Unbenanntes Dokument
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA: Napoleón vende un imperio por una bicoca

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 3 días antes #1

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
Parece mentira todo lo que se puede esconder detrás de una pequeña navaja!!. Esta en particular encontrada hace ya muchos años tenía una interesantísima historia, aunque un poco oculta porque no logré interpretarla hasta después de mucho buscar e investigar. Se Trata de una navajilla conmemorativa o de souvenir del centenario de la compra de la Luisiana por los Estados Unidos y la gigantesca exposición internacional realizada en 1904 en Saint Louis, Missouri, festejando el centenario del acontecimiento, la Louisiana Purchase Exposition.
Ya la detallo:
Navaja muy sencilla tipo “pen” o cortaplumas, con cachas de aluminio (casi una novedad a principios del SXX porque había sido empleado comercialmente a partir de 1886) de 72 mm de largo, con 2 hojas tipo pen de acero al carbono, la mayor de 40 mm de largo, y la menor de 30 mm de largo, muelle y pines de acero al carbono.
Las cachas llevan estampadas profundamente varias imágenes: en la cara principal se distinguen dos bustos de perfil (luego me enteré de que representan a Napoleón Bonaparte y Tomas Jefferson) con la representación de algunos de los locales de la Exposición como el Palacio de la Electricidad (otra novedad) y el Jardín de la Cascada.
En la otra cara aparece al centro una flor de lis con las letras LPE (acrónimo de Louisiana Purchase Exposition, según pude descubrir después) que fue la clave en la determinación del significado de la navaja, junto con la representación de otros edificios de la Expo, como el Palacio de las Artes Liberales y el Edificio de las Máquinas.
Lleva el cuño de St. Lawrence Cutlery Co. Germany – que era una marca utilizada por Kastor entre 1886 y 1916 para navajas fabricadas en Alemania (probablemente en una planta relacionada con Schmachtenberg Bros).

Van las fotos:













Los Kastor eran una familia de emigrantes alemanes que se asentaron en Estados Unidos en el SXIX, les copio algo:

Kastor & Co. - AG, Germania Cutlery Works Stahlwarenfabrik, Ohligs-Solingen, - fue fundada en 1892 por Adolph Kastor, un ciudadano alemán de Watterheim, posteriormente naturalizado norteamericano (era sobrino de Aaron Kastor otro comerciante de cuchillos radicado en Usa y con quien comenzó a trabajar), tenía en Usa junto con sus hermanos la propiedad de A. Kastor & Brothers desde 1876, una firma importadora y distribuidora de cuchillería – con marcas elegidas para el mercado de habla inglesa – que luego se convertiría en Camillus Cutlery.
La planta en Alemania se convirtió rápidamente en un gran proveedor y exportador de cuchillería – especialmente para su empresa familiar en Usa. Alguna de las marcas registradas fueron “Culebra Cut”, “Clover Brand”, “Yukon Gold”, “Cutwell” y XLNT (ordenadas en una X) como símbolo de “excelente”, esta última registrada en 1896. Muchas de la infinidad de marcas registradas por los Kastor (llenan 9 páginas en archivos Excel) resultaban combinadas entre las registradas en Usa con las de Alemania.




En 1902, Adolph Kastor, compró Sherwood Cutlery en el pueblo de Camillus, NY. La fábrica de cuchillos original consistía en un edificio de una planta con veinte empleados, y que se convertiría en Camillus Cutlery, porque en los últimos años había surgido un nuevo impuesto a las importaciones llamado la "Dingley Tariff" que encarecía los articulos importados desde el exterior. No sé si recordarán que unos años antes ya había existido otro arancel diferencial: la "Mc Kinley Tariff", tal como comentamos en un post anterior Clickear aquí

El edificio de Sherwood Cutlery, sede original de Camillus



El Sr. Kastor expandió la Compañía y necesitaba trabajadores calificados. Había cuchilleros experimentados disponibles en Alemania y estaban ansiosos por venir a Estados Unidos. Adolph Kastor, que había emigrado de Alemania en 1870, prefería los cuchilleros alemanes porque estaba familiarizado con la calidad de su trabajo y los métodos de construcción de cuchillos.

