Unbenanntes Dokument
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme
  • Página:
  • 1
  • 2

TEMA: Una navaja de Phoenix

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #1

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Buenas noches compañeros, con la excusa de mostraros una navaja de souvenir de Phoenix, Arizona voy a aprovechar para contar una historia que comienza hace 78 años en el estuario del Rio de la Plata, cuando el acorazado de bolsillo Admiral Graf Spee se enfrentó a 3 cruceros ingleses - Ayax, Achilles y Exeter, en lo que se llamó Batalla del Rio de la Plata.

La pieza en cuestión es una navaja de souvenir de Phoenix, Arizona - bastante deteriorada por los años - , de 56 mm con cachas de perlita, separadores y pines de bronce, cabezales de alpaca y dos hojas de acero al carbono con el cuño de Kent Cutlery NY Usa. que existió entre 1931 y 1955 y que era propiedad de A. Kastor & Brothers (Kastor era un alemán nacido en 1856 y que se afincó en NY en 1870, donde años después fundó una cuchilleria con sus hermanos - que en 1901 paso a ser la conocida marca Camillus Cutlery). Por el estilo estimo que debe ser de finales de los años 30 o principios de los 40, por lo tanto coincide en el tiempo y en el espacio con la historia. Van las fotos y el listado de las marcas de Kastor donde figura Kent, que era una marca fabricada por Camillus para el gigantesco conglomerado de negocios de F. W. Woolworth, que tiene una historia bien interesante por cierto, que ya les refiero:
Al igual que Sears Roebuck & Company, FW Woolworths fue la creación de un pionero de los negocios que basó su tienda en una fórmula exitosa. Frank Winfield Woolworth (1852-1919) fue el creador de las tiendas de "cinco y diez centavos".

Frank era un granjero en el estado de Nueva York que comenzó su carrera de comerciante como empleado en una tienda de productos secos en Watertown, Nueva York. De un archivo de sitio web:

En 1873, comenzó a trabajar en una tienda de productos secos en Watertown, Nueva York. Trabajó gratis durante los primeros tres meses, porque el propietario afirmó "por qué debería pagarte por enseñar el negocio". Él permaneció allí por 6 años. Allí observó una moda pasajera: los artículos sobrantes tenían un precio de cinco centavos y se colocaban en una mesa. A Woolworth le gustó la idea, por lo que pidió prestado $ 300 para abrir una tienda donde todos los artículos tenían un precio de cinco centavos.

Impresionado con el éxito de una liquidación de cinco centavos, concibió la idea novedosa de establecer una tienda para vender una variedad de artículos en volumen a ese precio. Con $ 300 en inventario que le adelantó su empleador, Woolworth comenzó una pequeña tienda en Utica en 1879, pero pronto fracasó. Antes de 1881, sin embargo, Woolworth tenía dos tiendas acertadas que funcionaban en Pennsylvania. Al agregar artículos de diez centavos, pudo aumentar mucho su inventario y, por lo tanto, adquirió un estatus institucional único, el más importante para el éxito de sus tiendas.

La primera tienda de cinco centavos de Woolworth, establecida en Utica, Nueva York el 22 de febrero de 1879, fracasó en unas semanas. En su segunda tienda, establecida en Lancaster, Pensilvania en abril de 1879, amplió el concepto para incluir mercadería a un precio de diez centavos. La segunda tienda tuvo éxito, y Woolworth y su hermano, Charles Sumner Woolworth, abrieron una gran cantidad de tiendas de cinco y diez centavos. Su empleador original se hizo socio.

El crecimiento de la cadena de Woolworth fue rápido. El capital para las nuevas tiendas provino en parte de las ganancias de los que ya están en operación y en parte de la inversión de socios a quienes Woolworth instaló como gerentes de las nuevas unidades. Inicialmente, muchos de los socios eran parientes y colegas de Woolworth.

Convencido de que el factor más importante para garantizar el éxito de la cadena era aumentar la variedad de productos ofrecidos, Woolworth se trasladó a Brooklyn, Nueva York, en 1886, para estar cerca de proveedores mayoristas. Él también realizó la compra de toda la cadena. Un gran avance se produjo cuando decidió almacenar dulces y fue capaz de eludir a los mayoristas y tratar directamente con los fabricantes. Consciente de la importancia de la presentación de los productos, Woolworth se responsabilizó de la planificación de vitrinas y mostradores para toda la cadena y diseñó el conocido frente rojo de la tienda, que se convirtió en su sello distintivo institucional.

El éxito de la cadena entre 1890 y 1910 fue fenomenal. La compañía tenía 631 puntos de venta haciendo un negocio de $ 60,558,000 anuales para 1912. En ese año Woolworth se fusionó con cinco de sus principales competidores, formando una corporación capitalizada en $ 65 millones. El año siguiente, a un costo de $ 13.5 millones, construyó el Edificio Woolworth en el centro de Nueva York, el rascacielos más alto del mundo en ese momento. Cass Gilbert fue el arquitecto, y fue diseñado por Gunvald Aus. Otro hecho raro sobre el Edificio Woolworth: sirvió como sede central de la compañía hasta la declaración de bancarrota de Woolworth en 1997. En 1997, la cadena original que fundó se redujo a 400 tiendas, y otras divisiones de la compañía comenzaron a ser más rentables que la cadena original. La cadena original cerró el 17 de julio de 1997,

El edificio Woolworth


El crack de 1929 hizo estragos,
1929: Remington se vendió a la Compañía Dupont.
1930: Schatt-Morgan Knife Company se declaró en bancarrota.
1931: New York Knife Company cerró, la fábrica se cerró debido a la quiebra.

Sin embargo, algunos no solo sobrevivieron sino que prosperaron. Woolworth's y A. Kastor & Brothers / Camillus eran tales compañías. Su éxito se debió en gran parte a pensadores innovadores capaces de cumplir con un panorama de marketing muy cambiado.
Interesante historia, verdad? es la concreción del "sueño americano" y un complemento para la historia de la navaja.

Encuentro que conocer la historia detrás de un cuchillo hace que el coleccionismo y la posesión sean más agradables. A veces tenemos suerte y obtenemos la historia personal de la primera compra y propiedad del comprador original, pero la mayoría de las veces no. Luego se necesita un poco de investigación para obtener la historia completa, particularmente con cuchillos de marca privada. Pedidos de fábrica especiales ¿Quién hizo el cuchillo y para quién? ¿Cuándo lo hicieron y qué?

Bueno , van las fotos













Espero que les guste, enseguida arranco con la historia
Saludos
Última Edición: 3 meses 3 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, Trapper, lafiloalegria

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #2

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Bueno, esta historia ya la había presentado el año pasado en un foro local en varias entregas porque es un poco larga y además se que me voy a ir un poco por las ramas, ya van a ver:

Como ya dijimos la historia tiene que ver con la Batalla del Rio de la Plata, que como todos sabemos, se dió entre el acorazado de bolsillo alemán Admiral Graf Spee y los cruceros británicos Achilles, Exeter y Ajax el 13 de diciembre de 1939 (la semana pasada hicieron 78 años) frente a las costas del en ese entonces somnoliento balneario de Punta del Este. El personaje de la historia es el Korvettenkapitan Jürgen Wattenberg, que fuera primer oficial de navegación a bordo del Graf Spee.
Unos meses antes de la batalla, en abril de 1939 el AGS recaló en Ceuta - aqui vemos la visita que efectuó el Gral Beigbeder

Efectivamente, el buque es el Graf Spee, y la relación entre el barco y la navaja la va a hacer Wattemberg, ya vamos a ver como, (asi mantengo un poco de suspenso sobre el tema).

Arrancamos despacito.

Como les decía, el 13 de diciembre de 1939 se dio la batalla del Rio de la Plata y el 14 el Graf Spee buscó rumbear al puerto de Montevideo con la intención de efectuar reparaciones en la nave y además enterrar a los 37 muertos en la batalla (no es la intención de comentar la batalla aqui, pero el crucero pesado Exeter debió retirarse muy afectado por la artilleria del Graf Spee y con 61 muertos a bordo, mientras los cruceros ligeros Achilles y Ajax con daños menores, tomaron distancia). En Montevideo, las autoridades uruguayas (muy presionadas por los británicos) les dieron un plazo de 72 horas para dejar el puerto y no consiguieron hacer las reparaciones necesarias. El dia 15 de diciembre de 1939, fueron autorizados a desembarcar para enterrar a sus muertos, lo que se llevó a cabo en el entonces nuevo y alejado Cementerio del Norte de Montevideo.

