón de destructores que había ganado varias batallas nocturnas en las Salomón), asumió que el comandante de línea de batalla Lee daría la bienvenida a la oportunidad. Pero Lee se opuso firmemente a tal encuentro. Habiendo experimentado personalmente una acción nocturna confusa frente a Guadalcanal. Lee no estaba entusiasmado con un compromiso nocturno con las fuerzas de superficie japonesas, creyendo que sus tripulaciones no estaban entrenadas adecuadamente para ello.
Poco después de conocer la opinión de Lee, Mitscher solicitó permiso de Spruance para mover TF 58 hacia el oeste durante la noche, para alcanzar una posición de lanzamiento al amanecer que permitiría un asalto aéreo máximo contra la fuerza enemiga.

Spruance lo consideró durante una hora, luego rechazó la solicitud de Mitscher. El personal de Mitscher estaba decepcionado con la decisión de Spruance. Sobre la situación, el Capitán Burke luego comentó: "Sabíamos que íbamos a tener un infierno fuera de nosotros por la mañana. Sabíamos que no podíamos alcanzarlos. Sabíamos que podían alcanzarnos".
Spruance dijo que "si estuviéramos haciendo algo tan importante que atraeríamos al enemigo hacia nosotros, podríamos permitirnos que venga y cuidarlo cuando llegue". Esto estaba en marcado contraste con la Batalla de Midway en 1942, donde Spruance abogó por atacar de inmediato antes de que su propia fuerza de ataque se reuniera por completo, ya que neutralizar a los transportistas enemigos antes de que pudieran lanzar sus aviones era la clave para la supervivencia de sus portaaviones.
El almirante Spruance era llamado "cerebro eléctrico" y también "el guerrero tranquilo" por no perder el control ni aún en los momentos más dramáticos de una batalla. Era un hombre frío y calculador, en contraposición al nervioso y arriesgado Mitscher. Su forma de ser coincidía con la del almirante Nimitz - su superior jerárquico - con quien se llevaba muy bien.
Marc Mitscher era un viejo flaco, arrugado y nervioso, conocido entre sus hombres como "el águila calva", aqui lo vemos junto a los otros personajes de esta batalla, en una foto autografiada por Spruance y Nimitz.





La decisión de Spruance fue influenciada por sus órdenes de Nimitz, quien había dejado en claro que la protección de la flota de invasión era la misión principal de la Fuerza de Tarea 58. Spruance tenía preocupaciones de que los japoneses intentaran sacar su flota principal de las Marianas con una fuerza de distracción mientras deslizaban una fuerza de ataque para destruir la flota de aterrizaje. Localizar y destruir la flota japonesa no era su objetivo principal, y no estaba dispuesto a permitir que la fuerza de ataque principal de la Flota del Pacífico se arrastrara hacia el oeste, lejos de las fuerzas anfibias.
Mitscher aceptó la decisión sin comentarios. La decisión de Spruance en este asunto, aunque posteriormente criticada, ciertamente estaba justificada; En este punto de la guerra, era bien sabido que los planes operativos japoneses con frecuencia dependían del uso de señuelos y fuerzas de distracción. Sin embargo, en este compromiso particular, y en marcado contraste con la posterior Batalla del Golfo de Leyte , no había tal aspecto en el plan japonés.

Antes del amanecer, Spruance sugirió que si las búsquedas del amanecer no revelaban objetivos, los bombarderos podrían ser enviados a asaltar los aeródromos en Rota y Guam.
Sin embargo, las bombas fusionadas por contacto de la flota se habían utilizado en gran medida en los ataques anteriores, y Mitscher se quedó solo con las bombas perforadoras de armadura necesarias para combatir a la flota japonesa, por lo que le informó a Spruance que no podía lanzar tales ataques. Cuando amaneció, la TF 58 lanzó aviones de búsqueda, patrullas aéreas de combate (CAP) y patrullas antisubmarinas, y luego giró la flota hacia el oeste para ganar espacio para maniobrar desde las islas. La Marina de los EE. UU. Había desarrollado un sofisticado sistema de control aéreo, que vectorizaba a los combatientes CAP por radar para interceptar a los bombarderos enemigos mucho antes de que alcanzaran la flota. Cualquier atacante que atraviese el CAP se enfrentaría a una "línea de armas" de acorazados y cruceros de cribado que lanzarían devastadores bombardeos de fuego antiaéreo VT antes de que los atacantes llegaran a los portaaviones.