Para 1910, Camillus Cutlery había crecido a 200 empleados que trabajaban en seis edificios y muchos de los trabajadores habían venido de Alemania. Los alemanes eran altamente calificados y produjeron trabajos de alta calidad.
En la Primera Guerra Mundial, Camillus Cutlery se habían convertido en un importante proveedor de cuchillos militares para las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, el Reino Unido y el Canadá. Muchos de los recién llegados alemanes, muchos de los cuales solo hablaban su lengua materna, fueron vistos con desconfianza. Los rumores comenzaron a circular que los trabajadores alemanes en Camillus saboteaban los cuchillos destinados a los militares. En un momento dado, los rumores aumentaron y sugirieron que los alemanes planeaban volar la fábrica de Camillus. Actuando en base a estos rumores, la Policía del Estado de Nueva York plantó un agente encubierto en los cubiertos y Germania Hall. Ed Pfeifer fue elegido porque hablaba con fluidez el alemán. En 1918, Pfiefer recibió un trabajo en la cuchilleria y residió en Germania Hall. Se mezcló con los alemanes y buscó señales de sabotaje. Después de varios meses de observación, no se detectó sabotaje.

Si los fabricantes de cuchillos alemanes trabajaban duro y se establecian en la comunidad, el Sr. Kastor también traería a sus familias a América. La Compañía construyó cuarenta casas en el pueblo y los alemanes se convirtieron en una parte integral de la comunidad local.

Hoy, los descendientes de estas familias se pueden encontrar en la ciudad de Camillus.

Los hermanitos Kastor





Algo sobre la Louisiana Purchase Exposition:

La Louisiana Purchase Exposition , conocida informalmente como la Feria Mundial de St. Louis , fue una exposición internacional celebrada en St. Louis, Missouri , Estados Unidos , del 30 de abril al 1 de diciembre de 1904. Se recibieron fondos locales, estatales y federales por un total de $ 15 millones utilizado para financiar el evento. Más de 60 países y 43 de los entonces 45 estados estadounidenses mantuvieron espacios de exhibición en la feria, a la que asistieron casi 19,7 millones de personas.
En 1904, St. Louis organizó una Feria Mundial para celebrar el centenario de la Compra de Luisiana de 1803 . La idea de tal evento conmemorativo parece haber surgido a principios de 1898, con Kansas City y St. Louis inicialmente presentados como posibles anfitriones de una feria basada en su ubicación central dentro del territorio abarcado por la anexión de tierras de 1803.
La exposición fue grandiosa en escala y de larga preparación, con $ 5 millones iniciales comprometidos por la ciudad de St. Louis a través de la venta de bonos de la ciudad que fue autorizada por la legislatura del estado de Missouri en abril de 1899. Se generaron $ 5 millones adicionales. a través de donaciones privadas de ciudadanos y empresas interesadas de todo Missouri, se alcanzó un objetivo de recaudación de fondos en enero de 1901. La última entrega de $ 5 millones de la capitalización de $ 15 millones de la exposición se obtuvo en forma de fondos asignados que formaban parte de un proyecto de ley de asignaciones del Congreso aprobada a finales de mayo de 1900. La misión de recaudación de fondos contó con el apoyo activo del presidente de los Estados Unidos, William McKinley., que fue ganado por los organizadores en una visita a la Casa Blanca en febrero de 1899. Increiblemente la exposición costó lo mismo que la compra de toda la Luisiana!!

Aunque inicialmente se concibió como una celebración del centenario que se llevaría a cabo en 1903, la inauguración real de la exposición de St. Louis se retrasó hasta el 30 de abril de 1904, para permitir la participación a gran escala de más estados y países extranjeros. La exposición estuvo en funcionamiento hasta el 1 de diciembre de 1904. Durante el año de la feria, la Louisiana Purchase Exposition suplantó la exposición anual de St. Louis de exposiciones agrícolas, comerciales y científicas que se habían celebrado en la ciudad desde la década de 1880.







Espero que les haya gustado, luego vamos a tratar de ingresar en las cocinas de la historia para conocer los detalles de esta insólita compra.
Un saludo
Última Edición: 3 meses 2 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: rojocaecae, Dai-Katana, Guayo, JEFUERZAXXIX

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 2 días antes #2

  • Gonzalo50
  • Avatar de Gonzalo50
  • Fuera de línea
  • Aprendiz
  • Mensajes: 107
  • Gracias recibidas 52
Interesante pieza, llena de historia, e imagino que difícil de conseguir, habida cuenta que lleva casi 120 años sobre sus espaldas (sobre sus muelles, más bien). El cuño era completamente desconocido para mí y me sorprendió su relación con los Kastor. La historia que desarrollas es, como suelen serlo en tus posts, cautivante. Muy tus imágenes de apoyo al texto. Un cordial saludo.
Gonzalo
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 2 días antes #3