Pero antes de seguir con la historia, les quiero referir algo:

Como habrán visto, el 15 de diciembre pasado se hicieron 78 años del sepelio de los tripulantes caidos del Graf Spee, por un asunto familiar tuve que acudir con mi esposa al cementerio ese día y después de cumplir con las obligaciones que me llevaron allí, quise ubicar el lugar donde reposan los marinos alemanes - que había buscado infructuosamente dos meses antes sobre el lado derecho del cementerio (es el mas grande de Montevideo y por ende del Uruguay) movido por un vago recuerdo (había estado con mi padre hace mas de 50 años), pero se encuentra en un rincón un poco apartado hacia la izquierda y a media distancia. Es un lugar que pasa desapercibido porque parece un jardincito rodeado de un cuidado seto y el acceso se hace através de una portoncito de madera casi perdido en una esquina. No se si podré expresar con palabras la impresión de sereno respeto que se siente alli, pero hay algo sobrenatural - sentí la necesidad de entrar y mi esposa que me vió acercarme al portón me dijo - ni se te ocurra! - pero a mi se me ocurrió que no podía irme sin al menos tocar el portón - pues bien, estiré la mano para tocar el pasador de cerrojo que estaba pasado y apoyado contra un tronco que oficia de marco - con la levedad o suavidad con la que se puede tocar una flor, o sea sin hacer fuerza ni empujar ni moverlo en absoluto - y pasó algo que me erizó - el portón se abrió con un crujido - era una señal o como quieran llamarle - para que entrara- Todo lo que hay dentro es de una sobriedad espartana, las cruces de piedra con los nombres y las fechas de nacimiento y fallecimiento de los caidos junto con el cargo. Es impresionante, pero la mayoría eran muchachos de 18, 19 y 20 años. Necesitaba compartir esto con Uds, porque ha sido el motivo para contarles esta historia. Me imagino que no quieren ser olvidados, y de alguna manera desde aquí les hacemos el homenaje!!

Algunas fotos

El capitán Langsdorff del AGS durante el entierro en el Cementerio del Norte.








Actualmente, en la oportunidad que comentaba mas arriba.









Los féretros cubiertos con banderas son bajados del Acorazado en barcazas




Después la seguimos..
Saludos
Última Edición: 5 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, Trapper

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #3

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Sigo con la historia
El domingo 17 vencía el plazo otorgado por las autoridades para la permanencia del buque en puerto, así que en la tardecita el AGS levó anclas e inició el que sería su último viaje. Se calcula que cerca de 250000 personas se agolparon en las costas y la rambla montevideana para ver partir al acorazado alemán - algunos quizá con la esperanza de que se diera un combate si se presentaban los ingleses.

En esta rara foto del 14 o 15 de diciembre de 1939 aparecen : el agregado naval alemán Dietrich Niebuhr (de quien se dice facilitó la salida de muchos de los internados en Argentina) el embajador alemán en Montevideo Otto Langmann, el capitán Langsdorff y aparentemente el último es Kurt Diggins, caminando por las calles empedradadas del puerto de Montevideo, dirigiéndose a una reunión posiblemente con el canciller uruguayo Dr. Guani - o quiza a entrevistarse con Alberto Voulminot propietario de Regusci & Voulminot - el astillero dique mas grande de Uruguay - segun cuenta Diego Fischer en su libro Tres hombres y una batalla - a media mañana del 14 de diciembre los nombrados bajaron de un Mercedes Benz en la puerta del astillero en la calle Rondeau 2027 (hoy es la sede de Tsakos industrias navales) y el Sr. Voulminot les dijo que no les haría ningun trabajo aunque le pusieron un cheque en blanco sobre el escritorio.


En este lugar que era la sede de Regusci & Voulminot, un lejano 14 de diciembre de 1939 se detuvo el Mercedes Benz del embajador alemán, con el capitán Langsdorff y se fueron con las manos vacías. El edificio y sus grandes talleres ocupan toda la manzana.

Desde los años de mi niñez - crecí en el viejo barrio montevideano de El Prado - oia los comentarios de que la Legación alemana tenía la sede (durante los años de la guerra) en una vieja casona de portones negros de hierro y muros altisimos que quedaba a tres cuadras de mi casa - por supuesto que para ese entonces ya habia cambiado de dueño, pero cada vez que pasaba me despertaba mucha curiosidad por el halo misterioso que tenía y las historias que se podían haber tejido detrás de sus muros.


Medio Montevideo se agolpó en la costa para ver la salida del Graf Spee


Parte de la tripulación del Graf Spee se había trasladado anteriormente al buque nodriza Tacoma, y en una operación aun hoy poco clara y se ve que coordinada previamente, comenzó a trasladar tripulantes a tres chatas y remolcadores argentinos - Coloso, Gigante y Chiriguano, mientras que Langsdorff daba ordenes de hundir e incendiar el AGS a pocos kilometros de Montevideo.
En este confuso episodio, ocurrió que el transporte uruguayo Enriqueta trató de impedir la operación de traslado de los tripulantes al puerto de Buenos Aires, cuando ya cayendo la noche se le aproxima una de las lanchas con la dotación de voladura del AGS en la cual venía el capitán Langsdorff quien pidió abordar el Enriqueta para conferenciar con su comandante , en esas circunstancias se les acerca la corbeta uruguaya Zapicán al mando del capitán Alberto Sghirla quien luego de entrevistarse con Langsdorff autorizó la maniobra que según lo manifestado estaba ajustada a derecho.
Luego de esto las embarcaciones rumbearon a Buenos Aires llegando en la mañana del lunes 18.
Una vez llegados los marinos al puerto de Buenos Aires, la prefectura procedió con las formalidades del caso para identificar a los recién llegados.
La primer página del listado de tripulantes desembarcados del AGS, correspondiente a los oficiales



Se dispuso alojarlos momentaneamente en el Hotel de Inmigrantes y otros establecimientos castrenses. El dia 19 fue firmado el decreto por el cual se estableció la internación de los tripulantes del Graf Spee en diversos lugares de la República Argentina - Martín García, Sierra de la Ventana, Córdoba, Mendoza. Esa misma noche en el edificio de la jefatura del taller de marina Darsena Norte, el capitán Langsdorff se suicida disparandose un tiro en la sien con una pistola Mauser 7,65 Nro. 506585, vestido de uniforme y acostado en el suelo sobre una bandera alemana, luego de escribir un par de cartas.

Voy a ver si puedo pegar copia del acta del sumario que fuera presentada hace años en el Foro de la II Guerra Mundial sobre la muerte de Langsdorff: ahi va,
Prefectura General Marítima

Sumario N° 976

Motivo Suicidio del Comandante del Acorazado Alemán "Almiral Graf Spee".-

Capitán de Navío Don Hans Langsdorff, alem{an, de 45 años de edad, casado.

Lugar del hecho; Dormitorio de la Jefatura del taller de Marina de dársena Norte.

Fecha; 20 de Diciembre de 1939.