Los japoneses ya habían lanzado sus patrullas de búsqueda matutinas, utilizando algunos de los 50 aviones estacionados en Guam , y a las 05:50 uno de estos, un Mitsubishi A6M Zero , encontró el TF-58. Después de enviar por radio su avistamiento de barcos estadounidenses, el Zero que portaba bombas atacó al destructor USS Stockham y fue derribado por el destructor USS Yarnall .

USS Stockham



Alertados, los japoneses comenzaron a lanzar sus aviones con base en Guam para un ataque. Estos fueron vistos en el radar por barcos estadounidenses. Un grupo de treinta Grumman F6F Hellcats fueron enviados desde el USS Belleau Wood para hacer frente a la amenaza. Los Hellcats llegaron mientras los aviones aún despegaban del aeródromo de Orote Field en Guam (este aeródromo había sido construido por los americanos a mediados de los años 20 y fue tomado por los japoneses en 1941).




Minutos después, se vieron contactos de radar adicionales, que luego se descubrió que eran las fuerzas adicionales que se enviaban al norte desde las otras islas. Estalló una batalla en la que 35 aviones japoneses fueron derribados por la pérdida de un solo Hellcat.

Continuará
Un saludo

El portaaviones USS Belleau Wood

Última Edición: 1 semana 5 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, rojocaecae

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 5 días antes #9

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Bueno, y ya vamos dando las últimas pinceladas a esta operación que signó definitivamente el destino de la marina japonesa en el Pacífico.

La flota se mantuvo estable hasta las 10:23, cuando Mitscher ordenó al TF 58 que girara en dirección este-sureste, y ordenó que todos los aviones de combate en el aire, desplegados en varias capas de ( CAP) para esperar a los japoneses. Luego envió sus aviónes bombarderos para orbitar aguas abiertas hacia el este en lugar de dejarlos en una cubierta de hangar llena de aviones vulnerables a un ataque con bombas japonesas.


La retirada se había ordenado después de que varios barcos en la TF 58 recogieran contactos de radar a 150 millas (240 km) al oeste alrededor de las 10:00. Esta fue la primera de las incursiones de las fuerzas de transporte japonesas, con 68 aviones. La TF 58 comenzó a lanzar todos los aviones que pudo; cuando estuvieron en el aire, los japoneses habían acercado a 70 millas (110 km). Sin embargo, los japoneses comenzaron a dar vueltas para reagrupar sus formaciones para el ataque. Este retraso de 10 minutos resultó crítico, y el primer grupo de Hellcats se enfrentó a la incursión, todavía a 70 millas (110 km), a las 10:36. A ellos se unieron rápidamente grupos adicionales. En cuestión de minutos, 25 aviones japoneses habían sido derribados, contra la pérdida de un solo avión estadounidense.

Los aviones japoneses que sobrevivieron fueron recibidos por otros combatientes, y 16 más fueron derribados. De los 27 aviones que ahora quedaban, algunos atacaron a los destructores USS Yarnall y USS Stockham pero no causaron daños. Entre tres y seis bombarderos irrumpieron en el grupo de acorazados de Lee y atacaron; Una bomba golpeó la cubierta principal del USS South Dakota, matando o hiriendo a más de 50 hombres.
El South Dakota fue el único barco estadounidense dañado en este ataque. Ningún avión de la primera ola de Ozawa llegó a los transportistas estadounidenses.