  • Dai-Katana
  • Avatar de Dai-Katana
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 2294
  • Gracias recibidas 594
Exhaustivo trabajo de investigación, aunque este tipo de navajas me atrae poco, no tengo más remedio que felicitarte brindando
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 2 días antes #4

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
Gonzalo50 escribió:
Interesante pieza, llena de historia, e imagino que difícil de conseguir, habida cuenta que lleva casi 120 años sobre sus espaldas (sobre sus muelles, más bien). El cuño era completamente desconocido para mí y me sorprendió su relación con los Kastor. La historia que desarrollas es, como suelen serlo en tus posts, cautivante. Muy tus imágenes de apoyo al texto. Un cordial saludo.
Gonzalo

Muchas gracias Gonzalo por pasar y comentar!! Me alegra que te haya gustado y resultado interesante el post. Estas viejitas siempre nos deparan sorpresas!!
Un abrazo

Aprovecho para dar comienzo a esta interesante historia:

La compra de la Luisiana convirtió a una nación de tercer orden en una potencia continental, no precisamente por obra de la previsión o los hábiles planes de un estadista, sino por un golpe de fortuna y por la audaz resolución de un hombre a quien la historia ha dejado en casi completo olvido.

Nadie habría imaginado que Robert Livingston fuese hombre resuelto. Por temperamento era medido y minucioso. Su actuación en el Congreso de los EEUU había sido laboriosa y honrada pero nunca brillante.

En 1801 Tomás Jefferson lo nombró ministro en Francia, con el objeto primordial de cobrar una deuda. En las guerras napoleónicas, los franceses atacaron buques norteamericanos y se incautaron de sus cargamentos. Posteriormente, al mejorar las relaciones, parecía hacedero que el gobierno de los Estados Unidos consiguiese, en parte al menos, resarcirse de los daños sufridos por los armadores de los barcos. Este era el cometido de Livingston.

Procuró empezar a cumplirlo apenas quedó instalado en París, en un departamento que daba a un jardín de la Chaussée d'Antin. Tenía que habérselas nada menos que con Talleyrand, el taimado y astuto ministro de Relaciones Exteriores de Francia, tan ágil y sinuoso como paciente era el norteamericano. Cada vez que Livingston trataba de acorralarlo, Talleyrand se le escurría. Livingston tenía además la desventaja de no dominar completamente el idioma francés. Pasaban los meses sin que las negociaciones adelantasen gran cosa, Livingston, desanimado le escribió a Jefferson “no veo para qué hace falta aquí un ministro”.


Robert Livingston, representado en un cuadro de Stuart



Charles Maurice de Talleyrand-Perigord



Pero un día se produjo una situación mucho más importante que el cobro de una deuda. Para entenderla, tenemos que trasladarnos de París a las tierras centrales de América del Norte.

Por aquella época, había ya medio millón de norteamericanos al oeste de los montes Alleghanys. Se habían formado centros de población, que vivían del comercio con el resto de los Estados Unidos y el mundo, aunque las vías terrestres de comunicación estaban por crearse todavía. Pero la naturaleza brindaba la ruta ideal para el comercio en grande, los ríos Ohio y Mississippi, en cuya desembocadura se hallaba la ciudad de Nueva Orleans.
Este territorio había sido explorado originalmente por colonizadores españoles, luego por franceses que comenzaron a colonizar el lugar – llamado Luisiana por el rey de Francia Luis XIV en 1682.

Con los vaivenes de las guerras europeas en 1763, España recuperó el territorio de Luisiana y su capital Nueva Orleans. Durante años fue aumentando la población y el comercio, los colonos habían conseguido de las autoridades de Nueva Orleans el derecho de depósito para sus mercaderías que bajaban por el río hasta el puerto para ser enviadas ultramar. Pero llega la Revolución Francesa y luego Napoleón Bonaparte, quien presiona para recuperar la Luisiana y comienza a cerrar o limitar el tráfico de mercaderías, mientras se enzarza en guerra con Inglaterra.

En ese momento Jefferson ve una ligera posibilidad de evitar una guerra con Francia, quizá Napoleón convendría en venderle Nueva Orleans, aunque se quedara el resto de la Luisiana, de esta manera los colonos de los estados norteamericanos tendrían una salida para sus productos.