Instrucción; Subprefecto Sr. Antonio Muniz

Secretario ayudante; Sr. Marcos H.C. Calzolari



Legajo N° 231Juzgado Federal de la Capital en lo criminal y correccional

Juez Dr. Miguel L. Jantus
Secretario Dr. Osvaldo P. Arriola
Fiscal Dr. Caraballo

Habiendo el suscripto, a las horas 12:00 del dia de la fecha, recibido del Señor Capitán
de Fragata (R) Don Matias Lopez, subprefecto de la zona del Rio de la Plata, denuncia verbal
que, según informes de la embajada de Alemania al Ministerio de Marina, el Comandante del
Acorazado alemán "Almiral Graf Spee", Capitán de Navío Don Hans Langsdorff se ha suicidado
en el dormitorio de la Jefatura del Taller de Marina de la Dársena Norte, instruyese
la correspondiente información sumaria, de la que se dará cuenta a SS el Señor Juez Federal
en lo criminal y correccional de la Capital, Dr. Miguel L. Jatus, designándose Secretario al
Ayudante de 3a Marcos H.C. Calzolari, quien se recibe del cargo previa las formalidades
de ley y firma al pié para constancia.-

Haganse las comunicaciones respectivas al magistrado antes nombrado y a la Superioridad.-
Practiquese vista ocular en el lugar del hecho; cítense a las personas que deban exponer
y evacuense todas las demás citas diligencias que se produzcan.-

La Capital Federal, a los veinte días del mes de Diciembre de 1939, siendo las doce horas
y treinta minutos, se constituye la Instrucción en el edificio de la jefatura del Taller
de Marina de la Dársena Norte a efectos de practicar la CORRESPONDIENTE VISTA OCULAR en el
lugar del hecho que motivan estas actuaciones, constatando;
PRIMERO. que en el dormitorio
asignado al Comandante del Acorazado alemán "Almiral Graf Spee", Capitán de Navío Don Hans
Langsdorff, se encuentra situado sobre el ala oeste del edificio segunda habitación del
extremo sur, dando acceso al mismo una puerta desde el pasillo que separa las dos alas y
tiene además comunicación por un costado al comedor y por el otro al cuarto de baño
teniendo emplazada a la pared opuesa a la primera puerta citada, una ventana que da a la calle
dique;
SEGUNDO: al entrar a la habitación de referencia pudo observarse que en el centro de la
misma, tendido en el suelo, sobre la bandera de guerra alemana, en posición de cúbito dorsal,
orientado con la cabeza al oeste, se encontraba el cuerpo de una persona que resultó ser el
Capitán de Navío Don Hans Langsdorff, y que tenía la palma de su mano izquierda apoyada
sobre el pecho, su brazo derecho flexionado hacia arriba con la cara anterior del mismo
apoyada sobre el piso y la mano correspondiente a la altura de la cabeza, separada a
veinte centímetros de esta, sosteniendo en ella una pistola con su cañón dirigido a la
oreja; que la empuñadura del arma estaba abracada por la palma de la mano, cuyo dedo pulgar
se hallaba apenas introducido en el arco del guardamonte; que el cuerpo, posiblemente
sin vida, presentaba una herida penetrante que aparentaba ser de bala y su frente y
cuero cabelludo completamente bañado en sangre, manchando esta en círculo, alrededor
de la cabeza, la bandera y parte del piso; que el mismo vestía uniforme y que la punta delantera
derecha del saco naval estaba doblada hacia arriva dejando descubierto el bolsillo lateral del
pantalón;

TERCERO: que la pistola de referencia lo era de marca "Mauser Werk.A.G.Oberndorf",
número quinientos seis mil quinientos ochenta y cinco.- calibre siete sesenta y cinco; que en
su recámara se encontraba una cápsula y que en el correspondiente almacén cargador se hallaban
alojadas siete balas; CUARTO: que la habitación se encontraba en perfecto orden y que la cama
estaba tendida; QUINTO: que el dormitorio estaba amueblado con una cama, un ropero-cómoda,
una mesa de luz, una mesita, un sillón de cuero y dos sillas;SEXTO: que sobre la referida mesita
habíaun tintero, una lapicera y el correspondiente apoya lapicera además un espadín de unos
cuarenta centímetros de largo, con su correspondiente vaina, empuñadura de hueso y dragona cordón
plateado y que sobre la cómoda se hallaba una hoja de papel de carta y un sobre en blanco,
una valija de cuero, una pipa, una tabaquera, un sobre de cuero, un secante y un libro; que
sobre el sillón ubicado entre la cama y la puerta de acceso al comedor se encontraba un cepillo
para uñas. De la diligencia practicada, la Institución deduce que el Capitán Langsdorff se ha
suicidado luego de haberse acostado sobre la bandera tendida en el piso, y que para hacerlo
ha extraído, una vez en el suelo, la pistola del bolsillo derecho de su pantalón, quedando
en este acto doblada la punta del saco; que a juzgar por la deflagración de la pólvora, ha
apoyado o colocado la boca del arma a escasa distancia de la frente; que la acción sobre el
disparador, la efectuado con el dedo pulgar empuñando con los demás dedos de la mano derecha
la pistola, cayendo el brazo, luego de efectuado el disparo hasta quedar en la posición antes
descripta. No siendo para más, se labra la presente acta para constancia, firmando al pie
la Instucción que certifica.-

Antonio Muñiz
Subpr.de 3a. Jefe

Por la numeración presumo que se trataba de una Mauser modelo 1934. Me pregunto, quien se la habrá quedado?, debería estar en un museo!!
En esta foto vemos al personaje de la historia Juergen Wattemberg (izq) junto con el capitán Langsdorff (centro) leyendo un periódico a su llegada al puerto de Buenos Aires


Durante el sepelio de Langsdorff en en cementerio de Bs. As. podemos ver a la derecha al Korvettenkapitan Wattenberg, en el centro el Fregattenkapitan Paul Ascher (quien luego de escapar de Argentina volvió al servicio activo en la Kriegsmarine como oficial nada menos que en el Bismarck) y a la izquierda el Kapitan zur see Walther Kay


La carta que escribió Langsdorff al embajador alemán

Excelencia: Después de haber luchado largo tiempo, he tomado la grave decisión de hundir el acorazado Admiral Graf Spee, a fin de que no caiga en manos del enemigo. Estoy convencido de que, en estas circunstancias, no me quedaba otra resolución que tomar después de haber conducido mi buque a la “trampa” de Montevideo. En efecto, toda tentativa para abrir un camino hacia alta mar estaba condenada al fracaso a causa de las pocas municiones que me quedaban. Una vez agotadas esas municiones, sólo en aguas profundas podía hundir el buque a fin de impedir que el enemigo se apoderara de él. Antes de exponer mi navío a caer parcial o totalmente en manos del enemigo, después de haberse batido bravamente, he decidido no combatir, sino destruir su material y hundirlo… Desde un principio he aceptado sufrir las consecuencias que implicaba mi resolución. Para un comandante que tiene sentido del honor, se sobreentiende que su suerte personal no puede separarse de la de su navío… Ya no podré participar activamente en la lucha que libra actualmente mi país. Sólo puedo probar con mi muerte que los marinos del Tercer Reich están dispuestos a sacrificar su vida por el honor de su bandera. A mí sólo corresponde la responsabilidad del hundimiento del acorazado Admiral Graf Spee. Soy feliz al pagar con mi vida cualquier reproche que pudiera formularse contra el honor de nuestra Marina, Me enfrento con mi destino conservando mi fe intacta en la causa y el porvenir de mi Patria y de mi Führer.

Dirijo esta carta a Vuestra Excelencia en la calma de la tarde, después de haber reflexionado tranquilamente, para que usted pueda informar a mis superiores y, si es necesario, desmentir los rumores públicos.


Esta es la carta que escribió a su esposa:
Fecha: 17-12-1939
Descripción: Carta escrita por Langsdorff a su esposa cuando ya había tomado la decisión de suicidarse. Cumpliendo el pedido de su hija se transcribe únicamente la primera parte de la misma.

"Te escribo esta carta en el último día que soy comandante de este orgulloso barco. Los ingleses consiguieron rodearnos en un forma, que nuestra salida del puerto de Montevideo es imposible para combatir; tienen una fuerza de combate enormemente superior; el salir significaría para nosotros el hundimiento seguro, y es más, que el acorazado caiga en manos del enemigo debido a la poca profunidad del río, que impediría su seguro hundimiento. Y nosotros sin gran posibilidad de dañarlos seriamente.
Mi decisión comprenderás no fue fácil, pero dos pensamientos, que desde el principio de nuestra acción me había impuesto, me guiaron:
Primero la decisión de asumir toda la responsabilidad de disponer de mi tripulación mientras hubiera la más mínima posiblidad de dañar al enemigo; para servir a nuestra causa sagrada.
Por lo demás, el pensamiento frío de no mandar a mi gente inútilmente a la muerte, pero mantener el honor del barco y la bandera hasta lo último [...]"