El USS Bunker Hill casi es alcanzado por una bomba japonesa durante los ataques aéreos del 19 de junio de 1944.



A las 11:07, el radar detectó otro ataque mayor. Esta segunda ola consistió en 107 aviones japoneses. Se encontraron cuando todavía estaban a 60 millas (97 km), y al menos 70 de estos aviones fueron derribados antes de llegar a los barcos. Seis atacaron al grupo del Contralmirante Montgomery, casi golpeando a dos de los portaaviones y causando bajas en cada uno. Cuatro de los seis fueron derribados. Un pequeño grupo de torpederos atacó al Enterprise , un torpedo explotó cerfa de la nave. Otros tres aviones torpedos atacaron al portaaviones Princeton , pero fueron derribados. En total, 97 de los 107 aviones de ataque fueron destruidos.

La tercera incursión, que consta de 47 aviones, llegó desde el norte. Fue interceptado por 40 combatientes a las 13:00, a unas 50 millas (80 km) de la fuerza de tarea. Siete aviones japoneses fueron derribados. Algunos se abrieron paso e hicieron un ataque ineficaz contra el grupo del Enterprise . Muchos otros no presionaron a casa sus ataques. Por lo tanto, esta incursión sufrió menos que las otras, y 40 de sus aviones lograron regresar a sus portaaviones.

La cuarta incursión japonesa se lanzó entre las 11:00 y las 11:30, pero a los pilotos se les había dado una posición incorrecta para la flota estadounidense y no pudieron localizarla. Luego se dividieron en dos grupos sueltos y recurrieron a Guam y Rota para repostar.

Un grupo que volaba hacia Rota tropezó con el grupo de tareas de Montgomery. Dieciocho aviones se unieron a la batalla con combatientes estadounidenses y perdieron la mitad de su número.
Un grupo más pequeño de nueve bombarderos japoneses de esta fuerza evadió aviones estadounidenses y atacó al Wasp y al Bunker Hill , pero no logró ningún impacto. Ocho fueron derribados. El grupo más grande de aviones japoneses había volado a Guam y fueron interceptados sobre el Campo Orote por 27 Hellcats mientras aterrizaban. Treinta de los 49 aviones japoneses fueron derribados, y el resto sufrió daños irreparables. Luego, a bordo del Lexington , se escuchó a un piloto comentar "¡Diablos, esto es como un viejo tiroteo de pavo!"


Un Hellcat a punto de aterrizar sobre la cubierta del portaaviones insignia del almirante Mitscher - el USS Lexington -



Incluyendo la continua matanza aérea en el campo de Orote, las pérdidas japonesas excedieron los 350 aviones en el primer día de batalla. Se perdieron unos treinta aviones estadounidenses, y hubo pocos daños a los barcos estadounidenses; incluso el dañado South Dakota pudo permanecer en formación para continuar con sus deberes antiaéreos.

La mayoría de los pilotos japoneses que evadieron con éxito las pantallas de combate estadounidenses fueron el pequeño número de veteranos experimentados que sobrevivieron al avance japonés de seis meses a principios de la Guerra del Pacífico, la Batalla de Midway y la Campaña de Guadalcanal .

Durante todo el día, los aviones exploradores estadounidenses no pudieron localizar la flota japonesa. Sin embargo, dos submarinos estadounidenses ya habían visto a los transportistas de Ozawa temprano esa mañana, y estaban a punto de proporcionar asistencia importante a la Fuerza de Tareas de portaaviones Rápidos.

A las 08:16, el submarino USS Albacore , que había avistado al propio grupo de portaaviones de Ozawa, había maniobrado en una posición de ataque ideal; El teniente comandante James W. Blanchard seleccionó al portaaviones más cercano como su objetivo, que resultó ser el Taihō , el más grande y nuevo de la flota japonesa y el buque insignia del vicealmirante Jisaburo Ozawa . Sin embargo, cuando el Albacore estaba a punto de disparar, su sistema de control de fuego falló y los torpedos tuvieron que ser disparados "a ojo". Decidido a seguir adelante con el ataque, Blanchard ordenó que dispararan los seis torpedos de una sola vez para aumentar las posibilidades de un golpe.