Porqué no intentarlo? Se preguntó el presidente de los Estados Unidos y logró que el Congreso destinase la enorme suma – en aquel momento – de dos millones de dólares y le dirigió un despacho urgente a Livingston en París “Compre Nueva Orleans, y si es posible también la Florida Occidental”

Continuará....

PD: Un detalle que como argentino te interesará: La Exposición contó con presencia de Argentina, y su stand era una reproducción de la Casa Rosada.
Última Edición: 3 meses 1 día antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 2 días antes #5

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
Dai-Katana escribió:
Exhaustivo trabajo de investigación, aunque este tipo de navajas me atrae poco, no tengo más remedio que felicitarte brindando

Jejjjj, así es Manuel!! no siempre estas viejas damas nos conquistan con su presencia....que sí con sus historias!!
Te agradezco sinceramente tu presencia y comentarios en el post, como siempre!!
Un abrazo

Un pequeño detalle de la Exposición de 1904 que por su gran tamaño es imposible abarcar completamente:
Contó con la presencia de un personaje muy particular, el jefe de los apaches - Gerónimo -

El administrador ha desactivado la escritura pública.

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 2 días antes #6

  • Carre
  • Avatar de Carre
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 764
  • Gracias recibidas 341
Estoy de acuerdo con Manuel, aunque la navaja no me atraiga tus post son sumamente interesantes.
Un abrazo Juan.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 2 días antes #7

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
Carre escribió:
Estoy de acuerdo con Manuel, aunque la navaja no me atraiga tus post son sumamente interesantes.
Un abrazo Juan.

Muchas gracias por tu presencia y comentarios en el post César!!! Celebro que te resulten interesantes mis trabajos y en especial este post que me ha llevado buen tiempo de investigación.
Un gran abrazo.

Y sin más, continúo con el tema:

Livingston le hizo la propuesta a Talleyrand. Con toda la elocuencia de que era capaz, trató de depreciar a Nueva Orleans, “un poblado insignificante, perdido en las soledades, nada más que arenales y ciénagas, un caserío de maderas con siete mil habitantes”





Talleyrand, impasible, miraba a Livingston fijamente, sin decir palabra.
Mientras tanto las noticias que llegaban del oeste eran ominosas, el derecho de depósito había sido revocado, las cargas se acumulaban en las bodegas, los preparativos de guerra se aceleraban.
Estamos en la primavera de 1803, el jardín de la Chaussee d Antin reverdecía, pero Livingston veía catástrofes solo por delante.
El 11 de abril, Livingston tuvo una nueva entrevista con Talleyrand en la que se trillaron los mismos argumentos. Talleryrand como de costumbre, escuchaba en silencio. De pronto el francés le clavó sus ojos a Livingston.
- “Cuánto me daría usted por todo el territorio de la Luisiana?” –
Ante esta pregunta, el norteamericano se quedó atónito, no sabía que contestar.
Su misión era la de comprar una pequeña población y una angosta faja costera. En vez de esto, le ofrecían un continente. Le habían autorizado para disponer de una suma de dos millones de dólares, cuanto podría costar el territorio completo, nadie habría podido decirlo.

Livingston tuvo que decidir por sí y ante sí. Para consultar con el presidente se habrían tardado semanas – recordemos que estamos en el año 1803 - . Vuelto en sí de la sorpresa, como si hubiera sido un chalán de feria, dijo:
- “Creo que daríamos unos veinte millones de francos” –
En moneda de los Estados Unidos de aquella época, la suma equivalía a unos cuatro millones de dólares.

Talleyrand, naturalmente, dijo que era una oferta muy pequeña, pero al despedirse los dos, la compra quedaba convenida, sólo faltaba fijar la cifra adecuada.
¿Porqué había hecho Napoleón esta propuesta?. Es uno de los enigmas de la historia.
Probablemente, la razón haya sido que su conquista del Nuevo Mundo estaba en peligro.

Napoleón Bonaparte en su pose característica



La expedición del general Charles Leclerc (cuñado de Napoleón) había dominado en Haití la insurrección de Santo Domingo y había capturado por traición al caudillo insurrecto Toussaint L Overture, pero la rebelión no terminó. Los despachos de Leclerc hablaban de guerrillas empecinadas y la fiebre amarilla hacía estragos en las filas francesas. Un despacho de enero de 1803 anunció la muerte de Leclerc, sus tropas quedaban en un estado de desmoralización casi completa.
Napoleón se dio cuenta que Santo Domingo estaba perdido.