(Firmado) Hans

Continua..
Última Edición: 6 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, Trapper, lafiloalegria

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #4

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Sigo:
Muchos de los oficiales y tripulantes del AGS lograron fugarse y volver a Alemania por distintos medios (como Ascher, Rasenack y Diggins - que dicho sea de paso había quedado en Montevideo bajo palabra y debió escapar primero a Bs As), entre los que lograron escapar estaba Jürgen Wattenberg quien como ya dijimos era oficial de navegación a bordo del AGS (había nacido en la ciudad - puerto de Lubeck, Schleswig-Holstein, norte de Alemania donde increíblemente Regusci & Voulminot compró en 1920 el dique flotante que luego le negó a Langsdorff), según he leido por ahi, pasó a Chile, Bolivia, Brasil y de ahi a Marruecos español, siguiendo a Italia y finalmente Alemania donde llegó en mayo de 1940 - aunque no hay memorias escritas por el para confirmarlo.
Se reintegró a la Kriegsmarine en octubre de 1940 formando parte de las fuerzas submarinas. El 9 de setiembre de 1941 recibió el mando del submarino U-162 y comenzaron los entrenamiento desde el puerto de Kiel.
El 7 de febrero de 1942 realizó su primer recorrido de patrulla hacia el mar del Norte y el Océano Atlántico, en esa oportunidad hundió al mercante británico White Crest de 4365 toneladas el 24 de febrero de 1942, regresando a su base en el puerto de Lorient en la Bretaña francesa ocupada el 18 de marzo. Su segundo recorrido de patrulla comenzó el 7 de abril por la zona del Caribe y fue mucho mas fructifero, hundiendo 9 buques con un total de 47181 toneladas, volviendo a puerto el 8 de junio de 1942, en una ronda que llevó 61 dias en el mar.
El listado de los barcos hundidos por el U-162 bajo del mando de Wattenberg:
1er patrulla
White Crest
2da patrulla
Athelempress
Paranayba
Eastern sword
Florence Douglas
Frank Seamans
Mont Louis
Esso Houston
British Colony
Beth
3ra patrulla
West Celina
Moena
Thelma
Star of Oregon

El U-162


La 3er. patrulla del U-162 comenzó el 7 de julio de 1942, cuando enfiló para el mar Caribe y costas de Sudamérica, donde hundió un total de 4 barcos. Cuatro dias después del hundimiento del Star of Oregon, fue detectado al noreste de Trinidad por 3 destructores británicos, Vimy, Pathfinder y Quentin, cuando fue atacado con cargas de profundidad .
Como resultado, el U162 resultó averiado, con dos tripulantes muertos y el resto de la tripulación (49) junto con el capitán Wattemberg fueron tomados prisioneros en los destructores, mientras el submarino se hundia definitivamente, después de haber mandado al fondo del mar 82027 toneladas de barcos. Todos los tripulantes fueron enviados a USA donde fueron internados.
Wattemberg junto con su tripulación llegaron en setiembre de 1942 a Fort Hunt (conocido como PO Box 1142) en Virginia (luego de haber sido interrogados por los ingleses en Trinidad) y luego fueron separados en varios campos de concentración. El 16 de octubre de 1942 Wattemberg fue trasladado al campo de Crossville, Tennessee y luego el 27 de enero de 1944 fue trasladado al campo de Papago Park en Phoenix, Arizona, donde esta historia se desarrolla.
El campo de prisioneros de Papago Park se construyó en 1943 en un área recreativa a unos diez kilómetros al este de la ciudad de Phoenix (Arizona), aprovechando un antiguo campamento que había alojado anteriormente a unidades de la Guardia Nacional y regimientos de soldados negros de Infantería. Sus primeros inquilinos fueron soldados italianos, pero en enero del 44 se decidió que acogiera exclusivamente a prisioneros alemanes, la mayor parte de ellos miembros de la Kriegsmarine cuyos buques habían sido hundidos. El campo estaba dividido en cinco secciones, una exclusiva para oficiales y el resto para los presos de menor rango.




Llegó a albergar más de 3000 prisioneros y el régimen carcelario era bastante relajado; la convivencia con los guardas era cordial y a diferencia de otros campos los presos no tenían obligación de trabajar (aunque algunos lo hacían voluntariamente en los campos de algodón cercanos, recibiendo por ello una compensación económica). Había un cine donde se proyectaban películas dos noches a la semana y los presos incluso redactaban e imprimían un periódico propio, al que llamaron Papago Rundschau. Los norteamericanos confiaban en que el buen trato y el hallarse en medio del desierto de Arizona disuadiese a los prisioneros de intentar la fuga.
En enero de 1944 como decíamos mas arriba, llegó al campo el capitán Jürgen Wattenberg, procedente del campo de prisioneros de Crossville (Tennessee). Wattenberg había caído prisionero después de que su submarino, el U-162, hubiera sido hundido el 3 de septiembre del 42 al noroeste de la isla de Trinidad por los destructores británicos HMS Vimy, HMS Pathfinder y HMS Quentin. En todos los campos en los que había estado antes de llegar a Papago había causado problemas; era un prisionero incómodo, inteligente y carismático, involucrado a menudo en intentos de fuga. Cuando llegó se convirtió en el oficial de mayor rango del campo, y en seguida se puso manos a la obra con los preparativos de un nuevo plan de huida, tarea en la que le ayudaron otros tres capitanes de u-boat: Hans-Werner Kraus, Friedrich Guggenberger y August Maus.
Los yankees no sabian lo que hacían cuando lo mandaron para alli!!
De estos últimos tres capitanes nombrados Friedrich Guggenberger - mano derecha de Wattemberg - había sido el que se anotó uno de los tantos mas altos de la guerra, al hundir con su submarino U-513 al portaaviones británico Ark Royal,si quieren después les reseño la historia
El Ark Royal herido de muerte


Guggenberger es recibido al llegar a puerto - en un fotograma de una filmación de época del Ministerio de Propaganda que anda por ahí.


Con estos lideres planeando y estudiando la situación, los alemanes no tardaron en descubrir que había un punto ciego en el predio, fuera del campo visual de las torres de vigilancia; a un par de metros de una de las duchas, relativamente cerca de la alambrada que cercaba el recinto. Un buen sitio para empezar a cavar un túnel; para ello, retiraron un trozo de la pared del barracón y taparon la entrada de la excavación con una gran caja llena de carbón. Para facilitar su trabajo, solicitaron a sus guardianes herramientas, con la excusa de que los presos querían cultivar un jardín y construir una pista de voleibol; tal era la confianza de las autoridades del campo en que los presos no serían capaces de excavar un túnel en el suelo duro y pedregoso, que les cedieron dos palas y dos rastrillos que debían devolver por las noches.


La excavación empezó en algún momento de septiembre. De día, los presos acudían al barracón con el pretexto de darse una ducha y aprovechaban para salir por el hueco de la pared y trabajar en el túnel. De noche, se organizaban para trabajar en tres turnos de tres hombres que excavaban durante hora y media cada uno. El primer hombre cavaba, el siguiente recogía la tierra y se la pasaba al tercero, quien la sacaba al exterior y vigilaba que no fueran descubiertos. Un cuarto grupo se encargaba luego de ocultar la tierra extraída: en los techos de los barracones, arrojándola a los retretes, mezclándola con la tierra de los cultivos o, sencillamente, apilándola junto a la pista de voleibol como si fuesen escombros generados durante su construcción. Como ven, Wattenberg estuvo muy activo, motivando a sus hombres, por algo los encargados del campo de Crossville se lo quisieron sacar de encima!!
Saludos, la seguimos
Última Edición: 6 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel, Trapper

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #5

  • Damascus
  • Avatar de Damascus
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 908
  • Gracias recibidas 191
Habia leido muchas notas y articulos en revistas militares sobre el Graf,pero nunca tan amenas y bien contadas como la tuya,gracias y no pares.
Un saludo.
Última Edición: 1 año 3 meses antes por Damascus.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #6

  • Juangon
  • Avatar de Juangon
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 835
  • Gracias recibidas 212
Una bonita historia,que por muchas veces leída nunca sabe a mucho,le mando mi agradecimiento por la maquetacion de la historia que me parece perfecta,
Recuerdos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #7

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Damascus escribió:
Habia leido muchas notas y articulos en revistas militares sobre el Graf,pero nunca tan amenas y bien contadas como la tuya,gracias y no pares.
Un saludo.