El Taihō acababa de lanzar 42 aviones como parte de la segunda incursión cuando Albacore disparó su torpedo. De los seis torpedos disparados, cuatro se desviaron del objetivo; Sakio Komatsu, el piloto de uno de los aviones lanzados recientemente, vio uno de los dos que se dirigían a Taihō y se zambulló en su camino, detonándolo. Sin embargo, el sexto torpedo golpeó al portaaviones en su lado de estribor, rompiendo dos tanques de combustible de aviación. Los destructores escolta del transportista realizaron ataques con cargas de profundidad, pero solo causaron daños menores.

Inicialmente, el daño al Taihō parecía menor; la inundación fue contenida rápidamente y la propulsión y la navegación del transportista no se vieron afectadas. El Taihō reanudó rápidamente las operaciones regulares, pero el vapor de gasolina de los tanques de combustible rotos comenzó a llenar las cubiertas del hangar, creando una situación cada vez más peligrosa a bordo.

Otro submarino, el USS Cavalla , pudo maniobrar a una posición de ataque en el portaaviones Shōkaku de 25,675 toneladas aproximadamente al mediodía. El submarino disparó seis torpedos, tres de los cuales golpearon a Shōkaku en el costado de estribor.
Gravemente dañado, el portaaviones se detuvo. Un torpedo había golpeado los tanques de combustible de aviación cerca del hangar principal, y los aviones que acababan de aterrizar y estaban siendo reabastecidos explotaron en llamas. Las municiones y las bombas explosivas se sumaron a la conflagración, al igual que la quema de combustible arrojado por las tuberías de combustible rotas. Con sus arcos hundiéndose en el mar y los incendios fuera de control, el capitán dio órdenes de abandonar el barco. En cuestión de minutos, hubo una explosión catastrófica de vapor de combustible de aviación que se había acumulado entre las cubiertas, que voló el barco.



El portaaviones rodó y se hundió aproximadamente 140 millas (230 km) al norte de la isla de Yap. 887 tripulantes y 376 hombres del 601º Grupo Aéreo Naval, 1.263 hombres en total, fueron muertos. Hubo 570 sobrevivientes, incluido el comandante del transportista, el Capitán Hiroshi Matsubara. El destructor Urakaze atacó el submarino, pero el Cavalla escapó con un daño relativamente menor a pesar de las fallas cercanas de las cargas de profundidad.

Mientras tanto, el Taihō fue víctima del mal control de daños . Con la esperanza de eliminar los vapores explosivos, un oficial inexperto de control de daños ordenó que su sistema de ventilación funcionara a toda potencia. Esta acción, en cambio, extendió los vapores por todo Taihō , poniendo en riesgo todo el recipiente. Aproximadamente a las 14:30, una chispa de un generador eléctrico en la cubierta del hangar encendió los humos acumulados, provocando una serie de explosiones catastróficas. Después de las primeras explosiones, estaba claro que Taihō estaba condenado, y Ozawa y su personal fueron transferidos al cercano Zuikaku .
Poco después, el Taihō sufrió una segunda serie de explosiones y se hundió. De una tripulación de 2.150, 1.650 oficiales y hombres se perdieron.

La tercera división de portaaviones japonesa está siendo atacada por un avión de la Marina de los Estados Unidos de la Fuerza de Tarea 58, a última hora de la tarde, 20 de junio de 1944. El crucero pesado que circula a la derecha, más cercano a la cámara, es Maya o Chōkai . Más allá de eso está el pequeño portaaviones Chiyoda .
El TF 58 navegó hacia el oeste durante la noche para atacar a los japoneses al amanecer. Las patrullas de búsqueda se pusieron en el aire con la primera luz del día.