Decidió entonces abandonar su aventura occidental y atacar a Inglaterra, dedicándole a esta empresa el importe de lo recibido por la venta de la Luisiana.
Así fue, probablemente, como se le hizo la oferta de la Luisiana al atónito Livingston.
James Monroe – quien posteriormente sería presidente de los Estados Unidos – llegó a París como enviado especial de Jefferson. Debía apoyar a Livingston en la defensa de los intereses norteamericanos amenazados por la abolición del derecho de depósito en Nueva Orleans.
Para Livingston fue un gran alivio la opinión de Monroe, de que su decisión había sido acertada. Los dos hombres hicieron frente común en la batalla para ajustar el precio de la compra.

Desde ambos países la posición carecía de legalidad. Los norteamericanos no tenían la autorización del Congreso ni estaban facultados por la Constitución para comprar la Luisiana.
Talleyrand y Napoleón (a quien no se le habían ratificado todavía sus facultades dictatoriales) no estaban facultados para venderla, pero no obstante la negociación siguió su curso.

El territorio que abarcaba la Luisiana era inmenso




Talleyrand por su cuenta, declaraba que la venta no era de importancia para él, inclusive dio a entender que Napoleón estaba pensando en retirar la oferta.
Había en ese punto una chispa de verdad, suficiente para convertir los últimos días de abril en un período crítico para los norteamericanos.
Napoleón iba a hacerse proclamar Emperador de un momento a otro, la ocasión no era buena para exponer su prestigio ante el público a estas noticias fuertes. ¿Qué iba a pensar el público de la doble pérdida de Santo Domingo y la Luisiana?
José y Luciano, hermanos de Napoleón, estaban resueltos a disuadirlo de la venta. Fueron a verlo una mañana a primera hora. Lo encontraron todavía en el baño – el aposento estaba lleno de vapor y perfumes. La ocasión no era la más propicia para una entrevista como aquella.

Los dos hermanos sostuvieron su tesis con vigor. En cualquier otra oportunidad habrían podido convencer a su hermano, pero Napoleón se sentía lleno de confianza. Esa noche había asistido a una función de la “Comedie Francaise” y había sido objeto allí de una ovación delirante.
Por consiguiente, ahora, entregado a las delicias de su baño, se sentía seguro de que su pueblo y la constitución le seguirían dócilmente a cualquier parte.
José perdió al fin los estribos, y con aire amenazante se acercó a la tina diciendo:
“Si es preciso me pondré yo mismo al frente de la oposición”
Napoleón comenzó a reírse de él.
“Bien puede usted reír, ríase….pero yo cumpliré mi palabra”
Napoleón montó en cólera – “No sea usted insolente!!” le gritó, y habiéndose puesto de pié en la bañera, se dejó caer bruscamente otra vez, salpicando a José de pies a cabeza con agua tibia y perfumada.
De allí en adelante, nadie volvió a pensar en oponerse a la decisión de Napoleón de vender la Luisiana.
Luego de mucho argumentar, ofertar y contraofertar como en una subasta o el regateo de un mercadillo, se llegó por fin a un precio: 15 millones de dólares.
Livingston y Monroe firmaron el tratado, aunque debió temblarles la mano al hacerlo – la suma fijada era mayor que toda la renta pública anual de los Estados Unidos.



Pero no había por qué temer, el presidente y el Congreso aprobaron la compra con entusiasmo.
En Nueva Orleans la multitud aclamó la bandera estrellada cuando la izaron en el Cabildo. Los buques fluviales volvieron prontamente a colmar el río, cuando llegaron las crecientes de primavera.
Napoleón se gastó hasta el último dólar en los preparativos para la invasión de Inglaterra.
Pero la invasión no tuvo nunca lugar, sus legiones no atravesaron nunca el Canal de la Mancha.
Las barcazas de la invasión se desguazaron solas, amarradas en las playas de Boulogne.
Livingston había alcanzado lo que Henry Adams llamó “el mayor triunfo diplomático de la historia norteamericana”
Fin

Espero que les haya gustado
Un saludo
Última Edición: 3 meses 2 días antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 10 horas antes #8