Gracias compañero!! me alegra que vaya resultando amena la historia!! Me voy a salir un poco del tema para contarles brevemente sobre Guggenberger
Friedrich Karl Guggenberger vino al mundo un 6 de Marzo de 1915 en Munich, Alemania. Este niño recién nacido con la Primera Guerra Mundial en marcha, estaría destinado a batir dos grandes récords en el siguiente conflicto: 1) hundir al más importante portaaviones de la Marina Real Británica (Royal Navy), el HMS Ark Royal; 2) protagonizar la mayor fuga de prisioneros del Eje en Estados Unidos, junto con Juergen Wattemberg.

Guggenberger se enroló en la Marina de Guerra Alemana (Kriegsmarine) como oficial en 1934. Poco a poco su espíritu marino le llevó a ascender con velocidad al rango de teniente y acceder al arma de submarinos en Octubre de 1939, coincidiendo con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo las órdenes para Guggenberger no fueron las de participar en el conflicto, sino las de permanecer en el puerto como segundo oficial del submarino escuela U-28 como instructor de las nuevas tripulaciones junto al capitán Günther Kuhnkel, con quién realizaría seis patrullas de guerra. Mientras tanto aprovechó este aparente período de paz para casarse con una chica llamada Lieselotte Fischer con la que tendría cuatro hijos: Anna, Eva, Elke y Dieter.


Por fin el 26 de Abril de 1941, a Guggenberger se le confirió el mando del submarino de combate U-81 con el que zarpó al Océano Atlántico en búsqueda de presas como parte de la 22ª Flotilla Submarina. Así pues, durante la Batalla del Atlántico el U-81 de Guggenberger hundió a los dos mercantes británicos SS Empire Springbuck y SS Sally Maersk los días 9 y 10 de Septiembre respectivamente, lo que le valió ser ascendido a capitán de corbeta.

Concluidas las operaciones en el Atlántico, a Guggenberger se le ordenó abandonar el Mar del Norte con el U-81 para adentrarse en el Mar Mediterráneo. No obstante la misión no fue fácil porque tras zarpar el 4 de Noviembre de 1941 del puerto de Brest en Francia, tuvo que regresar ante la imposibilidad de cruzar el Estrecho de Gibraltar debido a la gran vigilancia británica sobre la zona. Por suerte seis días más tarde, el 10 de Noviembre, el U-81 de Guggenberger atravesó el Estrecho de Gibraltar aprovechando la oscuridad de la noche y sumergido se adentró en el Mediterráneo.

Increíblemente el 13 de Noviembre de 1941, a sabiendas Guggenberger de que la Fuerza H de la Marina Real Británica estaba navegando con buques de gran tonelaje entre Gibraltar y la costas de España, levantó el periscopio para comprobar con sus propios ojos como a las 15:30 horas de la tarde numerosos barcos enemigos circulaban por la zona. Sin dudarlo un instante Guggenberger disparó dos torpedos contra el acorazado HMS Malaya que a las 15:40 hicieron explosión. No obstante, Guggenberger no pudo quedarse a ver el resultado de su acción porque el destructor HMS Legion lanzó varias cargas de profundidad al U-81 que obligaron al submarino a escabullirse de la zona saliendo milagrosamente ileso. Sin embargo, lo más sorprendente de toda la hazaña ocurrió el 10 de Diciembre cuando Guggenberger amarró en el puerto de La Spezeia, Italia, donde le informaron que el barco que acababa de echar a pique no era el acorazado HMS Malaya, sino todavía una pieza mucho mejor al tratarse del portaaviones HMS Ark Royal de 22.600 toneladas que se hundió bajo las olas, causando a la Marina Real Británica una de sus pérdidas más graves de la contienda.

Al llegar el año 1942 y tras ser condecorado con la Cruz de Caballero de la Cruz de Hierro por el hundimiento del HMS Ark Royal, Guggenberger a bordo del U-81 prosiguió con su cacería en el Mediterráneo hundiendo a siete mercantes con un total de 18.254 toneladas, entre los que estuvieron los anglo-egipcios SS Bab el Farag, SS Caspia, SS Fatouhel el Rahman, SS Hefz el Rahman, SS Aziza y SS Havre; así como el francés libre Vikings. Meses más tarde, el 24 de Diciembre de 1942, Guggenberger dejó el mando del U-81 para hacerse cargo del U-847 como submarino de entrenamiento, poco antes de ser premiado con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble en un ceremonia privada en la que estuvieron presentes Adolf Hitler y el almirante Karl Doenitz.

Bajo el nuevo liderazgo del submarino U-513, Guggenberger retornó a la Batalla del Atlántico el 18 de Mayo de 1943 hundiendo cuatro mercantes más en las costas de Sudamérica, entre estos los estadounidenses SS Elihu Washburne y SS Richard Caswell, el brasileño Tutoya y el neutral sueco Venezia con un total de 17.151 toneladas. Sin embargo la suerte del sumergible se acabó el 19 de Julio de 1943 cuando un hidroavión norteamericano PBM Mariner localizó ante la costa de Brasil al U-513 y le arrojó una carga de profundidad que hundió al submarino. Únicamente hubo siete supervivientes dentro de una balsa a la deriva, entre ellos el mismo Guggenberger que fue hecho prisionero unas horas más tarde por el portahidroaviones estadounidense USS Barnegat.

Herido de cierta consideración, Guggenberger fue trasladado a Estados Unidos y atendido en el Hospital de Fort Hunt en Virginia. Una vez recuperada la salud, Guggenberger fue encerrado primero en el campo de prisioneros de Crossville en Tennessee y luego en el de Papago Park junto a Phoenix en Arizona. Aparentemente la aventura de Guggenberger en la contienda tendría que haber acabado en América, de no ser porque fue el artífice la noche del 23 al 24 de Diciembre de 1944 de la mayor fuga de prisioneros del Eje en Estados Unidos cuando 25 militares alemanes escaparon de Papago Park. El propio Guggenberger se evadió del campo y durante dos semanas atravesó Arizona con el fin de llegar a México, siendo capturado el 6 de Enero de 1945 a tan sólo 15 kilómetros de la frontera mexicana.

Prisionero otra vez por las tropas estadounidenses, Guggenberger fue transferido al campo de prisioneros de Camp Shanks en Nueva York, donde permanecería hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945. Al año siguiente, en Febrero de 1946, Guggenberger finalmente fue liberado y devuelto con su familia a Alemania.

Durante la Guerra Fría contra la Unión Soviética, Guggenberger se instaló en la República Federal Alemana y volvió a alistarse como marino en la nueva Marina de Guerra Alemana (Bundesmarine) en 1956. Nuevamente regresó a Estados Unidos para estudiar en Colegio Naval de Newport, graduándose como contraalmirante. Gracias a sus méritos alcanzó la jefatura naval del Estado Mayor de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y de las Fuerzas Aliadas del Noreste de Europa (AFNORTH), antes de retirarse con todos los honores militares en 1972.

Misteriosa y sorprendente fue la muerte de Friedrich Guggenberger el 13 de Mayo de 1988 cuando a la edad de 73 años salió a dar un paseo a un bosque cercano a su casa de Erlenbach Am Main del que no volvió. A pesar de una infructuosa búsqueda el cuerpo no fue encontrado, hasta que dos años más tarde, en 1990, fue hallado su cadáver junto a un árbol y sometido a examen, cuyo resultado interpretó que muy posiblemente podría haber muerto a causa de un infarto de corazón mientras paseaba. Fuese como fuese, Guggenberger tanto en su muerte como en su vida, artífice del hundimiento del HMS Ark Royal y de la fuga del campo de Papago Park, pasó a convertirse en una leyenda de la Historia Militar Naval.
Guggenberger (3° desde la izquierda) es condecorado por Hitler después del hundimiento del Ark Royal


Saludos
Última Edición: 8 meses 42 minutos antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Trapper

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #8

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Juangon escribió:
Una bonita historia,que por muchas veces leída nunca sabe a mucho,le mando mi agradecimiento por la maquetacion de la historia que me parece perfecta,
Recuerdos.