El almirante Ozawa se había transferido al destructor Wakatsuki después de que el Taihō fue golpeado, pero el equipo de radio a bordo era incapaz de enviar la cantidad de mensajes necesarios, por lo que se transfirió nuevamente al transportista Zuikaku , a las 13:00. Luego se enteró de los desastrosos resultados del día anterior y de que le quedaban unos 150 aviones. Sin embargo, decidió continuar los ataques, pensando que todavía había cientos de aviones en Guam y Rota, y comenzó a planear nuevas incursiones para el 21 de junio.

El principal problema para laTF 58 era localizar al enemigo, que había estado operando a una gran distancia. Las búsquedas estadounidenses en la madrugada del 20 de junio no encontraron nada. Una búsqueda extra de medio día por los pilotos de combate Hellcat tampoco tuvo éxito. Finalmente a las 15:12 un mensaje confuso de un avión de búsqueda de Enterprise indicó un avistamiento. A las 15:40 se verificó el avistamiento, junto con la distancia, el rumbo y la velocidad.
La flota japonesa estaba a 275 millas, avanzando hacia el oeste a una velocidad de 20 nudos. Los japoneses estaban en el límite del rango de ataque del TF 58, y la luz del día se estaba escapando. Mitscher decidió lanzar una oleada total. Después de que se lanzó el primer grupo de ataque, llegó un tercer mensaje, que indicaba que la flota japonesa estaba a 60 millas más allá de lo indicado anteriormente.
El primer lanzamiento estaría en sus límites de combustible, y tendría que intentar aterrizar por la noche. Mitscher canceló el segundo lanzamiento, pero decidió no abortar el primer lanzamiento. De los 240 aviones que se lanzaron para la oleada, 14 abortaron por diversas razones y regresaron a sus barcos. Los 226 aviones que continuaron constaron de 95 cazas Hellcat (algunos con bombas de 500 libras), 54 bombarderos de torpedos Avenger (solo unos pocos con torpedos, el resto cuatro bombas de 500 libras) y 77 bombarderos de buceo (51 Helldivers y 26 Dauntlesses ). Los aviones de la TF 58 llegaron sobre la flota japonesa justo antes del atardecer.

La cobertura de caza que Ozawa pudo poner habría sido buena para los estándares de 1942, pero los 356 combatientes que tenía disponibles estaban abrumados por los 226 aviones entrantes del ataque de Mitscher. Aunque estos pocos fueron manejados con habilidad, y el fuego antiaéreo japonés fue intenso, los aviones estadounidenses pudieron continuar el ataque.

Los primeros barcos avistados por el ataque de los Estados Unidos fueron los petroleros, treinta millas antes que los grupos de transporte. El grupo de ataque del Wasp , más preocupado por sus bajos niveles de combustible que por encontrar los portaaviones y acorazados japoneses más importantes, se zambulló en los petroleros. Dos de estos sufrieron daños tan graves que luego se hundieron, mientras que un tercero pudo apagar incendios y ponerse en marcha.

El portaaviones Hiyō fue atacado y golpeado por bombas y torpedos aéreos de cuatro Vengadores Grumman TBF del Belleau Wood . El Hiyō se incendió después de una tremenda explosión de fugas de combustible de aviación. Se hundió en popa primero, con la pérdida de 250 oficiales y hombres. El resto de su tripulación, unos mil, fueron rescatados por destructores japoneses.

Los portaaviones Zuikaku , Junyō y Chiyoda fueron dañados por las bombas. Los pilotos de ataque estadounidenses que regresaron generalmente evaluaron a estos transportistas como más lisiados de lo que realmente estaban, confundiendo con los golpes directos devastadores que los registros japoneses de la posguerra revelaron que en realidad fueron enormes géiseres causados por casi accidentes. El acorazado Haruna también fue alcanzado por dos bombas, incluida una directamente en una torreta de batería principal. Sin embargo, el daño estaba contenido y pudo mantener la estación, en parte debido a la pronta decisión de su capitán de inundar la revista de la torre para evitar la posibilidad de una explosión.