  • JEFUERZAXXIX
  • Avatar de JEFUERZAXXIX
  • Fuera de línea
  • Veterano
  • Las ideas más nobles siempre han estado bajo la protección de los guerreros
  • Mensajes: 348
  • Gracias recibidas 165
Excelente, no, excelentísimo post. Respaldado por un formidable trabajo de documentación.
Hay que ver lo que dan de si en tus manos este tipo de "viejitas".
Muchas gracias por tu trabajo, tu tiempo y por compartirlo con nosotros.
Un saludo.
Félix
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 3 meses 8 horas antes #9

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
JEFUERZAXXIX escribió:
Excelente, no, excelentísimo post. Respaldado por un formidable trabajo de documentación.
Hay que ver lo que dan de si en tus manos este tipo de "viejitas".
Muchas gracias por tu trabajo, tu tiempo y por compartirlo con nosotros.
Un saludo.
Félix

Agradezco muy sinceramente tu presencia y apreciados comentarios Felix!!! Me alegra mucho que te haya gustado el post, y es estimulante ver que resulta de utilidad. Verdaderamente, esta "viejita" a pesar de ser una navaja muy sencilla, guardaba una historia muy interesante.
Un gran abrazo
Última Edición: 2 meses 4 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Napoleón vende un imperio por una bicoca 2 meses 4 semanas antes #10

  • 7Igni
  • Avatar de 7Igni
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 804
  • Gracias recibidas 561
Un hilo sumamente interesante. Voy a releerlo y disfrutarlo despacito porque tocas cantidad de temas colaterales y cada uno más interesante.

¡Muchas gracias, querido Juan!
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 2 meses 4 semanas antes #11

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
7Igni escribió:
Un hilo sumamente interesante. Voy a releerlo y disfrutarlo despacito porque tocas cantidad de temas colaterales y cada uno más interesante.

¡Muchas gracias, querido Juan!

Que alegría volver a leerte en el Foro, Nacho!! se extrañaba tu presencia!!. Como siempre agradezco tu participación y comentarios, me alegra mucho que te haya gustado y resultado interesante.
Un gran abrazo
Última Edición: 2 meses 4 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Napoleón vende un imperio por una bicoca 2 meses 4 semanas antes #12

  • rojocaecae
  • Avatar de rojocaecae
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 2306
  • Gracias recibidas 1024
Otro pedazo de post, Juan. Leí lo que pensaba que era el post, y cuando iba a agradecerte y felicitarte, ví que aún (increíblemente) habías aportado mucha más información amigo. Para imprimir y guardar.
Gracias por tan buen trabajo brindando
Última Edición: 2 meses 4 semanas antes por rojocaecae.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 2 meses 4 semanas antes #13

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
rojocaecae escribió:
Otro pedazo de post, Juan. Leí lo que pensaba que era el post, y cuando iba a agradecerte y felicitarte, ví que aún (increíblemente) habías aportado mucha más información amigo. Para imprimir y guardar.
Gracias por tan buen trabajo brindando

Agradezco muy sinceramente tu presencia y comentarios César!!. Me alegra también que te haya gustado el post.
Te diré que al principio pensé en dejarlo en lo que era la Exposición solamente, pero luego me dí cuenta de la importancia histórica del hecho fundamental - la compra/venta de la Luisiana - y se me ocurrió compartirla con los compañeros del Foro.
Un gran abrazo!!
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Napoleón vende un imperio por una bicoca 2 meses 2 semanas antes #14

  • ulhdez
  • Avatar de ulhdez
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 624
  • Gracias recibidas 558
Un post super entretenido amigo Juan. La pieza muy interesante al igual que la historia que la acompaña.
Jeje, el Sr. Kastor suele salir a menudo en cuanto se escarba un poco en la historia.
Felicidades por el post, un abrazo.
HeRder Solingen
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Napoleón vende un imperio por una bicoca 2 meses 2 semanas antes #15

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 1522
  • Gracias recibidas 951
ulhdez escribió:
Un post super entretenido amigo Juan. La pieza muy interesante al igual que la historia que la acompaña.
Jeje, el Sr. Kastor suele salir a menudo en cuanto se escarba un poco en la historia.
Felicidades por el post, un abrazo.

Estoy muy agradecido por tu presencia y comentarios Alberto!! Es una pieza muy sencilla pero que tenía mucho que decir, jejj!! La importancia de los Kastor en la cuchillería norteamericana tiene un destaque fundamental, sin duda. Me alegra mucho que te haya resultado interesante y entretenido!!
Un gran abrazo!!!
Última Edición: 2 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
Volver