Agradezco sinceramente tus comentarios Juan!!
Saludos
Sigo con otro tramo de la historia:
El objetivo primordial de la fuga era dirigirse hacia el sur, viajando de noche y evitando los trenes y las carreteras, para conseguir llegar a México (la frontera estaba a apenas ciento setenta kilómetros al sur del campo) y una vez allí, contactar con la embajada alemana o con simpatizantes del Eje para que les facilitasen los medios para volver a Europa. De hecho, cinco hombres habían escapado del campo en febrero, escondidos en un camión, y cuatro de ellos habían logrado cruzar la frontera e internarse casi cincuenta kilómetros en territorio mexicano, antes de ser arrestados por las autoridades y devueltos a EEUU.

Para la fuga prepararon también documentos falsos. Consiguieron que los norteamericanos les hiciesen fotos con la excusa de enviarlas a sus familias para que supiesen que los trataban bien. Con esas fotos, falsificaron documentos que los identificaban como marineros europeos que se dirigían a algún puerto de California o del Golfo de México. También hicieron acopio de dinero; lo consiguieron a base de venderles a sus guardias parafernalia nazi falsa (medallas, insignias...) que ellos mismos fabricaban. Y también se preocuparon de reunir alimentos para el viaje; tostaban el pan blanco de sus raciones (que nunca gustó mucho a los alemanes) y lo molían para luego mezclar ese polvo con agua o leche, obteniendo una pasta no muy sabrosa pero nutritiva y fácil de transportar.
La cancha de volley en Papago Park




Para ganar algo más de tiempo antes de que empezaran a buscarlos, los alemanes prepararon un subterfugio para engañar a los norteamericanos. Un día, cuatro capitanes, en nombre de los oficiales presos, anunciaron al comandante del campo que no se presentarían a los recuentos obligatorios a menos que estos fueran llevados a cabo por un oficial, como correspondía a su rango. El comandante se negó; los oficiales se negaron a acudir al recuento, lo que les valió un castigo con la reducción de sus raciones. Tras dieciséis días de tira y afloja se alcanzó un compromiso por el cual se suprimía el recuento de las 9:00 AM los domingos y se permitía que los oficiales realizaran el recuento
desde la puerta de sus barracones.

La fuga tuvo lugar la noche del sábado 23 de diciembre de 1944. Para encubrirla, los presos organizaron una ruidosa fiesta, con la excusa de celebrar las fiestas navideñas y las noticias llegadas de Europa de la contraofensiva de las Árdenas; mientras los cánticos y los brindis (con alcohol destilado ilegalmente) distraían a los guardias, los presos, en grupos de dos o tres hombres, iban saliendo subrepticiamente por el túnel (que medía un total de 54 metros de longitud y dos de profundidad, iluminado con energía eléctrica!!), hasta un total de veinticinco fugados (doce oficiales y trece marineros).
Última Edición: 6 meses 3 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #9

  • Rommel
  • Avatar de Rommel
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • El Zorro del Desierto
  • Mensajes: 3000
  • Gracias recibidas 1753
Abrumadora, absolutamente abrumadora tu capacidad para contar estos relatos históricos. Me encantan y son una perfecta manera de crear un hilo argumental para la navaja de recuerdo de Phoenix, Arizona.

Por favor Juan, continúa...
"No me saques sin razón, ni me envaines sin honor"
CAFE
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #10

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Rommel escribió:
Abrumadora, absolutamente abrumadora tu capacidad para contar estos relatos históricos. Me encantan y son una perfecta manera de crear un hilo argumental para la navaja de recuerdo de Phoenix, Arizona.

Por favor Juan, continúa...

Gracias Paco por tus estimulantes comentarios!!, ya sigo:

Dado que al día siguiente era domingo y no hubo recuento matutino, los norteamericanos no se dieron cuenta de que faltaban prisioneros hasta bien entrada la tarde. De inmediato, se avisó al FBI para que iniciara la búsqueda de los fugados... pero casi a la vez, recibían una llamada del sheriff de Phoenix: un prisionero alemán llamado Herbert Fuchs (un joven de 22 años tripulante de un submarino) acababa de entregarse, cansado, mojado (llevaba todo el día lloviendo) y aterido de frío (se ve que este era medio flojito). Antes de que terminase el día de Nochebuena (tal como lo estamos viviendo hoy dia), otros cuatro fugados se habían entregado en Tempe (el pueblo más cercano al campo) y un sexto prisionero era arrestado en la estación de tren, revelando la localización del túnel durante su interrogatorio.
Antes de continuar, debo decir que ya había habido una fuga de Papago, el 12 de febrero de 1944, en la cual se escaparon 5 capitanes en 2 grupos: Guggenberger (que hacía pocos dias había llegado al campo) con August Maus (he leido un relato del escape que ahora no puedo encontrar, pero parece que se colaron en un camión que vino a traer leña) y por otro lado: Jurgen Quaet-Faslem (también recién llegado) con Johanssen y Kottman. El grupo de Guggenberger fue capturado dias después en las cercanías de Tucson - Arizona y el grupo de Quaet poco después a unos 48 km adentro de la frontera mejicana, por un grupo de rastreadores indios.
August Maus había sido capturado luego del hundimiento de su sumergible: el U-185 (antes habia sido 2do comandante a bordo del U-68 al mando de Karl-Friedrich Merten que habia sido condecorado junto con Guggenberger en la foto de mas arriba)

En la foto siguiente podemos ver el momento en que August Maus es rescatado en el océano luego del hundimiento del submarino por un buque norteamericano.


Se buscan!!


En los días siguientes, las autoridades lanzaron lo que el Phoenix Gazette definió como "la mayor caza del hombre de la historia de Arizona". Soldados, policías, agentes del FBI y de los sheriffs locales, las patrullas fronterizas, hasta los funcionarios de aduanas, se lanzaron en la búsqueda de los diecinueve prisioneros. Los rancheros locales e incluso los exploradores indios del ejército registraban la región, atraídos por la recompensa de 25 U$S ofrecida por cada prisionero arrestado.

Poco a poco, los prisioneros fueron capturados o se entregaron. El 1 de enero, el capitán Kraus y el teniente Helmut Drescher, que había sido su segundo al mando en el U-199, se entregaban agotados y con heridas en los pies en una granja en la que sólo había tres niños (el mayor de doce años), con los que charlaron amigablemente mientras tomaban café y compartían algo de chocolate hasta que volvieron sus padres. Ese mismo día, otros dos fugados eran capturados por los exploradores indios a menos de cincuenta kilómetros de la frontera mexicana.

El 5 de enero, fueron capturados otros cinco presos, dos por los indios y otros tres por una patrulla de soldados de otro campo de prisioneros, el de Florence (a menos de 100 kilómetros del de Papago Park). Y el día 6, otros dos hombres, los capitanes Guggenberger y Jürgen Quaet-Faslem caían también en manos de los exploradores nativos (esta vez Guggenberger no escapó con su amigo Maus que se quedó en el campo por un esguince). Casualmente, Quaet-Faslem había participado en la fuga de febrero y se quedó atónito al reconocer a uno de sus captores como uno de los que lo habían capturado en México once meses antes. El día 8, otros dos prisioneros eran capturados.

Se ve que los gringos no querian gastar mucha plata!!, u$s 25 por cabeza - que baja estaba la cotización de los alemanes!!.

Antes de continuar, dejenme desearles a todos los compañeros del foro una !!Feliz Navidad¡¡

Un saludo
Última Edición: 8 meses 34 minutos antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Rommel

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #11

  • Rommel
  • Avatar de Rommel
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • El Zorro del Desierto
  • Mensajes: 3000
  • Gracias recibidas 1753
Excelente, en relación al cementerio del Admirall Graf Spee, decirte que en mi tierra hay un cementerio alemán de soldados caídos en territorios españoles (generalmente marinos y aviadores) durante la I GM y II GM.