Veinte aviones estadounidenses en el ataque fueron destruidos por combatientes japoneses y fuego antiaéreo que compensó una relativa falta de precisión con un alto volumen de fuego.

Después del prolongado ataque, se hizo evidente que la mayoría de los aviones que regresaban a sus portaaviones se estaban quedando sin combustible y, para empeorar las cosas, había caído la noche. A las 20:45, el primer avión estadounidense que regresó llegó a TF 58. Sabiendo que sus aviadores tendrían dificultades para encontrar sus portaaviones, Mitscher decidió iluminar sus portaaviones, iluminando los reflectores directamente hacia la noche, a pesar del riesgo de ataque de submarinos y vuelo nocturno aeronave. Los destructores de dispararon proyectiles para ayudar a la aeronave a encontrar los grupos de tareas.

A los aviones se les autorizó a aterrizar en cualquier cubierta de vuelo disponible (no solo a sus portaaviones de origen, como de costumbre), y muchos aterrizaron en otros transportistas. A pesar de esto, 80 de los aviones que regresaron se perdieron. Algunos se estrellaron en las cubiertas de vuelo, pero la mayoría abandonó el mar. Algunos pilotos bajaron intencionalmente en grupos para facilitar el rescate, y más abandonaron individualmente en un aterrizaje controlado, con unos pocos galones de combustible restantes, o en un choque después de que sus motores se secaron. Aproximadamente las tres cuartas partes de las tripulaciones fueron rescatadas del mar, ya sea esa noche desde lugares de choque dentro de las fuerzas de tarea, o en los próximos días para los que estaban más lejos, mientras los aviones de búsqueda y los destructores cruzaban el océano en busca de ellos.



Consecuencias

Esa noche, Toyoda ordenó a Ozawa que se retirara del Mar de Filipinas. Las fuerzas estadounidenses lo persiguieron, pero la batalla había terminado.

Los cuatro ataques aéreos japoneses involucraron 373 aviones de transporte, de los cuales 130 regresaron a los transportistas; muchos de ellos se perdieron posteriormente cuando el Taiho y el Shōkaku fueron hundidos. Después del segundo día de la batalla, las pérdidas totalizaron tres portaaviones, más de 433 aviones portaaviones y alrededor de 200 aviones con base en tierra.

En las cinco principales batallas "portaaviones contra portaaviones", desde la Batalla del Mar de Coral (mayo de 1942) hasta el Mar de Filipinas, el IJN había perdido nueve transportistas, mientras que la USN había perdido tres. La aeronave y los pilotos entrenados perdidos en el Mar de Filipinas fueron un golpe irremplazable para el brazo aéreo de la flota japonesa ya superado en número. Los japoneses habían pasado la mayor parte de un año (después de la Batalla de las Islas de Santa Cruz ) reconstituyendo sus grupos aéreos de transportistas agotados, y la Fuerza de Tarea de Transportistas Rápidos de Estados Unidos había destruido el 90% en dos días.
A los japoneses solo les quedaban suficientes pilotos para formar el grupo aéreo para uno de sus transportistas ligeros. Como consecuencia, durante la batalla frente al cabo Engaño, cuatro meses después, enviaron un grupo de transportistas señuelo con solo 108 aviones, a través de seis portaaviones (dos eran portadores híbridos ), que se sacrificó en un intento de alejar a la flota estadounidense de proteger a las tropas y los suministros que se enviaban para el Batalla de Leyte .

Como consecuencia de este rotundo y sangriento fracaso, el almirante Kakuta se hizo el harakiri y el almirante Ozawa presentó su dimisión. Hay que reconocer que Ozawa actuó magnificamente, pero dada la inferioridad de los pilotos y aparatos de que disponía, de nada valieron su habilidad y sus esfuerzos.
El injustamente denostado Spruance, que fué digno antagonista de Ozawa, logró plenamente su objetivo principal: impedir que la Escuadra nipona interfiriese en las operaciones de las Marianas. Esa era la "Misión" que figuraba en su orden de operaciones, donde nada se hablaba de destruír completamentes a las fuerzas navales enemigas.

Los militares japoneses, que habían ocultado el alcance de sus pérdidas anteriores al público japonés, continuaron esta política. Aunque la ocurrencia de la Batalla simultánea del Mar de Filipinas y la Batalla de Saipan se dieron a conocer al público, la magnitud de los desastres se mantuvo oculta.

Fin
Espero que haya resultado de vuestro agrado
Un saludo
Última Edición: 1 semana 4 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 4 días antes #10

  • Rommel
  • Avatar de Rommel
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • El Zorro del Desierto
  • Mensajes: 3266
  • Gracias recibidas 1992
Excelente post Juan, como de costumbre.
La navaja es de esas piezas de fondo de armario en la colección de cualquier coleccionista de armas blancas militares. Relativamente fáciles de encontrar en e-bay de USA, son piezas muy bonitas y "pintonas".
En referencia a los enfrentamientos entre USA y la Armada Imperial Japonesa en el pacífico, lo único que puedo decir es que Japón escribió una de las páginas más gloriosas de la historia, demostrando un valor, un arrojo, y un honor, fuera de lo esperado.
La comparación de tal desequilibrio de fuerzas es equivalente al enfrentamiento de un mastín (Japón) contra un león (USA), o incluso 2 leones.

Un abrazo, amigo Juan.
"No me saques sin razón, ni me envaines sin honor"
CAFE
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 3 días antes #11

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Rommel escribió:
Excelente post Juan, como de costumbre.
La navaja es de esas piezas de fondo de armario en la colección de cualquier coleccionista de armas blancas militares. Relativamente fáciles de encontrar en e-bay de USA, son piezas muy bonitas y "pintonas".
En referencia a los enfrentamientos entre USA y la Armada Imperial Japonesa en el pacífico, lo único que puedo decir es que Japón escribió una de las páginas más gloriosas de la historia, demostrando un valor, un arrojo, y un honor, fuera de lo esperado.
La comparación de tal desequilibrio de fuerzas es equivalente al enfrentamiento de un mastín (Japón) contra un león (USA), o incluso 2 leones.

Un abrazo, amigo Juan.

Muchas gracias por hacerte un tiempo para pasar y comentar Paco!! Me alegra mucho encontrarte aquí, a bordo del Indianápolis (no sé como engañaste a Spruance y no se dió cuenta que eras Rommel) jejjj.
Verdaderamente fué una gesta increíble del Japón - aunque su mentor, el almirante Yamamoto que había vivido en Usa sabía muy bien que tenía que habérselas con un gigante, y siempre sostuvo que sería muy dificil sino imposible ganar.
Un gran abrazo

El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 2 días antes #12

  • 7Igni
  • Avatar de 7Igni
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 744
  • Gracias recibidas 521
Un trabajo de primera -para no variar-, que diría un castizo.

Las cachas creo que son de aluminio o dura aluminio, ya me dirás.

Fíjate que ahora estoy a vueltas con una obra de Rick Atkinson -700 páginas de excelente investigación -, y dice que al comienzo del conflicto la armada de EE.UU y su preparación dejaban mucho que desear. Pero amigo, el potencial industrial de ese país y su capacidad para formar oficiales y pilotos, hicieron el milagro.
Última Edición: 1 semana 2 días antes por 7Igni.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 2 días antes #13

  • rojocaecae
  • Avatar de rojocaecae
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 2198
  • Gracias recibidas 951
Otro post magnífico Juan!! Acabo de leer todo lo último, como se dice aquí, en las plazas de toros ,una gran faena del diestro!! :cheer:
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 2 días antes #14

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
7Igni escribió:
Un trabajo de primera -para no variar-, que diría un castizo.