El entorno del cementerio es el (privilegiado) Monasterio de Yuste, lugar de retiro del emperador Carlos I (V de Alemania).











Un abrazo Juan, y Felíz Navidad.
"No me saques sin razón, ni me envaines sin honor"
CAFE
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #12

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Que imágenes Paco!! uno se siente pequeñito ante esa austera solemnidad!!
Fíjate que aqui también acompañan las hojas de roble caídas - con todo el simbolismo que representan!!


Continuo:
A medida que fueron pasando los días fueron cayendo otros grupos de los fugados. Finalmente quedaban libres seis alemanes, dos grupos de tres hombres cada uno. Uno de esos grupos, formado por el capitán Wilhelm Günther y los tenientes Friedrich Utzolino y Wolfgang Clarus, eran llamados por sus compañeros "los tres chiflados del bote" porque habían planeado descender por el cercano río Salado hasta el río Gila, y por éste hasta el Colorado, para llegar finalmente al Golfo de California. Y para tal fin, habían construido en el campo un bote con madera, tela y asfalto, que habían sacado desmontado por el túnel. Desafortunadamente para ellos, el Salado estaba prácticamente seco (algo que desconocían), con lo que se vieron obligados a abandonar el bote y seguir a pie, hasta su captura por parte de unos cowboys locales, quienes los encontraron lavando su ropa interior en un canal de riego cerca del pueblo de Gila Bend.

De los últimos tres huidos no había rastro: eran el capitán Wattenberg y dos de sus tripulantes a bordo del U-162, Walter Kozur y Johann Kremer. Parecía habérselos tragado la tierra. Y no deja de ser curioso porque eran los que menos se habían alejado del campo: tras una breve visita a Phoenix para tomarse unas cervezas, habían decidido ocultarse y esperar a que se diese por terminada la operación de búsqueda y así dirigirse a México con tranquilidad. Habían encontrado refugio en una cueva en las montañas al norte del campo. Y desde allí Kremer ideó una de las estrategias más atrevidas que uno pudiera imaginar: cada pocos días, Kremer se acercaba a las cuadrillas de presos que trabajaban fuera del campo e intercambiaba su puesto con uno de ellos; el preso pasaba la noche en la cueva y Kremer volvía a entrar en el campo para conseguir comida y noticias. Al día siguiente, volvían a intercambiarse y Kremer retornaba con sus compañeros. Y así, hasta que el 23 de enero de 1945, una inspección sorpresa permitió descubrir la presencia de Kremer en el campo. Al día siguiente, Kozur era capturado por tres soldados cuando se dirigía a un coche abandonado donde sus compañeros les dejaban provisiones.

Las grutas cerca de Papago Park




Quedaba únicamente el capitán Wattenberg. Ninguno de sus compañeros reveló su escondite. Tres días después, el 27, tras agotar sus alimentos, Wattenberg se afeitó, se puso ropa limpia y se dirigió a pie a Phoenix. Pensaba en conseguir trabajo como lavaplatos que le para obtener algún dinero que le permitiera pagar el pasaje en un tren hacia la frontera mejicana, también barajó la idea de hacer contacto con algún sacerdote católico bajo secreto de confesión para que le ayudara, compró un diario y recortó los anuncios sobre el escape y de la sección de anuncios la dirección de varias iglesias, compró una navajilla recuerdo de Phoenix ( la ilusión me hace creer que es la navaja que mostré y en ese caso tenemos la relación entre la navaja y la historia, con la doble ventaja de tener una herramienta de corte y un recuerdo). Caía el sol cuando se encontraba caminando por la avenida Van Buren - muy transitada por vehiculos - pero nadie pareció fijarse en él.

Pasó por una zona donde habia varios moteles donde soldados estadounidenses estaban pasando sus pases libres de fin de semana, asi que agachó la cabeza y pasó rápidamente por entre la multitud de uniformados. Al entrar en el distrito central de negocios de Phoenix, Wattenberg entró en un restaurante de cocina americana, con una voz tan carente de acento como pudo, pidió una sopa de fideos con carne de res y una cerveza fria, comida familiar para un alemán y pagó con parte del poco dinero que le quedaba. Luego recorrió varios hoteles pequeños preguntando por una habitación para la noche, pero todos estaban ocupados. Finalmente entró en el Hotel Adams, la recepcionista le dijo que no
habia piezas libres pero que en la mañana podria quedar alguna. Cansado y desanimado, Wattenberg se sentó en un sillón del vestibulo, mientras leía un periódico que había sobre una mesa, en cuestión de minutos estaba durmiendo profundamente.
Continuará..

El hotel Adams en los años 20/30


Hoy

Un gran abrazo
Última Edición: 6 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #13

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Bueno, amigos - vamos llegando al final de esta historia que nos llevó desde el Rio de la Plata hasta Phoenix, Arizona, cruzando el océano y rememorando algunas acciones submarinas.

Cerca de una hora mas tarde, Wattenberg se despertó sobresaltado y notó que el botones del hotel lo estaba observando persistentemente y recordó que anteriormente habían publicado en el periódico de Phoenix una foto suya junto con los otros fugados, por lo que decidió retirarse inmediatamente. El botones Ken Vance informó luego a las autoridades que Wattenberg salió del hotel a la 1.30 am del domingo 28 de enero.
Wattenberg salió del hotel Adams y se dirigió caminando hacia el norte, en la esquina de Van Buren y Central se encontró con un barrendero del municipio de Phoenix - Clarence V. Cherry al que le preguntó donde quedaba la estación de ferrocarril, con el acento inglés mas fuerte que pudo, ya desde ese momento tal vez estaba dispuesto a ser capturado, pero no quería rendirse sin intentar algo. Ni bien Wattenberg salió caminando en la dirección que le indicó Cherry, éste salió en busca del sargento Gilbert Brady del Departamento de policía de Phoenix, al cual le dijo que un hombre alto con camisa a cuadros de color amarillo acababa de hablar con él con un acento extraño. Brady se dirigió rápidamente hacia la avenida Van Buren, encontrándose con Wattenberg en la esquina con la Tercera Avenida.
Señor, podría ver su registro del servicio militar? preguntó el oficial de policía.
- Lo dejé en casa.
Donde queda su casa?
- Glendale.
Glendale, Arizona o Glendale, California?
- Glendale, uhh.. Glendale en el este, respondió Wattenberg
Va a tener que venir conmigo a la estación de policía, le indicó Brady, mientras le tendía un cigarrillo.
Wattenberg encendió el cigarrillo, dió una pitada profunda y dijo - "Game over, I am lost"
Desde la comisaría se comunicaron inmediatamente con Papago Park , adonde fue llevado en la tarde del mismo domingo. Lo llevaron al hospital para hacerle un chequeo y esa noche le ofrecieron en la cena: caldo de carne, pollo asado, verduras y helado, lo cual le vino muy bien, habida cuenta que lo tendrian castigado a pan y agua por varios dias.

Las consecuencias de la fuga para los presos fueron bastante leves, dado que no se había producido derramamiento de sangre ni delitos contra la población más allá de algunos hurtos de ropa y comida. Los escapados fueron castigados a pan y agua tantos días como habían estado ausentes del campo y ese fue todo su castigo. Tampoco los guardias del campo sufrieron represalias, por más que el FBI anunciase la apertura de una investigación acerca de los fallos de seguridad en el campo.

El campo de prisioneros de Papago Park siguió en funcionamiento hasta marzo del 46, cuando los últimos prisioneros que quedaban fueron trasladados a Alemania. Hoy en día, el solar donde se situaba el campo está ocupado por una base de la Guardia Nacional de Arizona, en la que se encuentra el Museo Militar de Arizona (con una amplia exposición sobre la historia del campo y de la fuga), además de varios complejos residenciales.
Años más tarde, Wolfgang Clarus se mostraría orgulloso de haber participado en la fuga pese a no haber tenido éxito. La concepción, la excavación, la huida, el retorno, contar nuestras aventuras, enterarnos de lo que les había sucedido a los otros... todo eso nos ocupó un año o más, y fue una gran distracción. Mantuvo nuestros ánimos elevados incluso mientras Alemania estaba siendo derrotada y nos preocupábamos por nuestros padres y nuestras familias.

El 16 de junio de 1946, Wattemberg se reunió con su esposa y sus dos hijos en Neustadt, Holstein un pueblo alemán en la costa del mar Báltico.
Durante años, el escritor Lloyd Clark - que estaba a cargo de los museos de Arizona estuvo haciendo contacto con varios de los fugados alemanes con la idea de reconstruir la historia, pero Wattemberg siempre fue reluctante aunque amablemente se negaba a participar - para ese entonces se había convertido en el gerente de una famosa cerveceria alemana. Por fin en 1984 Clark logró una entrevista y la confirmación de su participación en la celebración de los 40 años del escape de Papago Park, que se llevó a cabo el 5 de enero de 1985 en Phoenix, con participación de otros fugados supervivientes y los alcaldes de Phoenix, Scottsdale y Tempe. Consultado sobre los mejores recuerdos de aquellos años, manifestó que lo que mas habia disfrutado fue aquella cena del domingo en el hospital de Papago. - Wattemberg tenía en ese entonces 85 años - (habia nacido el 28 de diciembre de 1900). Para el 50 aniversario también fue invitado, pero se disculpó por estar muy delicado. Falleció el 27 de setiembre de 1995 faltando poco para cumplir 95 años.
Espero que el relato haya sido de su agrado, aunque resultó un poco largo.
Saludos cordiales


Algunos de los fugados posan poco después con Wattenberg al medio, Guggenberger es el tercero desde la izquierda , Maus destrás de Wattenberg a la derecha y Quaet-Faslem el penúltimo de los que están de pie.



Un cartel publicitario del 40 aniversario de Papago Park. Las palabras que figuran al pié son reveladoras del respeto con que los yankees trataron a sus contendientes alemanes : "Para renovar en amistad una relación comenzada en angustia"


Un saludo de Navidad les envia el capitán Wattenberg, aqui con su mascota el cerdito Douglas rescatado del océano luego del hundimiento de un buque mercante ingles por el U-162

Última Edición: 6 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #14

  • LouzaoJR
  • Avatar de LouzaoJR
  • Fuera de línea
  • Aprendiz
  • Mensajes: 124
  • Gracias recibidas 54
Muchas gracias por un relato tan ameno como interesante. He pasado un buen rato leyéndolo!!

Saludos.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #15

  • Quirrino
  • Avatar de Quirrino
  • Fuera de línea
  • Veterano
  • Mensajes: 483
  • Gracias recibidas 207
Magnífico y muy bien documentado relato.He disfrutado mucho leyéndolo.
A VECES ME SIENTO Y PIENSO
A VECES NO MÁS ME SIENTO
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #16

  • PEP
  • Avatar de PEP
  • Fuera de línea
  • Experto
  • Mensajes: 781
  • Gracias recibidas 238
Me lo acabo de pasar en grande con tu lectura,muchas gracias por el derroche de datos.
Un saludo.
Lo bien hecho solo cuesta un poco mas.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #17

  • Bearholsters
  • Avatar de Bearholsters
  • Fuera de línea
  • Aprendiz
  • Mensajes: 188
  • Gracias recibidas 46
Que barbaridad,nos estas acostumbrando mal,este tipo de posts son adictivos al 100%,muchas gracias por tu trabajo.
Un saludo.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #18

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
LouzaoJR escribió:
Muchas gracias por un relato tan ameno como interesante. He pasado un buen rato leyéndolo!!

Saludos.
Celebro que haya resultado agradable!! después voy a agregar algunas cosas que hacen a la historia y se me habían quedado por el camino.
Un saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #19

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Quirrino escribió:
Magnífico y muy bien documentado relato.He disfrutado mucho leyéndolo.
Es una recompensa escuchar que has disfrutado del post Quirrino!!
Un saludo
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #20

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
PEP escribió:
Me lo acabo de pasar en grande con tu lectura,muchas gracias por el derroche de datos.
Un saludo.
Gracias por tus comentarios PEP!! Uno de los datos que faltan y que tienen que ver con el destino del Graf Spee es que el 10 de febrero de 2006 se extrajo desde el lecho del rio el águila de popa del acorazado, se exhibio un tiempo en Montevideo y luego fue guardada en un depósito de la Marina hasta resolver que se hace con ella.

Aqui la vemos a poco de ser sacada, en el puerto de Montevideo





Saludos
Última Edición: 6 meses 2 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: CLASIFICADOR 1

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #21

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
Bearholsters escribió:
Que barbaridad,nos estas acostumbrando mal,este tipo de posts son adictivos al 100%,muchas gracias por tu trabajo.
Un saludo.

Muy agradecido por tus comentarios Bear!!!
Abrazo
Y aqui va la foto de una de las anclas del AGS que fuera extraída hace muchos años y que permanece desde entonces apenas cruzamos la entrada del Puerto de Montevideo


El águila que lucía el AGS en la popa sale a la luz desde el fondo del estuario del Rio de la Plata en 2006 después de un sueño de 67 años.
Última Edición: 6 meses 3 semanas antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: CLASIFICADOR 1

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #22

  • JOHNYTHEKNIFE
  • Avatar de JOHNYTHEKNIFE
  • Fuera de línea
  • Maestro de Maestros
  • Mensajes: 4253
  • Gracias recibidas 1510
Otro post genial en cuanto a documentación e historia.Nos estás mal acostumbrando y estás dejando el listón a nivel"Atico".
Mil grácias de nuevo!!!
HAVE A SHARP DAY
JOHNY


El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #23

  • Facón
  • Avatar de Facón
  • Fuera de línea
  • Experto
  • ¡Thalassa, Thalassa!!
  • Mensajes: 770
  • Gracias recibidas 339
JOHNYTHEKNIFE escribió:
Otro post genial en cuanto a documentación e historia.Nos estás mal acostumbrando y estás dejando el listón a nivel"Atico".
Mil grácias de nuevo!!!

Gracias Johny por tus comentarios!! De paso les quiero referir un hecho del cual me acabo de enterar y que pinta claramente el espíritu de aquellos tiempos: cuando el grupo formado por Heinrich Palmer y Reinhard Mark fue capturado dias despues de la fuga cerca de la frontera con Mexico en Pima County, Sells, fueron llevados a la casa de un funcionario aduanero local, donde fueron invitados a almorzar, al poco rato comenzó a acercarse gente de la zona para ver a los prisioneros alemanes, entre ellos venía un niño minusválido con sus padres y traia un tablero de ajedrez bajo el brazo, queria saber si alguno de los alemanes sabia jugar, cuenta Heinrich Palmer en un reportaje hecho muchos años después - le dije a Reinhard (que era un buen jugador) en alemán para que nadie entendiera - juégale una partida y déjate ganar, así va a tener algo para contarle a sus amigos!!
Un abrazo
Última Edición: 1 año 3 meses antes por Facón.
El administrador ha desactivado la escritura pública.

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #24

  • 2Gknives
  • Avatar de 2Gknives
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 2096
  • Gracias recibidas 930
Muchas gracias por esta historia tan bien contada,tuve ocasión de leer un libro, escrito por el Capitán Patrick Dove ,de la compañía petrolera Shell,que siendo prisionero de Langsdorff, entabla una verdadera amistad con él, y no solo llora su muerte, sino que años más tarde escribe este libro sobre esta experiencia, cuyo titulo es " Fui prisionero de un caballero".
Saludos de Rodrigo.
http://www.2Gknives.com
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón

Una navaja de Phoenix 1 año 3 meses antes #25

  • Trapper
  • Avatar de Trapper
  • Fuera de línea
  • Maestro
  • Mensajes: 1061
  • Gracias recibidas 233
Un hilo impresionante compañero.

Muchísimas gracias por el aporte, ha sido una lectura muy muy entretenida.
Hoy no es día de mojar la pólvora.
El administrador ha desactivado la escritura pública.
The following user(s) said Thank You: Facón
  • Página:
  • 1
  • 2
Volver