Las cachas creo que son de aluminio o dura aluminio, ya me dirás.

Fíjate que ahora estoy a vueltas con una obra de Rick Atkinson -700 páginas de excelente investigación -, y dice que al comienzo del conflicto la armada de EE.UU y su preparación dejaban mucho que desear. Pero amigo, el potencial industrial de ese país y su capacidad para formar oficiales y pilotos, hicieron el milagro.

Muy agradecido por tu presencia y comentarios Nacho!! Celebro que te haya gustado este trabajo. Respecto al material de las cachas, es acero inoxidable. Otra de las leyendas acerca de esta navaja es que se decía que las cachas habían sido construidas en acero inoxidable para que los ingenieros de demolición no tuvieran problemas al intervenir con minas magnéticas - lo cual es absolutamente infundado porque cualquiera puede comprobar con un iman que el acero inoxidable con que fueron construídas no es de una calidad antimagnética.
Un gran abrazo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 2 días antes #15

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
rojocaecae escribió:
Otro post magnífico Juan!! Acabo de leer todo lo último, como se dice aquí, en las plazas de toros ,una gran faena del diestro!! :cheer:

Agradezco sinceramente que te hayas hecho un tiempo para leerte todo el post - que es un poco largo - y dejar la amabilidad de tus comentarios César!!
Me alegra y estimula que haya sido de tu agrado.
Un gran abrazo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 1 día antes #16

  • Carre
  • Avatar de Carre
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 671
  • Gracias recibidas 283
Un trabajo de primera como ya han dicho antes. Gracias por dedicar tanto tiempo .
Un abrazo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 1 semana 1 día antes #17

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Carre escribió:
Un trabajo de primera como ya han dicho antes. Gracias por dedicar tanto tiempo .
Un abrazo.
Gracias a tí Luis, por estar siempre presente y dejar tus comentarios!!
Un gran abrazo

PD:
Como recordarás, tengo la costumbre de dedicar a las armadas participantes un tema musical, en este caso he elegido la sinfonía "Heroica" de Beethoven, por la orquesta Filarmónica de Viena. Esta obra había sido dedicada inicialmente por Beethoven a Napoleón.....luego cambió de opinión.

Última Edición: 1 semana 1 día antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Un bautismo de fuego en el Océano Pacífico 4 días 23 horas antes #18

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1341
  • Gracias recibidas 790
Aprovecho este período de quietud en el foro para comentar un hecho que se me había quedado en el tintero.
El 16 de julio de 1945 el USS Indianápolis, buque insignia de la Flota del Pacífico se encontraba en San Francisco y recibió un cargamento ultrasecreto que debía trasladar en solitario y rápidamente a Tinian, en las Marianas, ni siquiera el capitán fue informado de que se trataban esas cajas forradas de plomo que fueron cargadas en su barco. Se trataba de los componentes para las bombas atómicas que luego se lanzarían sobre Hiroshima y Nagasaki y que serían ensambladas en la base de operaciones de los bombarderos Superfortaleza Boeing B-29.
El Indianápolis realizó el recorrido en tiempo récord - 10 días para hacer 5300 millas - entregando su cargamento.
Al retornar debía incorporarse a la flota en Filipinas, pero por una serie de errores y fallas de comunicación fué sorprendido por un submarino japonés el 30 de julio, recibiendo dos torpedos que lo hicieron escorar y hundirse en pocos minutos. Muchos de los tripulantes en el agua fueron atacados por los tiburones, pues los auxilios demoraron en llegar, al ser una misión secreta. Una de cal y una de arena, que le dicen....
Fué la última unidad de superficie perdida por la Uss Navy durante la guerra.
Saludos

Los náufragos sobrevivientes del Indianápolis al llegar a Guam dias mas tarde

Última Edición: 4 días 23 horas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Volver